64 SEMINCI. Rueda de prensa de ‘Intemperie’ con su director Benito Zambrano y el equipo de la película

En el salón de actos del Museo Patio Herreriano de Valladolid ha comparecido el equipo de la película Intemperie tras su pase de prensa unas horas antes en el Teatro Carrión de la capital vallisoletana. Comandados por Benito Zambrano, director del film, han comparecido sus protagonistas Luis Tosar, Luis Callejo, Vicente Romero y el niño Jaime López acompañados por los productores Juan Gordon y Pedro Uriol.

Benito Zambrano fue el primero en responder a las cuestiones planteadas inicialmente por Javier Angulo, director de SEMINCI:

Yo no había leído la novela de Jesús Carrasco, y es muy complicada por las atmósferas que presenta, yo llegué ya con un trabajo previo de guión de Daniel y Pablo Remón y eso me facilitó mucho el trabajo, luego hubo un proceso largo de preparación. 

Luis Tosar fue preguntado por la paradoja de ver a un gallego en la España que se retrata en Intemperie. 

Es un poco raro un gallego ahí metido, es esa España profunda, pero el personaje es muy bueno y los gallegos somos así (risas). Leí el guion antes que la novela, lo cual agradezco porque si uno lee la novela primero, es muy difícil escapar del material literario, leyendo el guion primero recibes una idea que luego vas completando al leer la novela que es más compleja. 

Por su parte Luis Callejo ha reconocido disfrutar más que nunca durante el rodaje interpretando a un “malo malísimo”: 

La sobriedad me la ha dado Benito, pero yo me lo he pasado muy bien, ha sido una experiencia muy peliculera, me lo he pasado como un niño pequeño, si me dices que te diga un personaje real, no podría, no conozco a nadie así, tan hijo de puta, pero lo he visto en las películas, tíos malignos, y eso de mirar para un lado con cara de malo y hacer sufrir a la gente, ha sido muy divertido.

En similares términos se manifestó Vicente Romero:

Yo no sé como me las arreglo, pero siempre me llevan por la senda de la maldad, me dan papeles oscuros y malignos. Aquí tengo uno que es un grandísimo hijo de Satanás, pero con gracejo andaluz, pero me lo pasé genial, he disfrutado muchísimo, me encanta trabajar con Benito que es mi director de cabecera, él me descubrió. 

Luis Tosar y Jaime López fueron preguntados por cómo fueron creando su relación a lo largo de la película. Luis Tosar:

Es curioso porque vivíamos en la misma casa durante el rodaje y a medida que los personajes iban cogiendo confianza en la película, también la íbamos pillando nosotros en la vida real, compartíamos tiempo en el jardín, en los momentos de asueto… y con más gente del equipo (“a mí me huían”, dice Luis Callejo en ese momento provocando risas generales). Pero además de la convivencia, pues la propia película, el transcurso del rodaje, de la propia película… iba jugando con los silencios, la relación con el entorno y el paisaje que a veces cuenta mucho más que los personajes. Rodábamos en un sitio en el que hacía mucho calor de día, mucho frío de noche. Teníamos a las bestias alrededor continuamente. Os lo puede contar el maestro ordeñador que aprendió a ordeñar en treinta segundos. (Risas).

Jaime López: 

Es que a mí los animales me dan respeto… no me gustaban mucho, la verdad, y me dije, me tengo que quitar este miedo tonto, y el burro y el caballo… no me costó tanto, pero las cabras… me dijeron “tienes que aprender a ordeñarlas” y… a ver como sale. Pero bueno, salió bien, salió bien. 

Benito Zambrano, director de Intemperie, comparece ante los medios en el Museo Patio Herreriano de Valladolid

Benito Zambrano fue preguntado por los valores universales a los que apela la película:

Se plantea algo muy interesante con eso, nosotros estamos acostumbrados como espectadores a creernos cualquier cosa en el cine, nos creemos que Julia Roberts sea una prostituta en Pretty Woman o… fíjate el final de Gladiator, todo ese discurso… ellos son capaces de contar historias que transmiten mensajes… pero en el cine español como que nos queda raro, no nos lo creemos, no nos creemos las historias románticas, los géneros, cuando tenemos una larga y gran tradición de contar historias universales especialmente en la literatura. Esto era una historia relativamente simple, en el sentido de que es una lucha entre el bien y el mal, lo peor del ser humano y lo más hermoso, y esto está permanentemente presente en toda la historia del arte y de la literatura. Es jugar con el demonio con el personaje de Luis Callejo y con esa especie de ángel de la guarda que es Luis Tosar, y eso había que creérselo, aquí era muy importante tener un actor capaz de dar sentido y verdad a cualquier cosa, y en segundo lugar conseguir que la historia trascendiera y no se quedara sólo en contar la historia. Tuvimos que trabajar mucho algunas frases del guion que eran muy lapidarias… pero había que hacerlas, había que arriesgarse precisamente para que la película trascendiera. Y eso es también la esencia de la novela. 

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: