Crítica de ‘Black Space’: La justicia tuerta

Las críticas de Daniel Farriol:
Black Space
 
Black Space es un serie israelí creada por Anat Gafni (Lechudim Betoch HaReshet) y Sahar Shavit (Beneath the Silence) que escriben los guiones de los 8 episodios bajo la dirección de Ofir Lobel (Into the Night, Elisha). La historia sigue a un detective poco ortodoxo que lidera la investigación sobre una masacre cometida en un instituto israelí por asesinos que llevaban máscaras de unicornios. Está protagonizada por Guri Alfi (El viaje del director de Recursos Humanos, The Secrets), Assi Levy (Avanim, The World is Funny), Reut Alush (HaTachana, Charlie Golf One), Shai Avivi (Here Were Are, Longing), Liana Ayun, Noam Karmeli, Yoav Rotman, Gily Itskovitch y Hadas Jade Sakori. La serie está distribuida en España por Netflix desde el día 27 de Mayo de 2021. 
 

Los culpables del tiroteo

Black Space es una interesante e impactante serie policíaca israelí. Todo se inicia con un tiroteo en el interior del Instituto de secundaria Heritage en plena ceremonia del Yom Hazikarón (Día de los Caídos). Todos los estudiantes de último curso están reunidos en el auditorio cuando irrumpen en el mismo cuatro personas armadas y disfrazadas con máscaras de unicornio que empiezan a disparar indiscriminadamente a los asistentes. Se desata el pánico y los jóvenes estudiantes intentan huir para refugiarse de lo que parece un ataque terrorista. De hecho, los primeros tres sospechosos de la masacre serán unos trabajadores palestinos que la policía encuentra ocultos en el tejado del edificio. Sin embargo, Rami Davidi, el inspector a cargo de la investigación empieza a desarrollar otras teorías y se enfrenta a sus superiores que quieren cerrar el caso cuánto antes.
 
Black Space elude la obviedad del discurso político y abandona rápido la teoría terrorista. Las pruebas indican que los asesinos podrían ser algunos de los propios estudiantes del centro. A partir de ahí la serie avanzará por dos líneas dramáticas principales, por un lado tendremos la investigación policial y por el otro se nos irá desgranando las interrelaciones entre algunos de los alumnos para desentrañar el misterio de los crímenes. El título de la serie alude a una red de comunicación secreta que los estudiantes utilizan para codificar sus conversaciones. Si en internet existe lo que se denomina como Dark Web para supuestamente compartir desde el anonimato archivos de naturaleza violenta o prohibida, los adolescentes de esta serie han decidido tener su propio espacio de seguridad para hablar en secreto sobre cualquier cosa. Sin embargo, este recurso está mal explotado y acaba siendo innecesario para el transcurso de la historia. La mayoría de conversaciones que tienen los alumnos allí podrían haberse efectuado en una aplicación de mensajería convencional como WhatsApp.      

El policía tuerto

Lo mejor de Black Space es el retrato del protagonista. No exento de clichés, acaba siendo un personaje potente que se convierte en la causa principal para que nos enganchemos a la serie. Rami Davidi (Guri Alfi), es un policía malcarado, sin sentido del humor y con un ojo de cristal. Sus métodos suelen ser expeditivos, pero posee una constancia y meticulosidad obsesivas para resolver los casos, algo que también provoca cierta inestabilidad familiar en su relación de pareja con su esposa embarazada. El caso del tiroteo en el instituto Heritage no es uno más. Él mismo estudió allí y fue dónde perdió su ojo tras recibir una brutal paliza por parte de otros estudiantes. Los recuerdos dolorosos de aquéllo serán el motor de su investigación, en realidad, hay ciertas conexiones en lo que le sucedió con lo que está ocurriendo en el presente.

Durante los distintos capítulos se juega de manera inteligente con el tema del ojo del policía. En la primera escena en que aparece lo encontramos en el oculista, donde el médico le sugiere que descanse y no conduzca al haberle aplicado unas gotas que le hacen ver borroso. El detective es de esos hombres duros que no escuchan ni aceptan consejos. Tras recibir el aviso del tiroteo no duda un segundo en coger el coche y conducir hasta allí. El no cuidar de su salud le originará una infección en el ojo que se irá acrecentando a medida que se ofusca con el caso. En un momento dado hasta tendrá que utilizar un parche de pirata cuando la investigación parezca estar en punto muerto, mientras que en la resolución del caso utilizará un nuevo ojo de silicona que le da un aspecto mucho más “normal” como asegura su compañera. Ella es Morag Shmuel (Reut Alush), una psicóloga de menores, que le asignan al caso y con la que forma una extraña pareja al más puro estilo de las buddy movies.

Los estudiantes y la violencia

Menos conseguida me parece toda la parte referida en Black Space a los estudiantes. Siendo fundamental para el desarrollo de la historia, la descripción coral de los alumnos no siempre es satisfactoria y juega demasiado con el misterio para confundir al espectador y hacerle creer que cualquiera puede ser uno de los asesinos. Los personajes se muestran incompletos y es difícil empatizar con sus problemas. La impresión es que se busca un híbrido entre el policíaco adulto clásico y los dramas de enfoque adolescente para captar también a esta franja de edad entre el público. 

Porque el tema principal de la película es la impunidad de la violencia. La paliza que hizo perder el ojo del policía en el pasado no tuvo consecuencias para sus agresores. Al igual que en el presente muchas de las cosas que están sucediendo se prefieren ocultar a la opinión pública. No hay que olvidar que los asaltantes llevan máscaras de unicornios, seres mitológicos que simbolizan la pureza y la justicia. Ahí hay un debate de fondo muy interesante que en la serie se plasma con cierta barahúnda. El tema del bullying y de la discriminación escolar son realidades patentes en nuestra sociedad que muchas veces se convierten en un tabú del que preferimos no hablar. También se desgrana el acceso a la nuevas tecnologías con la que los jóvenes no siempre lidian de una manera sana y cómo eso supone una barrera generacional que aporta mayor incomunicación entre padres e hijos que confrontan los problemas desde perspectivas distintas. Black Space es una serie bien ejecutada con suficiente acción e intriga para verla hasta el final. Las buenas noticias son que al parecer habrá una segunda temporada para seguir las peripecias del insolente y desaliñado policía del ojo de cristal.  

 

Listado de episodios de ‘Black Space’

La primera temporada de la serie israelí Black Space está compuesta por 8 episodios de entre 44 y 52 minutos cada uno.

 

¿Qué te ha parecido la serie?

Black Space

6.8

Puntuación

6.8/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: