Crítica de ‘The Map of Tiny Perfect Things’: Afrontar el día a día de la vida

Las críticas de Daniel Farriol:
The Map of Tiny Perfect Things
The Map of Tiny Perfect Things es una comedia romántica con elementos fantásticos dirigida por Ian Samuels (Sierra Burgess es una perdedora). El guion está escrito por Lev Grossman (The Magicians) adaptando su propia novela. Cuenta la historia de dos adolescentes que quedan atrapados en un bucle temporal y se ven obligados a revivir el mismo día una y otra vez. Deciden crear un mapa con todos los momentos perfectos de ese día para encontrar un patrón que les permita escapar de esa situación. Está protagonizada por Kathryn Newton (Paranormal Activity 4, Este cuerpo me sienta de muerte), Kyle Allen (1 Night, XX), Josh Hamilton (Eighth Grade, Tesla), Al Madrigal, Cleo Fraser, Anna Mikami, Teance Blackburn y Vanessa Padla. La película no se ha estrenado en cines en España. Lo ha hecho directamente a través de la plataforma de Amazon Prime Video el día 12 de Febrero de 2021.

Dos jóvenes atrapados en un bucle temporal

The Map of Tiny Perfect Things es una nueva incursión en el subgénero de los bucles temporales que ya empieza a sobreexplotarse de mala manera. Con el referente inequívoco en la memoria de la mítica comedia Atrapado en el Tiempo (Harold Ramis, 1993), el cine vuelve una y otra vez a repetir la misma fórmula de unos personajes atrapados en un día que se repite de manera continúa al despertar cada mañana. Como cinéfilo también me siento un poco así viendo estas películas. Es cierto que ha habido reformulaciones originales del tema que han potenciado las posibilidades en el cine de género. Ya fuera dentro de la ciencia-ficción como Al filo del mañana (Doug Liman, 2014) o del cine de terror como Feliz día de tu muerte (Christopher B. Landon, 2017). Pero por lo general suele ser un recurso bastante mal utilizado y demasiado previsible. Al menos, este es el caso.

Si hace poco llegaba a nuestras pantallas la aplaudida comedia romántica Palm Springs (Max Barbakow, 2020), ahora se nos presenta un ingenua versión teen de la misma con el título de The Map of Tiny Perfect Things. La historia nos muestra a un adolescente que revive el mismo día con entusiasmo, intentando cambiar cosas para ligarse a una chica con la que se cruza en la piscina. Todo cambia cuando uno de esos días duplicados aparece una misteriosa joven que parece estar experimentando su propio bucle temporal. Juntos crearán un mapa de la ciudad con todos los momentos perfectos que se van encontrando por el camino. Desde una anciana bailando radiante de felicidad hasta el vuelo de un halcón atrapando un pez en el lago. Son retazos de vida que a menudo pasan desapercibidos en nuestra rutina diaria. Sin embargo, ellos los irán recolectando con la intención de crear un patrón que les permita salir del bucle temporal en que se encuentran. Como ya habrás adivinado, durante ese proceso los jóvenes se enamorarán.

Los momentos bonitos y los que no lo son

The Map of Tiny Perfect Things es una comedia romántica para adolescentes con cierta estética indie. Eso sí, los dos protagonistas que deberían aparentar unos 16-17 años están interpretados por Kyle Allen y Kathryn Newton, que en tienen en realidad 27 y 24 años, respectivamente. Hay escenas que resultan un poco ridículas porque eso se nota demasiado. Por suerte, la química que surge entre ellos y el carisma que tienen en pantalla es lo que acaba por levantar una película tan bienintencionada como naïf. Kyle Allen tiene una pose que me recuerda a un primerizo Joseph Gordon-Levitt. Mientras que a Kathryn Newton seguro que la recordaréis como la repelente Amy en una de las adaptaciones televisivas de Mujercitas.

El bucle temporal sirve aquí para hablarnos de la necesidad de aprovechar cada instante de nuestras vidas. También en aprender a mirar a los demás y entender que todo es perecedero e incontrolable. Se deja de lado lo más interesante que tiene este subgénero que es la parte de ciencia-ficción, para centrarse exclusivamente en el halo romanticoide que posee el relato. Tras dos primeros tercios de película bastante superficiales, el tercer acto se vuelve lacrimógeno y sentimental. El discurso se dirige hacia la confrontación de la muerte y la pérdida como acto necesario para superar nuestro día a día. Una metáfora de la vida que se enfatiza a través de ese perro que se pierde cada día y nadie encuentra. O ese amigo que nunca pasa de pantalla en su juego de consola. The Map of Tiny Perfect Things es una película entretenida y amable que se deja ver con facilidad. En el fondo es tan poco original que probablemente la olvidemos al día siguiente, igual que le pasa a todos aquellos que se cruzan con los protagonistas al reiniciar su día.


¿Qué te ha parecido la película?
3/5 - (5 votos)

The Map of Tiny Perfect Things

5.5

Puntuación

5.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: El contenido está protegido.
A %d blogueros les gusta esto: