SITGES 2017. Crítica de ‘Errementari (El herrero y el diablo)’: Errementari, querido Watson

Las críticas de Agustín Olivares en Sitges 2017: Errementari (El herrero y el diablo)

Errementari es la opera prima de Paul Urkijo Alijo, producida por Álex de la Iglesia y Carolina Bang (entre otros productores), en el que se nos presenta el cuento popular vasco del Errementari, un herrero del siglo XIX que vende su alma al diablo a cambio de un trato. En Al pueblo donde vive el artesano llega Alfredo, un representante del gobierno que dice que hay un tesoro en la herrería, y manipula a los vecinos para que vayan a robarlo.

Tal y como explicó en la presentación su director, Errementari es una fábula, un cuento popular, y está contado como tal. Lineal y sin giros sorprendentes, pero con una estética alucinante y una dirección muy digna (quizá la escena del fusilamiento con su cámara lenta me pareció un poco naif, pero bien). Sobresale especialmente el trabajo de fotografía y arte, dotando de una vida única los verdes bosques, las casas y, sobretodo, la herrería.

Los efectos especiales son espectaculares, con la creación de unas criaturas realistas, vivas, que si estuvieran en la tienda de cómics me las compraría ya mismo. El demonio está sensacional, y la “gran” criatura demoníaca es muy molona. Por encontrarle alguna pega, la falta de movilidad en la boca de dicha criatura le resta realismo, y es inevitable acordarte de Violator (“Spawn”) cuando revela su forma infernal. ¡No obstante lo compro ya!

El diseño y los efectos visuales también son espectaculares. El tiempo dirá como envejecerán, pero hoy en día lucen que alucinas.

El guion tiene numerosos gags que rozan el slapstick. Son especialmente graciosas las collejas que se meten, y sobre todo la parte en la que el herrero y la niña vacilan al diablo, pero en ningún momento se puede considerar una película cómica. En este aspecto creo que están muy bien nivelados el drama, la comedia y la acción.

Los personajes suelen estar bien construidos e interpretativamente contenidos, acorde a lo que puedes esperar del contexto presentado. El único personaje un poco pasado de rosca es el demonio, que por gestualidad me recordó muchísimo a los selenitas de Viaje a la luna de Meliés. No obstante, si compras la idea de que te están relatando un cuento no debería rechinarte demasiado.

La parte negativa de la historia la veo, principalmente, en la falta de giros sorprendentes (todo es demasiado previsible) y, sobre todo, en la construcción de la mitología del personaje del herrero. Desde el prólogo hasta el final de la película tratan de convencerte de que es tan malo que da miedo hasta al mismísimo diablo. En la primera escena alguien le dispara a bocajarro, pero ni se inmuta, y hay un momento muy John Rambo en el que al herrero se le rompe el martillo trabajando y, ni corto ni perezoso, moldea la pieza a puñetazo limpio (¡En este momento la sala se vino arriba!). Esto, que es tan molón, está justificado en la idea de que al hacer el pacto con el diablo se ha convertido en alguien sin alma, alguien al que nada puede herir, y que solo puede dejar la tierra si el demonio se lo lleva. Si habéis tenido el buen gusto de leer “Predicador” (o de haber visto la serie, aunque no es tan buena) seguro que os recordará al Santo de los Asesinos (un tío tan bastardo que lo echaron del infierno), y eso no está mal en absoluto. El Santo es uno de los personajes más carismáticos de “Predicador”, y tener tu propio Santo vasco es la leche. Lo que pasa es que traicionan esta idea de cara al tercer acto de la historia, abriendo un agujero en el guion que hace sangrar la peli. Que me estén contando un cuento no justifica una incongruencia.

En definitiva, la luz, el arte, el protagonista, el demonio y la niña te atraparán (¡menudo papelón hace la niña!), pero quizá la previsibilidad de la historia te de pereza. Si te apetece pasar un buen rato, o quieres que tus chiquillos flipen con una película única (tiene pinta de ser el Masters del Universo de la actual generación patria) sin duda te la recomiendo. ¡Ah! Y está grabada en vasco, lo cual es muy exótico para alguien que no ha visto nunca una peli en ese idioma, como yo.

También te puede interesar

Deja un comentario