Crítica de ‘Entre nosotras’: Conmovedora historia de amor otoñal

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Entre nosotras
 

Este viernes llega a las salas de cine Entre nosotras, primera película del realizador Filippo Meneghetti y una de las películas francesas más destacadas del año 2020 hasta el punto de haber sido seleccionada para representar a Francia en la carrera por el Óscar a la mejor película internacional, proceso para el cual ha superado el primer corte y se encuentra entre las quince finalistas. Ha sido ya nominada al Globo de Oro, al Critics Choice Award y a los Satellite Awards a la mejor película de habla no inglesa y atesora, además, cuatro nominaciones a los premios César de la Academia del Cine Francés incluyendo los correspondientes a mejor ópera prima y dos nominaciones en la categoría a mejor actriz principal para sus dos protagonistas, Barbara Sukowa y Martine Chevallier.

El film comienza con una secuencia inicial aparentemente ajena a lo que vamos a ver a continuación y que funciona a modo de brevísimo prólogo, en un paisaje otoñal dos niñas juegan al escondite hasta que una de ellas pierde a la otra mientras se comunican imitando el sonido de los pájaros.

Tras este poético punto de partida, Meneghetti construye una conmovedora historia de amor en la que confluyen dos circunstancias que, habitualmente, suelen complicar las relaciones sentimentales. En primer lugar estamos ante un amor de madurez entre dos personas de edad avanzada y en segundo lugar se trata de una relación homosexual entre dos mujeres que afrontan con dificultad unos sentimientos y un deseo que, en mayor o menor medida, les perturba.

Nina (Barbara Sukowa) y Madeleine (Martine Chevallier) son dos vecinas que viven un apasionado romance a espaldas de los demás mientras planean una huida hacia adelante para iniciar una nueva vida en Roma. El guion coescrito por el propio Meneghetti y Malysone Bovorasmy parte de una inteligente presentación de ambos personajes definiendo sus diferentes personalidades, Nina, de carácter más vehemente, agresiva incluso en las formas, contrasta con la dulzura de Madeleine a la que cuesta mucho más asumir sus sentimientos y hacer frente a la encrucijada emocional entre su amor por Nina y la relación con unos hijos un tanto tiránicos ante los cuales se pone de manifiesto que es aún más difícil salir del armario para los padres ante sus hijos que viceversa.

Las disensiones de la convivencia, el miedo a la incomprensión, el vértigo de empezar de cero, las deudas con el pasado y la incapacidad de decir abiertamente la verdad se van apoderando de Madeleine hasta que un acontecimiento inesperado hace que la película abandone su carácter de drama romántico para adentrarse en un tono fílmico más emparentado con el suspense clásico.

Meneghetti ejerce una dirección exquisita, impregnada de sutiles detalles que en un primer visionado pueden pasar desapercibidos, y coloca la cámara permanentemente al servicio del fluir narrativo del film. La concepción estética de la película es impecable y la puesta en escena huye de las estridencias de lo obvio para poner el foco en lo que más importa: las dos mujeres protagonistas cuya historia se engrandece con las cautivadoras interpretaciones de Sukowa y Chevallier entre las cuales resulta imposible decidir cuál está mejor. Difícil lo tienen los votantes a los César. Del resto del funcional reparto destaca únicamente la presencia de Léa Drucker (Custodia compartida) en el papel de la hija de Madeleine personificando la incomprensión de un amor a contracorriente.  

Contribuye a la brillantez de Entre nosotras la dirección de fotografía de Aurélien Marra y la tierna partitura musical de Michele Menini que se completa con la canción “Chariot (Sul Mio Carro)“, versión en italiano de “I will follow him” popularizada en los 60 por la cantante Betty Curtis y que funciona como auténtico leitmotiv de esta intensa historia de amor.


¿Qué te ha parecido la película?

Entre nosotras

8

Puntuación

8.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: