Crítica de ‘Ocean’s 8’: Piedras preciosas para una pieza de bisutería

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Ocean’s 8

Cuando hace un par de años se anunció la producción de una nueva entrega de la saga de Ocean’s, está vez protagonizada por un reparto femenino, la noticia resultó polémica. Sin embargo, el proyecto salió adelante y Ocean’s 8 llega a nuestras pantallas.

«Innecesaria» fue el término que más utilizaron los detractores de la película. La idea de un remake les resultaba blasfema, a pesar de que Ocean’s Eleven, la película protagonizada por George Clooney, ya era un remake de La cuadrilla de los once, la cinta de 1960 con Frank Sinatra y parte de su Rat Pack.

Debbie Ocean, hermana de Danny, acaba de salir de prisión y ya está pensando en un golpe maestro: el robo de un collar de diamantes valorado en más de ciento cincuenta millones de dólares. Para ello, y junto a su amiga Lou, ha de reunir un equipo criminal con el que poder colarse en la gala anual del Met en Nueva York.

Gary Ross (Pleasantville, Los juegos del hambre) se pone detrás de la claqueta y también escribe el guion junto a Olivia Milch. Ambos consiguen que Ocean’s 8 se haga un hueco como pariente directa de la trilogía que dirigió Soderbergh entre 2001 y 2007.

Se trata de una historia simpática, de más sonrisas que risas y con un ritmo ligero. Sin embargo, la película cae en el vicio de los giros y las sorpresas y termina por desinflar un guion que funcionaba precisamente por su sencillez.

El plan de robo es cada vez más y más tecnológico. Los avances del pirateo informático y las nuevas impresoras 3D hacen del crimen algo sofisticado, pero carece de la elegancia del ingenio que sí está presente, sin embargo, en la presentación de la protagonista tras salir de prisión. Se echa de menos más trabajo de estafador en lugar de la simple violación de los sistemas de seguridad tirando de tecnología.

Todo queda casi perdonado con su reparto, tan potente como pudiese ser el de la versión masculina. Aunque, como en esta, haya nombres que brillen por encima del resto. Sandra Bullock funciona a medias como líder de la cuadrilla de delincuentes. Ya sea por lo que narices se haya hecho en la cara o porque mantiene el mismo gesto durante toda la película, la hermana pequeña de Danny Ocean no tiene el carisma que George Clooney le dio a este. Cate Blanchet es otro tema. Da igual lo que haga, si tiene o no diálogo, ahí donde aparece, roba la escena. Helena Bonham Carter y Anne Hathaway se reparten casi toda la comicidad de la cinta y, especialmente la segunda, está notable. Entre las secundarias cabe destacar a Sarah Paulson, a cuyo personaje nos gustaría haber visto más desarrollado en la historia.

Con un robo en la gala más importante y sofisticada del mundo, era de esperar el lujo que tan bien ha llevado a la pantalla la diseñadora de vestuario Sarah Edwards, quien ha contado con firmas como Zac Possen, Givenchy o Prada para vestir a las actrices. Además, la firma Cartier que ha prestado las joyas que aparecen en pantalla.

Ocean’s 8 es un producto eficaz para el verano; ligero, fresco, simpático, pero que queda algo lejos de Ocean’s Eleven y, sobre todo, de la original La cuadrilla de los once. Es divertida, dinámica y chic, pero no llega a alcanzar autenticidad, como una pieza de bisutería en estuche de terciopelo. 


Qué te ha parecido la película:

Crítica de ‘Ocean’s 8’: Piedras preciosas para una pieza de bisutería
5 (100%) 1 vote

6

Puntuación

6.0/10

También te puede interesar

2 comentarios sobre “Crítica de ‘Ocean’s 8’: Piedras preciosas para una pieza de bisutería

  • el 26 agosto, 2018 a las 23:09
    Permalink

    Lo que pudo haber sido y no fue…
    Se va quedando sin fuelle segun avanza y un reparto bastante desaprovechado.

    Respuesta
    • el 4 septiembre, 2018 a las 19:30
      Permalink

      Esa fue mi sensación, un guion desinflado. Me da rabia porque sigo esperando que Gary Ross pegue el pelotazo. Un tipo que ha dirigido Pleasantville y ha guionizado Big tiene que poder hacerlo mejor.

      Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.