Crítica de ‘Desenterrando Sad Hill’: Devotos, pioneros y peregrinos

Las críticas de Pablo Cózar: Desenterrando Sad Hill

Cuando uno ve un documental sobre un tema que le apasiona siempre es difícil ser objetivo. Por eso, a la vez que iba con ganas a ver Desenterrando Sad Hill, no paraba de pensar que quizá no iba a cumplir con mis expectativas. Por suerte el trabajo de Guillermo de Oliveira consigue que tanto los aficionado a la obra de Sergio Leone, como los amantes de la historia del cine en general, consigan aprender una lección sobre cómo este arte no depende sólo de quienes lo crean, sino que son también los propios espectadores los que le dan sentido al mismo.

Desenterrando Sad Hill supone el debut en el género documental y en el largometraje de su guionista y director, Guillermo de Oliveira, y no podía hacerlo de mejor manera. Su filmografía está plagada de cortometrajes basados en grandes nombres del videojuego, destacando entre ellos Seth’s Gold, pieza en la que ahonda en el mundo del lejano Oeste, recreando la atmósfera del famoso “Red Dead Redemption” de Rockstar. Ya ahí puede observarse su buen hacer en el apartado técnico.

Pero donde realmente destaca Desenterrando Sad Hill es en su guion; en la historia que nos cuenta y en cómo se acerca al espectador. Tomando como hilo narrativo el proyecto de la Asociación Cultural Sad Hill de rescatar, a base de golpes de pala y azada, la localización del cementerio en el que transcurre la última escena de la película El bueno, el Feo y el Malo, el documental nos cuenta a través de algunos miembros de dicha asociación, cómo se llega a localizar y a revivir uno de los escenarios más importantes del Spaghetti Western. Todo ello sin dejar de lado otra serie de historias sobre la última entrega de la Trilogía del Dólar, comentadas por quienes estuvieron allí, cómo es el caso de Ennio Morricone, Clint Eastwood, Sergio Salvati o el mismísimo Sergio Leone en unas impagables imágenes de archivo. También aparecen ilustres de renombre de la talla del director Joe Dante o James Hetfield, líder del grupo Metallica; es sabido que dicho grupo recurre al tema “The Ectasy of Gold” para iniciar sus conciertos. Pero el aporte de Hetfield no termina ahí, sino que sirve como guía para entender la pasión que puede generar cualquier tipo de arte, no sólo el cinematográfico

Pero quedarse con que Desenterrando Sad Hill es un buen documental sobre El Bueno, El Feo y el Malo no sería justo; igual que tampoco lo sería decir que es una gran película sobre Leone, o un magnífico retrato del Western mediterráneo. Desenterrando Sad Hill es una carta de amor al cine y a los cinéfilos en general, ya que utiliza un evento extraordinario como es la recuperación de un escenario, construido hace más de cincuenta años para una producción cinematográfica, con el fin de reflejar las emociones que éste arte del que tanto hablamos puede hacer sentir al espectador.

Estamos ante un ejemplo de hasta qué punto la pasión puede mover a un grupo de personas a las que une una obra de arte. Hay que reivindicar el trabajo de conservación, casi arqueológico, reflejado en Desenterrando Sad Hill, pero también se ha de felicitar a la Junta de Castilla y León que ha permitido reconstruirlo. Bien podría seguir el ejemplo la Junta de Andalucía; a uno se le cae el alma a los pies cuando, tras visitar las localizaciones de la película rodadas en Almería, se encuentra con el Cortijo del Fraile cayéndose a pedazos sin que nadie mueva un dedo. El mismo lugar en el que, hace ya cincuenta años, el fallecido Elli Walach daba tridimensionalidad al personaje de Tuco, parece condenado a convertirse en polvo.

No es fácil poder ver documentales en las salas de nuestro país, y cuando nos llegan no sabemos por cuánto tiempo estarán en cartelera, pero es uno de esos casos en los que merece la pena verlo en pantalla grande. Desenterrando Sad Hill es uno de los mejores documentales sobre cine que he visto en mucho tiempo y, más allá de que quien escribe estas líneas sea un apasionado de la filmografía de Leone, es una película que cualquier amante del cine debería ver. Desenterrado Sad Hill te coge de la mano y te guía hasta un lugar que sólo hemos visto en la pantalla pero que allí, por momentos, se hace real.


¿Qué te ha parecido la película?

Crítica de ‘Desenterrando Sad Hill’: Devotos, pioneros y peregrinos
4.7 (93.33%) 3 votes

9

Puntuación

9.0/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.