La mujer del animal

Hace unas semanas escuché una conversación en la que intervenía un encendido animalista argumentando que no le parecía bien que se emplearan nombres de animales para insultar a los demás y que debería haber una ley que nos prohibiera llamar “burro” al que no entienda que dos y dos son cuatro, “cerdo” al que coma con la boca abierta o “gallina” al cobardica que no se atreva a saltar a la piscina. En fin. Lejos de esa radicalidad lingüística que no comparto, he de decir que no conozco a ninguna especie animal, ni siquiera las hienas o los buitres carroñeros, que merezca ser comparada con el “presunto ser humano” que da título a esta película.

El colombiano Víctor Gaviria firma su cuarto largometraje en veintiséis años para traernos la historia de Amparo, una niña que, tras ser expulsada por una travesura del internado de monjas en el que residía, se ve abocada a vivir en un poblado chabolista a las afueras de Medellín donde es raptada por su primo Libardo (el animal) que además de violarla, pegarla, insultarla, humillarla, encerrarla y denigrarla a la más miserable condición a la que se puede rebajar a un ser humano, la convierte en su mujer. Como lo leen.

Crítica completa aquí.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: