Crítica de ‘Our 30-Minute Sessions’: Mi música es tu voz

Las críticas de Daniel Farriol:
Our 30-Minute Sessions

Our 30-Minute Sessions es un drama romántico japonés, que incorpora elementos musicales y fantásticos. Está dirigido por Kentarô Hagiwara (Tokyo Ghoul, la película, Anniversary) con guion de Satomi Ôshima (Love Begins When the Money Ends, Nagi’s Long Vacation). La historia se centra en universitario solitario que, tras reproducir la cinta de un viejo Walkman, se encuentra con el espíritu del músico que la grabó. Ambos pueden intercambiar su cuerpo durante los 30 minutos que tarda en reproducirse la cinta. Está protagonizada por Takumi Kitamura (Quiero comerme tu páncreas, Tremble All You Want), Mackenyu (Impossibility Defense, 12 Suicidal Teens), Sayu Kubota (Horimiya, Overprotected Kahoko), Shô Kiyohara, Shûhei Uesugi y Shôno Hayama. La película ha podido verse online en España a través del Festival JFF Plus (Japanese Film Festival Plus) el día 5 de Marzo de 2021.

Un cassette mágico

Our 30-Minute Sessions es un drama romántico de enfoque adolescente que utiliza el subgénero fantástico del intercambio de cuerpos para potenciar su discurso sobre el aprendizaje de la vida que conlleva superar la pérdida de seres queridos. El tono de la película discurre entre el melodrama y la comedia ligera para construir un curioso coming of age más convencional de lo deseado en su puesta en imágenes que lo que prometía sobre el papel.

La historia es bastante loca y, por momentos resulta confusa. El protagonista es un estudiante introvertido y bastante antisocial que se pasa las horas ensimismado en sus pensamientos mientras compone canciones que no deja escuchar a nadie. Un día encuentra un viejo Walkman (símbolo de una época pasada) que al reproducir la cinta del cassette que contiene provoca la aparición del espíritu del cantante fallecido que grababa su música en ese aparato. Como es lógico, son personajes antagónicos con una personalidad muy diferenciada que les obligará cambiar a ambos. El “fantasma” ayudará al protagonista a enfrentarse a sus miedos e inseguridades para aprender a relacionarse con los demás. 

Música y amor a partes iguales

La cosa se complica aún más cuando descubrimos que ambos cantantes pueden intercambiarse de cuerpo durante los 30 minutos de duración que tiene la cinta de cassette. De ese modo, el espíritu del cantante fallecido puede ocupar el cuerpo del cantante vivo con el fin de reagrupar el grupo de música con el que tocaba y que decidió separarse tras su muerte. Un dato importante para lo que viene es que en el grupo también tocaba la que era su novia. El problema surge cuando a medida que el cantante vivo obtiene vivencias propias la cinta de cassette se sobreescribe. Esos nuevos recuerdos van borrando los del pasado, limitando cada vez más el tiempo en que el espíritu del cantante fallecido puede interactuar dentro del cuerpo del cantante vivo.

Si te has perdido, no pasa nada. Our 30-Minute Sessions utiliza los elementos fantásticos como una mera excusa para desarrollar un argumento bastante más simple sobre las relaciones humanas. Así que al final todo el asunto del cassette es lo menos importante. Dejar atrás el pasado y superar el duelo de la pérdida para recuperar el rumbo de tu vida son la base de un drama romántico al uso.

Lo más destacable que tiene Our 30-Minute Sessions es una magnífica banda sonora repleta de canciones pop-rock indie. Están compuestas por Rayons (Masako Nakai) y las interpretan los propios actores bajo el nombre de Echoll (el grupo que aparece en la película). Otro aspecto importante a destacar es la fotografía de Keisuke Imamura (Day and Night, Yurigokoro). Consigue imágenes de gran belleza evocadora a base de una luz suave y tonalidades azuladas. Es una historia bonita, aunque funciona mejor para un público joven o adolescente. Por desgracia, la sensación final que queda es que acabaremos borrando pronto el recuerdo de la película en nuestro cassette particular. 


¿Qué te ha parecido la película?

Our 30-Minute Sessions

6.6

Puntuación

6.6/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: