64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Cuento de tres hermanas’: Anhelos y ensoñaciones desde Anatolia

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 64 SEMINCI: 
Cuento de tres hermanas
 

Se le adivinan buenas intenciones al director turco Emin Alper con esta aproximación a Chéjov en una remota aldea de Anatolia donde la pobreza y la tradición marcan la vida de sus gentes, especialmente de las mujeres que no parecen tener opción alguna a tomar decisiones sobre su destino. Las tres hermanas a las que hacer referencia el ilustrativo título de la película (realmente está narrada con aire de cuento) son Reyhan (Cemre Ebuzziya), Nurham (Ece Yüksel) y Havva (Helin Kandemir) de 20, 16 y 13 años respectivamente. Huérfanas de madre, viven con su padre cuya máxima aspiración para ellas es colocarlas como criadas en la casa de alguna familia rica de Ankara donde cuidar a los niños y hacer las labores del hogar. Por poco halagüeña que resulte la idea, la única alternativa es mucho peor: permanecer en la aldea sometidas a penurias, hambre y calamidades climatológicas hasta morir sin haber visto más mundo que las montañas de Anatolia.

El caso es que el padre, que a pesar de su viudedad había conseguido con gran satisfacción “colocar” a las tres, se ve de la noche a la mañana con las tres de vuelta en casa por circunstancias muy diferentes, la mayor se ha quedado embarazada de un sinvergüenza y se ha visto obligada a casarse con el tonto del pueblo para evitar la deshonra, la mediana ha sido expulsada de la casa en la que servía por castigar al niño, y la pequeña regresa a la aldea porque el niño al que cuidaba ha fallecido trágicamente. Solo que ahora en el hogar, Sevket (Müfit Kayacan), que así se llama el padre, además de a sus tres hijas tiene a un nietecito y a un yerno idiota.

Y sí, decía al inicio que se adivinan las buenas intenciones, pero el caso es que Alper emplea un tono que no termina de definirse entre el retrato social y el realismo ¿mágico? y a lo largo de los 107 minutos de metraje utiliza diferentes fórmulas narrativas que no acaban de encajar. Tenemos momentos contemplativos del inhóspito paisaje, ensoñaciones que ni quedan lo suficientemente explicadas para ser entendibles ni son lo suficientemente potentes visualmente como para no necesitar explicación, y secuencias cómicas que cuando están cerca de provocar la carcajada, la dejan congelada a medio soltar.

La intención de retratar la pobreza de la zona la consigue con el simple retrato de la misma pero sin ahondar mucho más allá de sugerir que existía una mina (posible fuente de riqueza) que ha sido cerrada. Y luego está el principal objetivo del film, que no es otro que denunciar la triste situación de las mujeres en esta parte del mundo donde cualquier decisión sobre su futuro es tomada por los hombres de su vida (sean padres, maridos o cabezas de la familia de acogida) que lo último que se les ocurre es preguntarles a ellas qué desean. 

Alper emplea una banda sonora muy envolvente para subrayar los momentos de ensoñación, el resto de la película opta por la austeridad sonora. El ritmo de la película resulta desigual con fragmentos que transcurren demasiado despacio y otros donde los diálogos se atropellan un tanto, y desde el punto de vista de la puesta en escena o la concepción de los planos y secuencias tampoco se advierte ningún indicio de encontrarnos ante la obra de un futuro maestro del cine.

Los personajes están bastante bien concebidos y aquí, los méritos han de repartirse entre el guionista (el propio Alper) que los perfila muy bien en el guion y el notable trabajo de los intérpretes, especialmente de las tres actrices citadas que dan vida a las tres hermanas, que consiguen transmitir el desaliento de sentirse encerradas con la rebeldía, tal vez vana, para escapar de su infausto destino. 

A pesar de las imperfecciones en su desarrollo y de algunas nobles intenciones malogradas, Cuento de tres hermanas consigue transmitir la melancolía y el anhelo de una vida diferente para estas tres hermanas en una sociedad aislada y no únicamente por el inhóspito medio geográfico, pero se queda a medias en la vindicación de una identidad femenina que no se apoye en conversaciones sobre el placer sexual o cómo son los genitales de un hombre. 

5.5

Puntuación

5.5/10

Un comentario en “64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Cuento de tres hermanas’: Anhelos y ensoñaciones desde Anatolia

  • el 22 octubre, 2019 a las 07:43
    Permalink

    Parece que la película parte de una buena idea pero un tanto desaprovechada. Este planteamiento en un director francés, se hubiera transformado inmediatamente en una comedia.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: