Crítica de ‘Dando la nota: Aún más alto’: Aún más alto, pero no mejor

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: 
Dando la nota: Aún más alto


Han pasado tres años y la promoción de Bellas que consiguió tres victorias seguidas en la final del concurso nacional de a capela está a punto de graduarse y de entrar en la vida real, pero un incidente poco afortunado amenaza con destruir el futuro de la hermandad en años próximos. Las Bellas han de unirse y demostrar su valía, pero esta vez no será a nivel nacional, en esta ocasión intentarán convertirse en campeonas mundiales.

La primera entrega de Dando la nota llegó a recaudar más de setenta millones de dólares en taquilla, mientras que su banda sonora se convertía en la más vendida del 2012, y no es de extrañar que Universal decidiese alimentar un poco más a la gallina de los huevos de oro para ver si esta continuaba siendo tan fructífera ponedora.


La primera película producida y dirigida por la actriz Elizabeth Banks se convirtió en una poderosa carta de presentación, y no por falta de méritos. La cinta, protagonizada por la actriz Anna Kendrick, contaba con Kay Cannon como guionista, que supo llevar el humor que ya ha cosechado en series como Rockefeller Center y New Girl a la gran pantalla. La suma de un divertido guión, unas competentes interpretaciones y una selección musical para su banda sonora absolutamente intachable daban como resultado un film genial.

En su segunda entrega, sin embargo, el intento de repetir esquema hace que Dando la nota: Aún más alto no pase de simpática, si bien su éxito en la taquilla norteamericana no se ha hecho esperar.

Seguimos teniendo un gran reparto. El papel de Anna Kendrick (Up in the Air, Into the Woods) es menos rígido que en la primera y más maduro, y la actriz resulta absolutamente encantadora, especialmente dando réplica a la actriz danesa Birgitte Hjort Sørensen (Autómata, Alguien a quien amar). Rebel Wilson (La boda de mi mejor amiga, Despedida de soltera) continua demostrando por qué es una de las mejores actrices cómicas del momento. En esta ocasión se une además la actriz nominada al Oscar Hailee Steinfeld, a la que es más que probable que dejen el testigo protagonista si existe una tercera entrega.

El principal problema es que la película sigue paso a paso el guión de la primera. Una actuación espantosa que lleva a una serie de desastres para el grupo femenino, una batalla a capela que no viene a cuento, un conflicto entre las chicas y el resurgir de las Bellas. La trama añadida en la que el personaje de Kendrick intenta hacerse un hueco en una productora de música comienza con fuerza, pero finalmente se difumina hasta que es devorado por la trama principal. A eso hay que añadir chistes reiterativos que terminan cansando, como los continuos comentarios de la componente latina o el abuso de rarezas en el personaje de Lilly. Son raras, sí, lo pillamos.

Con todo, la película no deja de tener puntos fuertes, como la aparición de la competencia directa de las Bellas, el grupo alemán Das Sound Machine, o las geniales intervenciones de la pareja de comentaristas interpretados por John Michael Higgins y Elizabeth Banks, quienes improvisaron sus divertidos comentarios inapropiados.

Como ya ocurría en la primera, cualquier fallo queda resarcido con su banda sonora. Una vez más, no consigue superar a la primera, pero no deja de ser una buena elección de temas. Encontramos los mashups que hicieron famosas a las Bellas en la primera entrega, aunque en esta ocasión se limitan a varios versos de cada canción, sin producir esa armonía genial de temas como la mezcla entre “Bulletproof” de La Roux y “Release Me” de Agnes, de la primera banda sonora. Sin embargo, se atreven con una interesante mezcla temas tan dispares como el “Boogie Woogie Bugle Boy” de las Andrew Sister, “Lady Marmalade” de LaBelle y “Mmmbop” de Hanson, y por supuesto no podía faltar una versión de “Cups”, canción que versionaba el tema “When I’m gone” de The Carter Family, y que Anna Kendrick popularizó en Dando la nota.

En definitiva, tenemos una película que agradará a los fans de Dando la nota, que como secuela cumple con eficacia y que, aunque carece de la frescura de la primera, no cabe duda de que será uno de los títulos más lucrativos de la cartelera primavera/verano.

También te puede interesar

Deja un comentario