27 FANT BILBAO. Crítica de ‘Mom, I Befriended Ghosts’: Una distopía filosófica

Las críticas de Daniel Farriol en el 27 FANT BILBAO: 
Mom, I Befriended Ghosts
 
Mom, I Befriended Ghosts es un filme ruso de terror experimental y filosófico escrito y dirigido por Sasha Voronov (Bonfires and Stars). La historia nos sitúa en una pequeña ciudad de Siberia que está atrapada en una cuarentena provocada por una extraña enfermedad relacionada con el consumo de agua. Los supervivientes se esconden y los grupos de autodefensa se mueven por las calles vacías. Está protagonizada por Alla Mitrofanova, Sasha Nikiforova, Taya Taya y Sergey Semenov. La película se ha podido ver en España dentro de la programación del FANT Bilbao 2021 en su sección Panorama Fantástico en la plataforma Filmin desde el día 7 de Mayo de 2021.
 

Cine de género a lo Tarkovski

Mom, I Befriended Ghosts es una película críptica e insólita que sorprende mucho encontrar dentro de la programación de un festival de cine de terror. Su acercamiento al género se hace desde una óptica filosófica que encaja bien dentro del contexto actual, pero que resulta demasiado esquiva para hacer inteligibles cuáles son sus verdaderos postulados. El joven director ruso Sasha Voronov se graduó recientemente en el departamento de no ficción de la VGIK, centro de estudios ruso ilustre por el que han pasado la mayoría de cineastas del país. Renuncia a los códigos habituales de la narrativa de género para firmar una película con estructura de falso documental. Tanto la puesta en escena como el estilo visual son deudores de los referentes del cineasta Andréi Tarkovski, Aleksandr Sokúrov o Konstantín Lopushanski
 
La película está rodada antes de la pandemia, pero cobra especial actualidad por lo qué cuenta. Nos sitúa en una pequeña ciudad de Siberia, Ishim, dónde la población ha sido confinada y puesta en cuarenta debido a una extraña enfermedad derivada del consumo de agua del grifo. Los infectados sufren espasmos musculares y una atrofia de las extremidades. La mayoría perecen tras una larga agonía. Poco después, dos técnicos de mantenimiento descienden a la red de alcantarillado para investigar las causas de la contaminación del agua. Ninguno de los dos regresa con vida. Se crean entonces grupos de vigilancia formados por personas que quedaron en paro al cerrar una industria textil de la zona. Se convierten en milicias de vigilancia que llevan agua embotellada a la gente confinada, recogen los cadáveres de las calles, pero también impiden sin miramientos que la gente salga de sus casas. 

‘Mom, I Befriended Ghosts’ es una distopía filosófica

Bajo esa interesante premisa se construye un relato que deriva hacia lo teórico en una representación cavernaria de la actualidad. Con planos largos, un ritmo aletargado, casi sin diálogos y una fantasmagórica utilización del sonido, se plantea la lucha por la supervivencia de una mujer y una niña en medio de un bosque nevado bajo la presencia hostil de hombres que las quieren capturar. Poco más sabremos. Todo se vuelve confuso y el director no nos lo pone fácil, especialmente por su manejo del fuera de campo. Ahí entra la capacidad y la imaginación de cada espectador. Mom, I Befriended Ghosts se convierte en una distopía apocalíptica que habla del presente y en la que se adivina un acercamiento más metafísico que realista.
 
No en vano, la protagonista Alla Mitrofanova es también una filósofa rusa que estudia las nuevas ontologías desde un punto de vista feminista. Aunque podemos divagar sobre algunas de las cuestiones en las que quiere profundizar la película, en realidad tengo que reconocer que me sentí bastante desconcertado mientras la veía. Por suerte, en el aspecto formal, Mom, I Befriended Ghosts es brillante. La fotografía de Evgeny Rodin (Down by the Water, Curator) es excelsa y saca partido de los paisajes de la Siberia más gélida. Hay muchas imágenes fascinantes. Sin embargo, es el apartado sonoro y musical el que verdaderamente destaca. Todo confluye para crear una atmósfera densa, tóxica y asfixiante.
 
El único momento que podríamos considerar de terror puro es la secuencia en que la mujer ingresa en el interior de un túnel y es acosada por uno de los fantasmas del título. Cómo muchas otras parte del filme, es posible que no entendamos el significado del momento, pero resulta intrigante. Los horror lovers que busquen emociones fuertes se sentirán decepcionados. Estamos ante una película de arte y ensayo que trasciende el género para reflexionar sobre el presente desde un prisma filosófico. Eso requiere de paciencia y entrega. La película solo dura 66 minutos, pero si no te dejas llevar se te pueden hacer muy largos. Avisado quedas.
 

¿Qué te ha parecido la película?

Mom, I Befriended Ghosts

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: