Crítica de ‘She Dies Tomorrow’: La tristeza como epidemia

Las críticas de Daniel Farriol:
She Dies Tomorrow
 

She Dies Tomorrow es un drama indie con elementos fantásticos, escrito y dirigido por la estadounidense Amy Seimetz (Sun Don’t Shine, The Girlfriend Experience). La historia nos habla de una joven que tiene el presentimiento de que va a morir al día siguiente y su extraña sensación se irá propagando como una plaga entre la gente que le rodea. Está protagonizada por Kate Lyn Sheil (Lost Holiday, Equals), Jane Adams (Happiness, All the Light in the Sky), Chris Messina (Ruby Sparks, The Sinner 3), Kentucker Audley y Katie Aselton. La película, tras su paso por el Festival de Sitges, se ha estrenado en España en salas comerciales el día 30 de Octubre de 2020.

La pandemia de la tristeza

La película She Dies Tomorrow es tan original y perturbadora, como exigente y escurridiza. La polifacética Amy Seimetz se atreve a plantear una obra que traza un enigmático paralelismo con la época actual donde vivimos asolados por una pandemia que no parece tener fin. La directora convierte sentimientos y emociones dolorosas en un virus contagioso que se transmite al interactuar con otras personas. La ansiedad, la depresión y la crisis existencial son interiorizadas como si hubieran sido inoculadas en nuestra mente. No debe ser casualidad que el nombre que tiene el personaje protagonista, una estupenda Kate Lyn Sheil, lleve el nombre de la propia directora. Muy probablemente la película se afronte desde un sentimiento personal e íntimo como forma para exorcizar sus propios demonios interiores.

Esa vinculación del subtexto de la película con la situación de aislamiento social que va instaurándose en nuestra sociedad, eleva el interés por una obra visualmente impactante, pero que no siempre resulta accesible en sus planteamientos. Es cine independiente, con todas las particularidades buenas y malas del mumblecore estadounidense. Y eso hace que a veces la propuesta sea algo autoindulgente.

La imagen hipnótica

She Dies Tomorrow es una película más metafísica que de género, lo que puede desconcertar al gran público que no encontrará acomodo en su propuesta. Lo fantástico se aborda desde lo emocional y se ofrecen pocas respuestas lógicas a lo que sucede. Unas luces parpadeantes serán la única conexión con el fantástico, pero se muestran fuera de cuadro. Se intuyen más como un espejo emocional que como un ente real, y sirven para describir visualmente la epifanía que sienten los afectados. 

En ese sentido hay que destacar la magnífica fotografía llena de neones de Jay Keitel. Junto a la directora, son capaces de extraer una belleza hipnótica de sus imágenes con una curiosa composición del encuadre. Es una lástima que la original premisa argumental no se termine de desarrollar en toda su plenitud. El ritmo aletargado y la falta de consistencia de algunos momentos, provocan un efecto redundante y narcotizante, donde el humor absurdo emerge inesperadamente en la segunda mitad del metraje. La película incluye varios cameos inesperados como los de Michelle Rodriguez o Adam Wingard.

La música como refugio emocional

Otro aspecto a destacar en She Dies Tomorrow es el uso de la música. No me refiero tanto a la banda sonora incidental compuesta para la ocasión sino a los temas preexistentes escogidos para que suenen. Desde la primera escena se utiliza de forma compulsiva la majestuosa pieza clásica Lacrimosa incluida en el Réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart. No en vano Lacrimosa significa en castellano Día de lágrimas y es utilizada como himno litúrgico en las misas de difuntos. En las secuencias iniciales de la película la protagonista la escucha obsesivamente, como presagiando y preparando su propio sepelio. 

Entre los otros temas que suenan te llamará mucho la atención la canción de pop melancólico Daylight Matters interpretada por Cate Le Bon con ese estribillo que dice “Te amo, te amo, te amo, te amo. Pero tú no estás aquí”. Y es que el filme nos habla del sentimiento de desesperanza y desazón ante las personas que no podemos retener a nuestro lado, pero también ante el inexorable tiempo que malgastamos casi sin darnos cuenta. Lo efímero de nuestra existencia. She Dies Tomorrow es una película tan extraña como absorbente, e incluso si te aburre, te acompañará días después de su proyección inoculada como un virus en tu cerebro.


¿Qué te ha parecido la película?

7.7

Puntuación

7.7/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: