Los Pitufos: La aldea escondida

Hace ya casi sesenta años que el dibujante belga Peyo creó a unos divertidos y entrañables personajes azules que tras hacer fortuna en el cómic dieron el salto a series de dibujos animados, videojuegos, cine y toda suerte de productos de merchandising que imaginar se pueda. Y a juzgar por la vitalidad con la que estas criaturas siguen presentes venticinco años después de la muerte de su creador, me da la impresión de que tenemos pitufos para rato, lo cual, qué quieren que les diga, me parece una buena noticia.

Tras unos años de casi desaparición, en 2011 volvieron al cine visualmente actualizados a imagen digital y tridimensional de la mano de Raja Gosnell que dirigió dos películas en las que mezclaba la animación de los pitufos con personajes de acción real a través de una pareja protagonizada por Neil Patrick Harris y Jayma Mays. Este hecho y las localizaciones en Nueva York o París tal vez tuvieran el propósito de hacer la película más atractiva para los adultos que, al fin y al cabo, son los que pagan las entradas de su prole. El caso es que a pesar de que las películas eran entretenidas y bienintencionadas, algo no acababa de funcionar en la mezcla de los pequeños duendecillos azules y los personajes de carne y hueso.

Crítica completa aquí.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
A %d blogueros les gusta esto: