Crítica de ‘Llevo tu nombre grabado’: Amar, sentir, volar

Las críticas de Daniel Farriol:
Llevo tu nombre grabado
 
Llevo tu nombre grabado es un drama romántico taiwanés dirigido por Kuang-Hui Liu con guion de Arthur Chu Yu-Ning. Nos cuenta la historia de amor y amistad entre dos hombres que se conocen en el coro de la escuela a finales de los 80, en una época donde la homosexualidad era gravemente reprendida en Taiwán. Está protagonizada por Edward Chen, Tseng Jing-Hua, Fabio Grangeon, Jean-François Blanchard, Lotus Wang, David Hao-Chi Chiu, Leon Dai, Honduras y Mountain Kao. La película se ha estrenado en España a través de Netflix el día 23 de Diciembre de 2020.
 

Una historia de amor homosexual en la Taiwán de los 80

Llevo tu nombre grabado es la película taiwanesa más vista en la isla este año y la de temática LGBTI más taquillera de toda su historia. Es un filme repleto de sensibilidad que rememora el preciosismo visual que tiene el cine del hongkonés Wong Kar-wai. Su película Happy Together (1997) es una clara influencia estética y también temática, teniendo a su vez cierto paralelismo con el tono evocador y nostálgico del despertar sexual de Call Me by Your Name (Luca Guadagnino, 2017). La película nos sitúa en la Taiwán de finales de los años 80, tras el fin de la Ley Marcial. Una época social y políticamente convulsa en la isla donde la instauración de la democracia no fue una tarea sencilla. Muchas actitudes y leyes tras décadas de represión se siguieron arrastrando años después. 
 
La homosexualidad se veía como una enfermedad y los hombres que se sentían atraídos por otros hombres debían ocultarlo para no ser perseguidos o convertidos en parias. Aunque se considera a Taiwán como uno de los países más progresistas de Asia, no fue hasta 2019 que se aprobó la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo. Llevo tu nombre grabado nos muestra con vehemencia poética el enamoramiento entre dos jóvenes que aún en edad escolar deben lidiar con lo prohibido de sus sentimientos, ante los demás y sobre todo ante sí mismos. Están muy bien reflejadas en imágenes todas las dudas e incertidumbres que, poco a poco, convierten su amistad en algo más, algo que les atrae y también les produce rechazo. 
 

Las alas de Birdy

Me ha parecido muy curioso que uno de los dos personajes principales de Llevo tu nombre grabado se haga llamar Birdy. El nombre hace referencia al protagonista interpretado por Matthew Modine en la estupenda película de 1984 dirigida por Alan Parker. En ella se narraba la historia de amistad entre dos estudiantes, uno de ellos tan excéntrico y obsesionado con volar que lo que llevaba a creerse un pájaro al sufrir un trauma tras su participación en la Guerra de Vietnam. Pese a que existen varias referencias a esa película, poco más allá en común tienen, excepto la de mostrar ambas una bonita historia de amistad entre dos hombres. El deseo de volar podría considerarse aquí como una metáfora sobre la necesidad de desplegar las alas y mostrar sin miedo nuestra verdadera personalidad.
 
Llevo tu nombre grabado tiene algunos problemas narrativos que afectan al ritmo de la película. Se inicia como un flashback mientras el protagonista le cuenta a un sacerdote su historia, pero luego se cambia el punto de vista en varias ocasiones. Eso perjudica la uniformidad de lo que se nos cuenta. También cae a veces en un estilo de melodrama demasiado afectado o exagerado, algo que se solventa con creces gracias al enorme cuidado que pone el director en la composición del encuadre. Estamos ante una película de bellísima factura técnica con una fotografía espectacular de Yao Hung-i, el mismo artífice de la maravillosa Largo viaje hacia la noche (Bi Gan, 2019). Solo por ver algunas de sus imágenes ya merece la pena ser vista.
 

Un alegato contra la discriminación

También hay que destacar las buenas interpretaciones de la pareja protagonista, así como la valiente manera que tiene de abordar la sexualidad, eludiendo el morbo gratuito. Me hubiera gustado que se explorará más todo el periodo histórico y los cambios sufridos en el país desde que se inicia la relación hasta que se encuentran como adultos años después. Es algo de lo que solo se muestran unas pocas pinceladas y te deja con ganas de más para conocer mejor todo el contexto. Llevo tu nombre grabado se centra en la historia de un amor emotivo y realista, a veces también turbulento y tóxico.
 
Nos habla del primer amor. Un sentimiento que transciende por encima de las normas, dificultades y tabús establecidos por tradiciones y convenciones sociales. Llevo tu nombre grabado es un poderoso alegato contra la homofobia y la discriminación, pero también un canto a la libertad de pensamiento y de sentir sin temer a las consecuencias. Y lo hace utilizando el amor por el cine como motor para poner en marcha toda esa revolución. La película Birdy se vuelve entonces un paradigma de lo que pretende trasmitir el director Kuang-Hui Liu con su película a las nuevas generaciones de su país y, por ende, del resto del mundo.
 

¿Qué te ha parecido la película?

 

6.9

Puntuación

6.9/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: