Crítica de ‘Los europeos’: Un Azcona descafeinado

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: 
Los europeos
 

No sé quien es el mejor guionista de la historia del cine español, las preguntas cinéfilas que incluyen la palabra “mejor” suelen incomodarme, pero estoy seguro de que si entre todos los amantes del cine patrio tuviéramos que elegir una terna de los grandes guionistas españoles habría común acuerdo en la presencia de Rafael Azcona entre ellos. Y precisamente de una novela de Rafael Azcona, Los Europeos (1960) se han servido Bernardo Sánchez y Marta Castillo para escribir el guion del nuevo largometraje de Víctor García León tras la brillante y original Selfie (2017).

Lo cierto es que no hay apenas indicios del genio de Rafael Azcona en el libreto más allá de la descripción de cierto pintoresquismo español de los años cincuenta. Los personajes aparecen desdibujados y la escasez de diálogos no ayuda a empujar el ritmo narrativo de una película a la que le cuesta mucho arrancar.

Dos madrileños, uno con pinta de atolondrado (Raúl Arévalo) y otro con ínfulas cosmopolitas (Juan Diego Botto) aparecen en Ibiza encandilados por el atractivo de las turistas europeas y su mítica liberación sexual en contraposición con la pacata sociedad nacional católica de la España del régimen franquista. Y no resulta difícil, tratándose de una novela de Azcona escrita hace sesenta años, imaginarse a Alfredo Landa y José Luis López Vázquez en los papeles protagonistas si la película se hubiera realizado en los sesenta o a Gabino Diego y Jorge Sanz en una producción de los noventa. El caso es que, a pesar de que suelo huir del “cualquier tiempo pasado fue mejor”, cualquiera de las dos propuestas se me antoja que podría encajar mejor en los papeles que unos Arévalo y Botto (actores a los que admiro) que andan aquí incómodos, encorsetados y descafeinados. Muy lejos, ambos, de sus mejores trabajos.

El personaje femenino que pone en solfa a los dos españolitos resulta ser una francesa discretamente interpretada por Stephane Caillard que servirá como detonante para que se esbocen algunos temas tabú en la España de la época como las relaciones extramatrimoniales o el aborto que figuran en el subtexto de una historia, por lo demás, trivial.

A la dirección de García León le faltan los bríos necesarios para que su propuesta no pase de una discreta puesta en escena de una historia un tanto desfasada que no termina de funcionar ni como drama ni como comedia. Los europeos nos retrotrae a un cine costumbrista y rancio que parecía ya desterrado de los modos de producción en la cinematografía española durante las últimas décadas. Una lástima, porque un film basado en un texto de Rafael Azcona, protagonizado por dos buenos intérpretes y dirigido por el autor de las notables Vete de mí o Selfie invitaba a unas mayores expectativas. El resultado es tan inocuo como aburrido.


¿Qué te ha parecido la película?

4

Puntuación

4.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: