Un recorrido por las mejores apariciones de Marilyn Monroe en el cine

Probablemente no haya en la historia del cine un icono mayor que el de la figura de Marilyn Monroe. Atrevida, sensual, bella, genio de la interpretación… Esta mujer ha pasado al imaginario popular por firmar algunas de las mejores apariciones en el cine de la época.

Tanto es así que su propia imagen se ha convertido en un verdadero icono: tazas, camisetas, portadas de discos, nombres de tiendas e incluso juegos inspirados en la actriz. Por ejemplo, la popular tragaperras Marilyn Monroe, desarrollada por Playtech, que tiene presencia en cientos de miles de ciudades alrededor del planeta.

Pero la cosa no acaba ahí. Y es que el mundo de los casinos ha caído cautivado por la figura de esta maravillosa mujer: Novomatic ha llegado a dedicar hasta dos tragaperras a la actriz y en muchas salas de juego virtuales y físicas del planeta se puede encontrar un Diamonds basado en las joyas que lució la artista a lo largo de su carrera.

Sin duda, no hace falta haber visto cine de las primeras décadas del pasado siglo para reconocer de inmediato la figura de Marilyn en algunas de sus más icónicas escenas. ¿Pero quién es esta actriz? ¿Cómo se hizo tan popular? Respondemos a estas preguntas con un recorrido por las mejores apariciones de Marilyn Monroe en el cine.

Una joven promesa

Nacida como Norma Jane Mortenson en Los Ángeles en 1926, Marilyn Monroe estaba destinada a convertirse en una estrella. Era tal su belleza que ya en 1945 trabajó como modelo, lo que impulsó su camino hacia Hollywood, donde triunfó desde sus primeras apariciones en la pantalla grande.

Si lo primero que hizo fueron pequeños papeles en la década de los años 40 en los que destacaba por su belleza y magnetismo, fue en Don’t Bother to Knock, con su primer papel protagonista, cuando se ganó el corazón del planeta.

Y es que la crítica pronto puso la mirada sobre su melena rubia, sus sensuales labios y su mirada seductora.Pero no solo en ello: Marilyn era una gran actriz, portento de la interpretación, capaz de representar la candidez y la fuerza más salvaje en una misma escena si era necesario.

Su consagración llegó con Rose, la protagonista de Niágara, un film estrenado en 1953 y donde, por fin, pudo demostrar sus dotes en una cinta larga, de alto presupuesto y con un elenco a su altura.

Desde ahí, la actriz participó en un total de 30 películas que dejaron huellas imborrables en el recuerdo de su generación. Un recuerdo que se ha ido trasladando a los hijos y a los nietos y a los hijos y los nietos de estos, de manera que todo el mundo tiene una imagen mental muy clara con solo pronunciar su nombre: Marilyn.

Icono del celuloide

Son muchas, muchísimas, las escenas de Marilyn Monroe que podrían aparecer en un recorrido sentimental e histórico a su obra fílmica. Hemos seleccionado algunas de ellas para que tú, lector, puedas recordarlas con nosotros. ¿Comenzamos?

Diamonds are a girl’s best friends

Una canción impresionantemente sexy que Marilyn interpretó en Los caballeros las prefieren rubias sirve como puerta de entrada de este recorrido. Ese vestido rosa, los brazos enguantados, la coreografía divertida y sensual… es una obra que lo tiene absolutamente todo y donde Marilyn ya demostró todo lo que podía hacer con una mirada y una sonrisa.

Quizá aquí pudo surgir uno de sus motes más identificativos: la ambición rubia. Y es que en el filme Marilyn consiguió interpretar una de las canciones consideradas más importantes de la historia del cine.

Un poco de viento…

Vestido blanco, pelo ensortijado y corto, labios de un potente rojo… y unas faldas volando sobre una rejilla de ventilación del metro. De nuevo, la mujer icono, la mujer que ha dejado su imagen sujetándose las faldas para el recuerdo de todas las generaciones futuras.

Esta escena forma parte de La tentación vive arriba, una divertida comedia estrenada en 1955 y que forma parte de la selección de las mejores cintas de la actriz, que incluso fue nominada a los Bafta por su interpretación en la cinta.

Con faldas y a lo loco

Esta cinta es toda una obra de arte. Filmada por Wilder, presenta a una ingenua Marilyn que se las tiene que ver con dos mafiosos travestidos en una comedia de enredos calificada como de las más hilarantes y geniales del siglo XX.

El trabajo de la actriz en esta cinta es digno de admirar desde el primer momento. La joven Sugar Kane, a quien interpreta es un personaje al que se le toma cariño desde el primer minuto y con el que apetece pasar muchas más horas de las que dura la película.

Una caza sin dobles

En Vidas rebeldes, Marilyn demuestra que no es solo una mujer bella delante de la cámara. La actriz tuvo que someterse a un intenso trabajo para grabar una escena de caza de potros en la que, aunque hubo presencia de especialistas, ella misma tuvo que ponerse ante la cámara para las escenas de planos medios y cortos.

Aquí queda demostrado el talento artístico de una mujer que no se amedrentó antes las imposiciones de un Hollywood machista que solo buscaba aprovecharse de su belleza. Y así se creó el mito de esta mujer que hoy en día está en casi todas las tiendas de souvenirs del planeta, forma parte del imaginario del mundo del arte pop e incluso aparece como protagonista de juegos de máquinas tragaperras.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: