Crítica de ‘Bajocero’: La justicia se sirve fría

Las críticas de Daniel Farriol:
Bajocero
 
Bajocero es un thriller español dirigido por Lluís Quílez (Out of the Dark) que también co-escribe el guion junto a Fernando Navarro (Verónica, Cosmética del Enemigo). En mitad de una noche de helada, un furgón blindado es asaltado mientras realiza el traslado de unos presos. El conductor deberá atrincherarse junto a ellos para salvar su vida. Está protagonizada por Javier Gutiérrez (Hogar, Campeones), Karra Elejalde (Mientras dure la guerra, Ocho apellidos vascos), Luis Callejo (Intemperie, Tarde para la ira), Patrick Criado (Antidisturbios, La gran familia española), Andrés Gertrudix (Morir, Las altas presiones), Isak Férriz (La mujer ilegal, Las distancias), Miquel Gelabert y Àlex Monner. La película está distribuida directamente por Netflix desde el día 29 de Enero de 2021.
 

Noche de miedo

Bajocero es un potente thriller que sigue la estela del cine de acción que se hace en nuestro país cosechando tan buenos resultados en los últimos años. A los nombres de Alberto Rodríguez, Rodrigo Sorogoyen o Miguel Ángel Vivas, ya podemos ir sumando también el del barcelonés Lluís Quílez. Sorprende la madurez que muestra en la puesta en escena para sacar partido al escenario reducido y claustrofóbico de un furgón policial. El protagonista de la historia es Martín, interpretado por un brillante (como siempre) Javier Gutiérrez. Él es el conductor del furgón y, por primera vez, debe encargarse de trasladar a unos peligrosos presos en medio de una gélida noche invernal. La transformación que sufrirá el personaje es una de las claves de la película. Los ingredientes que hay sobre la mesa no son nuevos, pero se cocinan con buen gusto.
 
Tras una escena inicial en la que veremos la silueta de un enigmático asesino enterrando vivo a un joven al que ha estado torturando, se nos presenta a policías y presos con una concisa caracterización de personajes que tira de tópicos con ingenio e inteligencia. También ayuda para conseguirlo el contar con un estupendo plantel de actores que incluye a Luis Callejo, Patrick Criado, Andrés Gertrudix o Isak Férriz. Durante este tramo inicial Bajocero asume un ritmo de tensión latente que se va incrementando poco a poco a través de la construcción de una absorbente atmósfera visual (lluvia, nieve, niebla, noche cerrada…).
 

Mucho cine de género de los 80 en ‘Bajocero’

En Bajocero encontraremos cierto apego por el thriller de los años 70-80 que realizaban cineastas como John Carpenter, John Frankenheimer o William Friedkin, pero con un montaje nervioso que podrían firmar en la actualidad los coreanos Kim Jee-woon o Na Hong-jin. A eso se le suma una estructura narrativa deudora del cine de terror y el slasher con esa regla no escrita que obliga a ir matando uno a uno a los componentes del grupo. Debido a la caracterización de los personajes y el carisma de los actores, será bastante sencillo adelantarse a la trama e ir adivinando quién de ellos será la siguiente víctima. Aún así, sigue siendo un entretenimiento divertido el presenciarlo.
 
Hasta aproximadamente la mitad de la película se potencia el juego de esconder al espectador lo que está sucediendo y quién hay detrás del ataque al furgón. Es un acierto mantener al asaltante fuera de campo como si se tratase de un ente maligno abstracto. Con eso se amplifica la emoción y la sensación de peligro. Bajocero se vuelve pura adrenalina y el tratamiento descarnado de la violencia va creciendo en intensidad. El guion lo firma el director junto a Fernando Navarro, un experto en el cine de género que no renuncia a los toques costumbristas como demuestran sus trabajos en Toro (Kike Maíllo, 2016), Verónica (Paco Plaza, 2017), Musa (Jaume Balagueró, 2017), Orígenes Secretos (David Galán Galindo, 2020) o Cosmética del enemigo (Kike Maíllo, 2020). Es cierto que encontraremos en el relato algunos agujeros y momentos con una evidente falta de coherencia interna, pero todas esas carencias se suplen por la fuerza escénica que mantiene la propuesta.
 

Los límites morales de la justicia

Tras un leve bajón de ritmo a mitad del segundo acto, el tramo final de Bajocero está resuelto de forma impecable. Durante toda la película se plantea un constante intercambio de roles entre buenos y malos, entre víctimas y verdugos. Es algo que se lleva hasta las últimas consecuencias durante el dramático y tenso desenlace. Se abre entonces un debate moral que pone en jaque los límites y limitaciones de justicia y ley. El policía protagonista mantiene en todo momento una ética inquebrantable y se le coloca ante una situación límite que puede hacer saltar todos sus ideales por los aires. Esa disyuntiva se traslada de manera directa al propio espectador al igual que hicieron recientemente películas como Tu hijo (Miguel Ángel Vivas, 2018) o No matarás (David Victori, 2020).
 
Y ahí vuelve a emerger la figura como director de Lluís Quílez. Más allá de algunas licencias que restan credibilidad al conjunto o esa previsibilidad en el desenlace, la puesta en escena muestra detalles estéticos brillantes. Es justo mencionar en ese apartado el excelente trabajo en la fotografía de Isaac Vila, tanto en las secuencias nocturnas como en las diurnas. Bajocero es un thriller enérgico, crudo y salvaje que refuerza el buen estado actual de nuestro cine de acción.   
 

¿Qué te ha parecido la película?

Bajocero

7.5

Puntuación

7.5/10

3 comentarios en «Crítica de ‘Bajocero’: La justicia se sirve fría»

  • el 31 enero, 2021 a las 01:00
    Enlace permanente

    Se te ha olvidado mencionar el maravilloso homenaje dentro del cine de los 80 a Robocop. Quien la haya visto imagino que entenderá mi comentario.
    Enorme critica compañero

    Respuesta
    • el 31 enero, 2021 a las 06:54
      Enlace permanente

      Gracias por el aporte y por visitar ‘No es cine todo lo que reluce’! Un saludo!

      Respuesta
  • el 31 enero, 2021 a las 23:52
    Enlace permanente

    Sorprendente! Una película que seguro se disfrutaría más en pantalla grande en un cine a oscuras pero que igualmente te atrapa en el sofá y te hace partícipe del dilema que plantea. Un thriller que esperemos tenga buena trayectoria nacional e internacional.

    Coincido plenamente con tu crítica. Y me da que se pueden haber inspirado en algún caso real y lo que tendrían que llegar a hacer para conseguir un resultado similar

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: