AMFF 2021. Crítica de ‘Friendship’s Death’: La mujer que cayó a la Tierra

Las críticas de Daniel Farriol en el AMFF 2021:
Friendship’s Death

Friendship’s Death es un filme británico de 1987 que combina ciencia-ficción con arte y ensayo. Está escrito y dirigido por Peter Wollen (Riddles of the Sphinx, Crystal Gazing), un teórico del cine. La historia nos presenta a un androide extraterrestre enviado a la Tierra para ofrecer un mensaje de paz a los seres humanos. Aunque su misión es aterrizar en el MIT, un error le lleva a hacerlo en Amman en plenos disturbios del Septiembre Negro. Un periodista británico la acoge en su habitación de hotel sin estar demasiado convencido de que la mujer diga la verdad sobre su origen. Está protagonizada por Tilda Swinton (Memoria, La voz humana), Bill Paterson (Fleabag, Una pastelería en Notting Hill), Ruby Baker, Patrick Bauchau y Joumana Gill. La película se ha estrenado/recuperado en España en Filmin a través del AMFF 2021 en Julio de 2021.

Una obra rescatada del olvido

Con la irrupción en nuestras vidas de las plataformas de contenido digital y la inmediatez de las redes sociales, el mundo del cine también ha sufrido cambios en la manera en que lo abordamos en nuestro día a día. Las películas cada vez son más efímeras en nuestra memoria colectiva y los debates que provocan apenas duran unos días tras su estreno. Todas las películas quedan sepultadas rápidamente bajo las opiniones generadas por la siguiente película-polémica-evento de la que toca hablar sin dilación. Por eso también resulta reconfortante de vez en cuando echar la vista atrás como es el caso de Friendship’s Death.

Esta película británica desconocida que data de 1987 ha sido restaurada por el BFI (British Film Institute) en 4K. Tras pasar por la programación de clásicos de Cannes (cada vez más necesaria y agradecida esta costumbre de los Festivales de Cine), podemos disfrutarla ahora dentro de la programación del AMFF 2021 (Atlàntida Mallorca Film Festival 2021). Se trata de una obra extraña y minimalista realizada por el teórico marxista y estructuralista londinense Peter Wollen. Una rara avis de arte y ensayo ochentero que emerge como un artefacto desafiador de las estructuras narrativas del presente.

Un androide en mitad de la guerra

Friendship’s Death plantea una historia, a veces críptica, a veces infantiloide, centrada en la relación de amistad que surge entre un corresponsal de guerra y una joven que dice proceder del espacio exterior. Prácticamente toda la acción transcurre en el interior de una habitación de hotel en la que observaremos las múltiples conversaciones entre los dos protagonistas sobre temas diversos que abarcan la política, la existencia, el sexo, la humanidad o la tecnología. Todo ello en un entorno tan desconcertante como imprevisible.

El argumento de esta autoral película de ciencia-ficción gira en torno a un androide extraterrestre de apariencia femenina (fascinante y bellísima Tilda Swinton) que es enviado al planeta Tierra con una misión pacificadora. Su destino era aterrizar en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) para posteriormente ir a las Naciones Unidas de Nueva York a predicar su discurso antes las autoridades planetarias. Sin embargo, debido a un error de navegación acaba a muchos kilómetros de allí, en concreto, en la ciudad jordana de Amman. Y no solo eso, si no que lo hace nada menos que durante los disturbios del Septiembre Negro de 1970, conflicto bélico entre las Fuerzas Armadas de Jordania (JAF) lideradas por el Rey Hussein y la Organización de Liberación de Palestina (OLP) de Yasser Arafat. En medio del caos y de las bombas, la joven encontrará refugio en la habitación de hotel de Sullivan, un periodista británico que está cubriendo la guerra para su periódico. El tema político solo sirve como telón de fondo.

Peter Wollen, un teórico del cine

Friendship’s Death es una película de bajo presupuesto que fue rodada en dos semanas en un glorioso 16mm. inflado en laboratorio a 35 mm. El celuloide emulsionado dando vida a colores envejecidos nos traslada a una época ya lejana donde no existía la frialdad cromática del cine digital. Esa peculiar característica ofrece un diálogo inexistente en el origen del filme sobre la perpetuidad del cine como arma regeneradora de las estructuras básicas del lenguaje cinematográfico. Peter Wollen fue un director y documentalista bastante alternativo que trabajó junto a su esposa de la época y también teórica Laura Mulvey en diversas películas, siendo Friendship’s Death su única obra en solitario.

Su trabajo más conocido sea, tal vez, como guionista de El reportero (Michelangelo Antonioni, 1975) que escribió junto al propio director y a Mark Peploe. Pero es su trabajo como teórico del cine por el que se le recuerda con libros sobre la metodología y la semiótica cinematográfica como “Signs and Meanings in the Cinema”. En ese texto desentraña aspectos intrínsecos a la narrativa y los símbolos en el cine de Serguéi Eisenstein, John Ford, Howard Hawks o Jean-Luc Godard. Es especialmente con éste último con el que guarda una especial conexión por su tono vanguardista y rompedor del lenguaje a través del montaje y la técnica. Por desgracia, Friendship’s Death es más teatral que cinematográfica y mucho menos innovadora que los trabajos del cineasta francés.

La muerte de la amistad

Aunque Friendship’s Death puede estar pasada de moda en algunas de sus reflexiones, sí se muestra visionaria en su exposición de la relación hombre-máquina. La androide Tilda Swinton emerge a través de la sofisticación de sus peinados y vestuario como el alter ego femenino del extraterrestre encarnado por David Bowie en El hombre que cayó a la Tierra (Nicolas Roeg, 1976). También hay algo en ella de la curiosidad piadosa por el género humano que sentiría años más tarde Scarlett Johansson en Under the Skin (Jonathan Glazer, 2013).

Friendship (Amistad) es un personaje enigmático e indescifrable que sufre dolorosamente cuando el periodista golpea con fuerza las teclas de su máquina de escribir, pero que se muestra impasible ante el sonido de los bombardeos o las balas que alcanzan la ventana de la habitación del hotel. El duelo dialéctico e irónico entre ambos puede resultar agotador, pero también aporta curiosos puntos de vista sobre temas apasionantes. Tanto Tilda Swinton como Bill Paterson están estupendos en sus respectivos roles. Tras una hora de parloteo Peter Wollen nos tiene reservado un epílogo rompedor en el que aborda una extraña secuencia lisérgica de difícil entendimiento. Friendship’s Death es una película de rara imperfección con el privilegio de la libertad creativa de otra época. Una obra minoritaria y de culto sobre la incivilizada civilización. Una cápsula del tiempo desenterrada en el momento adecuado.


¿Qué te ha parecido la película?

Friendship's Death

7

Puntuación

7.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: