64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Bashtata (The Father)’: Oda a la paternidad

Las críticas de José F. Pérez Pertejo en la 64 SEMINCI: 
Bashtata (The Father)
 

Los directores búlgaros Kristina Grozeva y Petar Valchanov regresan a la dirección tres años después tras su anterior película Un minuto de gloria con la que triunfaron en el Festival de Gijón de 2016, y lo hacen con Bashtata, que llevará el título internacional de The Father. Una historia de aparente sencillez argumental tras la que la pareja de directores (y guionistas) tejen una divertida y emotiva historia sobre un padre y un hijo, Vassil y Pavel, al que las circunstancias obligarán a pasar más tiempo juntos del que, en principio, ambos parecerían desear.

El punto de partida es el funeral de Valentina, esposa de Vassil y madre de Pavel tras el cual, en una de esas incómodas reuniones familiares y vecinales en las que nadie sabe qué decir, se pondrán de manifiesto determinadas excentricidades de Vassil (Ivan Savov) que, aferrándose a fenómenos paranormales, tratará de comunicar con su difunta esposa con la que, al parecer, dejó una importante conversación telefónica a medias en la víspera de su fallecimiento. Su hijo Pavel (Ivan Barnev) de quien vive distanciado, y no sólo físicamente, asiste con preocupación a lo que para él son desvaríos de su padre al mismo tiempo que trata de hacerlos encajar con una complicada situación laboral y con las peregrinas explicaciones telefónicas con las que ha mentido a su esposa para no preocuparla durante su embarazo.

Acaso el mayor mérito de The Father surja desde el propio guion coescrito por los directores junto a Decho Taralezhkov. Con un material de partida tan sensible como el duelo y la pérdida consiguen construir una película desenfadada, más enraizada en la sátira o la farsa que en la comedia pura y dura. Con algunos momentos francamente divertidos en los que no es difícil llegar a la carcajada, el guion enseguida se desprende de la pérdida como tema central y es capaz de extraer comicidad de situaciones dolorosas sin perder de vista que está tratando materias humanas de mucha enjundia como la culpabilidad ante las oportunidades perdidas, la capacidad de perdonar los rencores anidados en el alma desde la niñez, la falta de empatía ante el sufrimiento ajeno como principal obstáculo a la comunicación, o, por encima de todo, la paternidad (por algo la película se titula como se titula) como determinante de muchas decisiones humanas desde los dos extremos del vínculo paterno-filial: el padre (que ha sido hijo) y el hijo (que va a ser padre).

Por si no fuera suficiente lo descrito, el guion no se queda en la inicial reacción a la pérdida o en la exploración de los vínculos humanos vehiculizados a través de una historia cuya mundanidad es lo de menos sino que, al mismo tiempo, ejerce una socarrona burla a las pseudociencias y una acerada crítica a algunas de las miserias de la sociedad búlgara como su inane cuerpo policial o su depauperado (y corrupto) sistema sanitario. Y consiguen todo esto conjugando la carga de profundidad con un inteligente y medido sentido del humor que nunca permite caer a la narración del lado del sainete.

Para la filmación de este guion, el dueto Grozeva y Valchanov han contado con dos actores que ofrecen dos grandes trabajos, tanto Ivan Savov como, especialmente Ivan Barnev en el papel del sufrido hijo, hacen chocar sus caracteres desde interpretaciones antagónicas, de máximos en el caso del excéntrico y expansivo padre y de mínimos en lo que se refiere al paciente hijo cuya motivación para soportar a su padre (y todos los problemas que le acarrea) solo él (inicialmente) conoce.

Con una hermosa licencia narrativa basada en un “antojo” de mermelada de membrillo, Grozeva y Valchanov irán componiendo su film con una acertada planificación de secuencias y un oportuno sentido del ritmo hasta el sobriamente emotivo final.

8

Puntuación

8.0/10

3 comentarios en “64 SEMINCI. Sección Oficial. Crítica de ‘Bashtata (The Father)’: Oda a la paternidad

  • el 22 octubre, 2019 a las 18:45
    Permalink

    Difícil el equilibrio entre caer del lado de la comedia o el drama. Buena pinta.

    Respuesta
  • el 23 octubre, 2019 a las 00:22
    Permalink

    No ha gustado demasiado entre mis colegas de butaca. A mí me gustó mucho.

    Respuesta
  • el 25 octubre, 2019 a las 17:26
    Permalink

    A mí no me gustó, puede que porque esperaba otra cosa, puede que el parecido del hijo con José Mota me sacase de quicio, pero ni el qué ni el como. Le costaba avanzar, le costaba decidir el tono y no me llegaba en ninguno, y el final me parece lamentable, poco o nada creible.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: