Crítica de ‘Cementerio de animales’: Terror correcto, adaptación floja

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Cementerio de animales

Es un buen momento para los amantes del maestro del terror. El vínculo entre Stephen King y Hollywood ha sido siempre fuerte, pero este año parece un matrimonio especialmente bien avenido. A la segunda parte de It y la segunda temporada de la serie Castle Rock se suma la adaptación cinematográfica de Doctor Sueño, secuela de El Resplandor. Pero una de las más esperadas llega a nuestras salas. Cementerio de animales es la segunda versión que se lleva al cine de la novela del escritor de Maine. Con un tráiler tan prometedor que convirtió al título en una de las películas más esperadas del año, Cementerio de animales satisfará a los menos exigentes en el terror, pero es posible que no la perdonen los más puristas.

Cementerio de animales fue publicada en 1983 y llegó a vender más de seiscientas cincuenta mil copias solo en ese primer año. El propio Stephen King ha declarado en varias ocasiones que, de todas sus obras, esta es la única que realmente le aterra. Se trata de una historia de miedo, pero también de pérdida y luto.

Era cuestión de tiempo que Hollywood le pusiera ojitos al autor para que permitiese una adaptación cinematográfica y, en 1989, se estrenó una primera versión dirigida por Mary Lambert con guion del propio King. La película era bastante fiel a la novela, pero tenía saborcillo a telefilm.

Cuando comenzó a planearse la posibilidad de una nueva versión de Cementerio de animales, Andy Muschietti, mostró interés en dirigirla. Ironías del mundo del cine, el director argentino terminó por hacerse con la batuta de It y fueron Kevin Kölsch y Dennis Widmyer (Holidays) los que se quedaron con este proyecto.

Esta nueva adaptación de Cementerio de animales tiene guion de Jeff Buhler (The Prodigy) y de Matt Greenberg (1408). Parece mentira que dos guionistas curtidos en el terror no hayan sabido aprovechar mejor la oportunidad que le brindaba la novela. Porque Cementerio de animales funciona como película de miedo, y tiene algunos sustos muy buenos, pero carece del alma de la obra de King.

Cementerio de animales comienza, como en la novela, con la familia Creed llegando a su nuevo hogar en un pueblecito del estado de Maine. El cabeza de familia, Louise, ha conseguido trabajo como médico en una universidad cercana y el cambio de aires le permitirá pasar más tiempo con su familia. La casa se encuentra entre una carretera y un bosque que esconde un pequeño cementerio de animales. El día que el gato de los Creed muere atropellado, su vecino Jud convence a Louise de enterrarlo más allá del cementerio, donde comienza la tierra sagrada de los indios Micmac. Contra toda lógica, al día siguiente regresa el gato a casa. ¿Pero es el mismo gato?

Un bosque, un misterioso cementerio, y seres que vuelven de entre los muertos. Todos los ingredientes para una película de terror. Lo que pasa es que Cementerio de animales no es solo eso. Como toda la obra de King, el costumbrismo y la ternura tienen un papel importantísimo. El valor que Stephen King añade al género es el de mostrar el terror en el escenario idílico de la América rural. En Cementerio de animales lo consigue con el personaje de Jud Crandall (y su mujer Norma) quien se convierte en figura paternal para Louise y en abuelo para los niños. En esta versión, sin embargo, se trata de un viudo taciturno cuya relación con los Creeds ha de darla por sentada el espectador porque no se desarrolla adecuadamente.

El guion de Jeff Buhler y Matt Greenberg se ha tomado ciertas licencias que se perdonan porque tienen su lógica, y han preferido decantarse por una película de terror al uso con sus “jump scares” eficaces, en lugar de profundizar en el drama de la historia. Y eso está bien si buscas entretenimiento y no te importa una adaptación no enteramente fiel. Lo que no se puede perdonar son recursos propios de un episodio de Pesadillas. El abuso de la niebla te invita a pensar que el cualquier momento va a salir un cuerpo de baile zombie liderado por Michael Jackson, el personaje de Zelda convertida en la niña del pozo, o ese final, que en esencia es el mismo que el de la novela y que, sin embargo, recuerda a una historia mala del Creepy, es lo más molesto de toda la película.

Por otro lado, los dos actores que presiden el reparto, Jason Clarke y John Lithgow, son perfectos para interpretar a Louise y Jud. Dos veces nominado al Oscar, Lithgow ofrece una interpretación sólida para un personaje que no está todo lo desarrollado que debería. Al actor no le es desconocido el mundo del terror tras interpretar al personaje con desorden de personalidad múltiple en el thriller de Brian De Palma En el nombre de Caín, o después de protagonizar Nightmare at 20000 Feet, uno de los episodios más mítico de En los límites de la realidad, en la adaptación para cine que en 1983 se produjo de la famosa serie televisiva. Pero últimamente nos tenía acostumbrados a otros registros como el cómico en la serie Trial & Error o al dramático en su papel de Winston Churchill en The Crown, sobre el que además hay un chascarrillo en Cementerio de animales.

En cuanto a Jason Clarke, el actor británico ofrece una interpretación sutil, contenida, y se convierte en el clásico protagonista de King: americano de clase media, guapo, carismático y noble que se ve arrastrado a la pesadilla. 

Cementerio de animales es una eficaz película de miedo. Más allá de que no adapta todo lo bien que debería la novela de la que bebe, la mayor decepción proviene del modo en que nos hizo salivar su primer tráiler. Si vas a mostrar una aterradora procesión de niños ataviados con máscaras de animales es para que le des una razón de ser dentro de la película, no para utilizarlo de cebo y después olvidarte de ello. Por lo demás, hará buena taquilla y satisfará a muchos, si bien esta fan girl de Stephen King que aquí escribe se quedó un poco fría.


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘Cementerio de animales’: Terror correcto, adaptación floja
3 (60%) 1 vote[s]

6

Puntuación

6.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: