Encuentro con Bárbara Lennie en la 28 Semana de Cine de Medina del Campo

 
No es cine todo lo que reluce ha estado en Medina del Campo donde Bárbara Lennie recibía anoche el Roel de Actriz del Siglo XXI en el seno de la vigésimo octava edición del Festival de Cine de dicha localidad.
 
Horas antes, la que sin duda es la actriz española del 2014, comparecía en la sala de prensa del Auditorio Municipal de Medina del Campo, acompañada de Emiliano Allende, director del Festival, para atender a los medios allí desplazados. Durante cuarenta minutos, Bárbara Lennie desplegó su sencillez, naturalidad, espontaneidad y cercanía para repasar brevemente su carrera y fundamentalmente este año 2014 donde no sólo ha conocido el éxito en el cine (no en vano ha estado en dos de las películas más importantes del año en nuestro país: El Niño y Magical Girl) si no también en teatro con su papel de Celimena en Misántropo, versión de Miguel del Arco, uno de los mejores espectáculos teatrales estrenados en España durante los últimos años y su participación en una de las series de televisión españolas de mayor éxito y reconocimiento: Isabel, dónde interpretó el papel de Juana de Avis, infanta de Portugal y reina consorte de Castilla merced a su matrimonio con Enrique IV.

Encuentro con Bárbara Lennie en la 28 Semana de Cine de Medina del Campo
 
¿Cómo recibes este Roel en la Semana de Cine de Medina del Campo?
 
Estoy muy orgullosa de recibirlo, sobre todo porque estoy muy orgullosa de la película que represento y creo que tiene que ver también con una trayectoria y trabajos anteriores, espero que esta película sea el principio de muchas cosas. El nombre del premio es bonito: Actriz del Siglo XXI, es muy poderoso. 
 
Con sólo 30 años, has hecho 14 películas y recibido numerosos premios ¿Qué tiene Barbara Lennie para que la llamen tanto y todo el mundo quiera trabajar con ella?
 
Dios mío, creo que eso es mejor que lo responda la gente que me ha ido llamando, mejor que yo. Yo puedo decir que a mí mi oficio y profesión me gusta mucho, soy muy apasionada en el trabajo, me vuelco y me implico en los proyectos, sean más o menos grandes, siempre que haya un cineasta detrás que tenga algo que contar y a mí me excite, me vuelco mucho. 
 
¿Cómo llegó a tus manos el guión de Magical Girl?
 
A través de una reunión que tuvimos en Madrid con el propio Carlos Vermut y Sara Bilbatúa, directora de casting. En principio el papel estaba escrito para una actriz de cuarenta y pico años y Carlos no la tenía. Sara Bilbatúa propuso mi nombre y yo insistí (sutilmente) en querer tener este encuentro porque había visto meses antes Diamond Flash y me encantó. Ese encuentro fue estupendo, nos volvimos juntos en metro a casa, nos reimos mucho y creo que los dos quedamos muy seducidos el uno por el otro. De las pocas veces que no he tenido que hacer casting, ha tenido más que ver con que él conocía mi trayectoria y le cuadraba mi forma de trabajar con lo que él quería contar y a mí también me apetecía mucho trabajar con él. 
 
¿Y cómo fue trabajar con Sacristán?
 
Pues un placer. Sacristán es muy genial, para mí fue una sorpresa, teníamos amigos en común aunque nos separan muchos años, inquietudes en común, gustos en común… Y es un actor joven y moderno, es un tipo que se sienta a tu lado, te mira, respira lo que hay, es un compañero generoso, tiene más vitalidad que yo, no para, puedes estar rodando a las tres de la mañana, la gente del equipo, más joven, están agotados y él no para. Está ahí contándote sus mil anécdotas, sus penas, sus alegrías. Es un grande y lamentablemente quedan muy pocos como él. 
 
Respecto al teatro, que sabemos que es una de tus pasiones, ¿podrías contarnos qué sientes en el escenario, y si puedes, contarnos algo del próximo proyecto que vas a representar, La Clausura del Amor?
 
No sé si el teatro es mi verdadera pasión, yo tengo también mucha pasión por el cine y mi crecimiento emocional ha sido más cinematográfico que teatral, lo que sí es cierto es que durante los últimos cinco años, desde que empecé a trabajar con Miguel del Arco en Kamikaze Producciones, el teatro ha sido “el cotidiano”, el lugar donde he podido crecer de verdad como actriz, donde alguien me ha dado la oportunidad de afrontar personajes protagonistas femeninos potentes, donde he conocido lo que es la vida de un cómico, estar en una furgoneta y hacer teatros por España, es algo que no quiero dejar y va a estar siempre, porque eso es inigualable, hay algo inmediato, algo que te pone en contacto con lo más esencial del trabajo de un actor y puedes tener control sobre lo que haces más que en el cine o en la televisión, el cine es un gran artificio y hay muchas cosas que mediatizan el trabajo. En el teatro, al final eres tú y tus compañeros delante de un grupo de gente que ha ido a verte. 
 
También es cierto que he tenido la suerte de estar en montajes que han tenido éxito y han ido muy bien, pero el teatro cuando no va bien es muy arduo y muy difícil. La Clausura del Amor es un texto francés que vamos a traer a España por primera vez aunque ha estado girando por medio mundo, su director es Pascal Rambert, que también es la primera vez que va a trabajar aqwí y va a ser la primera de muchas, seguro que cuando le descubran, le van a llamar para otras muchas cosas. Es un texto que estoy trabajando mucho, tiene mucha envergadura, nunca he tenido un texto tan complicado, no es estrictamente narrativo. Son dos actores que entran a ensayar y se dicen muchas cosas. Estrenamos a finales de julio en Barcelona.

Encuentro con Bárbara Lennie en la 28 Semana de Cine de Medina del Campo
 
¿Y cómo fue el rodaje de Isabel, una serie muy vinculada con Medina del Campo?
 
Pues fue muy placentero, la primera vez que tuve ocasión de trabajar en televisión a gusto y con margen de tiempo para preparar el papel. Era un papel muy divertido, una mujer que venía de otra corte, supuestamente “la mala”, tenía un alma de libertad que quería hacer la vida que quería hacer aunque era muy complicado. La verdad es que ponerme el corsé, la peluca y decir esas palabras en televisión fue un paso a otras cosas. Isabel ha puesto rigor y calidad en televisión, y me dio la oportunidad de trabajar con un equipazo y con Jordi Frades, director de la serie, que es una figura importantísima y no en todas las series hay una figura así. 
 
¿Te gustaría dirigir?
 
Sí (sonríe).Yo me arriesgo mucho a decir estas cosas y luego… Todavía no sé muy bien cuál va a ser el formato ni el medio, pero sí que es algo que me gustaría, dar el paso de no estar siempre del lado de los actores si no empezar a pensar el teatro, el cine o un documental desde el otro lado. También tiene que ver con las ganas de contar algunas cosas que me dan vueltas y con las ganas de trabajar con gente que admiro mucho. 
 
Casi siempre te vemos en papeles dramáticos ¿te gustaría hacer una comedia? ¿tienes alguna propuesta?
 
Sí, por suerte sí. Por suerte me voy un poco de la densidad y de la oscuridad. Voy a rodar en mayo una comedia que se llama María y los demás de Nelly Reguera, una directora novel catalana. Es uno de los guiones que más me han gustado en mucho tiempo. No es una comedia como Perdiendo el Norte o 3 Bodas de más, tiene más que ver con Frances Ha, es más woodyallenesca, y es un personaje genial. No es nada fácil encontrar en España un personaje femenino contundente, sea en comedia o en drama, y éste lo es. Tiene un poco de todo y tengo muchísimas ganas. No ha sido fácil vencer los clichés que tienen con uno y he tenido que hacer muchas pruebas, pero al final ha salido. 
 
Hoy vuelves a recibir un premio, ¿Cómo has vivido esta temporada de premios? ¿Crees que se te va a mirar de otra manera a partir de ahora?
 
Ha sido un poco abrumador, pero ¿cómo no serlo?, si no hubiera sido abrumador, estaría loca. Pero he disfrutado mucho, me ha llegado en un momento que lo he podido vivir con tranquilidad, es una responsabilidad, pero no me pesa. Muchos de los proyectos en los que estoy ya los tenía cerrados antes de esto, lo cual es tranquilizador, otros me han llegado después, y sí, esperas estar a la altura, pero eso es algo de siempre, no es nuevo. 
 
¿Qué ha significado Miguel del Arco en tu trayectoria?
 
Mucho. Es como un maestro, como un padrino… creo que es el primer director que me ha hecho volar, la primera vez que alguien me da un personaje de mujer con todo lo que conlleva, no de adolescente o de chica, me ha hecho crecer, me ha exigido mucho porque Miguel es muy apasionado y pide siempre el 100% y en estos cinco años me ha hecho crecer mucho. Y ahora es un amigo y alguien muy importante en mi vida, alguien con quien cuento y que es importante para mí que esté cerca.
Encuentro con Bárbara Lennie en la 28 Semana de Cine de Medina del Campo

 

¿Y cortos? ¿Tienes algún corto a la vista?
 
Pues no tengo ninguno por ahora, y además he participado en menos de los que querría, ahora venía viendo el programa de este Festival de Medina y he visto nombres de muchos compañeros, algunos de estos cortos me han llegado y por problemas de fechas no he podido hacerlos, pero no por nada, porque no ha podido ser. 
 
Empezaste con sólo quince años con Más pena que gloria de Víctor García León ¿qué queda de aquella jovencita de quince años que empezaba la adolescencia?
 
Sí. Mira, ahí están mis padres y supongo que recordarán aquel verano. Ahora lo recuerdo y me resulta muy lejano, han pasado quince años que en mi caso es a la vez media vida, pero hay una esencia que es muy parecida. Soy menos tímida que cuando tenía quince años, me siento mejor. Espero que sea así también cuando tenga cuarenta. Pero yo no tenía muy claro lo que quería hacer en la vida. 
 
¿Has tenido alguna actriz que haya sido tu referente a lo largo del tiempo?
 
Muchas, no una en particular. Por diferentes cosas: Ava Gardner por unas cosas, Katherine Hepburn por otras, Barbara Stanwick por otras, Lauren Bacall… estas mujeres alucinantes. Pero también me gustan mucho actrices como Diane Keaton, como Emmanuelle Devos, Emma Suárez, Greta Gerwig… hay un montón de actrices que sigo. 
 
¿Consideras que es mejor el cine institucional o sin ayudas de las instituciones?
 
No creo que haya que elegir una cosa u otra. El cine no puede depender únicamente de la ayuda del Estado, tiene que generar como industria, pero también el Estado tiene que tener un compromiso con el cine como forma de cuidar su cultura. El momento en España es muy lamentable. El otro día decía Santiago Segura “hablamos de industria y es que en España no hay industria” y no sé si tanto, pero sí es cierto que si no tienes una gran televisión detrás es muy difícil levantar una película, distribuirla.
Magical Girl es un ejemplo de que tampoco es imprescindible, apenas ha tenido ayuda institucional y la película se ha hecho. Ahora, se ha hecho teniendo claro una serie de cosas, que todos cobramos muy poco en el equipo, que la película se va a promocionar sólo en redes sociales con muy poca igualdad con otras películas. Aún ganando Concha de Oro y mejor director en el Festival de San Sebastián, la película ha tenido un recorrido muy bonito y muy pleno por un lado, pero hay muchas ciudades de España donde no se ha podido ver y otras donde se ha visto porque hemos ido nosotros a presentarla prácticamente como si fuera un bolo de teatro, y esto es bastante triste, porque si yo viviera en una ciudad pequeña me gustaría que llegaran películas interesantes y no sólo tener que verlas en la intimidad de mi casa. 
 
¿Algún proyecto que se pueda comentar aparte de la comedia que nos has contado y del montaje teatral La Clausura del Amor?
 
Uff, a ver, que se pueda comentar… (risas). Es que yo meto mucho la pata con esto y luego sale una nota de prensa y me riñen. Hay proyectos que estamos en ellos a ver si salen en fecha, está la primera película de Miguel Arco que se titula Las Furias, que en principio rodaremos en agosto si se consiguen los dineros, después hay otra película para final de año, pero de esta… me voy a callar hasta que esté todo firmado. Tengo por delante un año y medio muy chulo.
 
¿Y hay una serie pendiente, no?
 
Sí. El Incidente, pero eso es un misterio, en la televisión uno nunca sabe dónde se va a estrenar, ni cuándo… no sé si se estrenará en la Sexta por algo que me dijo el otro día Buenafuente, pero sólo son rumores. Y creo que se quiere estrenar antes de verano, pero tampoco se sabe seguro. Y no he visto el material, así que no puedo contar mucho. Trabaja también Marta Etura que tiene un papel estupendo. Me apetecía mucho la serie por trabajar con ella y otros actores y actrices con los que tenía muchas ganas, pero no sé mucho de la serie. 
 
Alguna vez hemos leído que te confiesas un poco tímida pero luego te subes a un escenario o te enfrentas a una cámara ¿cómo se supera esa timidez?
 
Porque tengo la ventaja de que hay un guión. No es ninguna tontería, no eres tú, de repente tienes la libertad de poder ser otras muchas, vestirte con otras cosas. Pero muchos de los actores que más me gustan son muy tímidos, y muchos de los cómicos y más en este país, luego son tíos muy serios, es curioso, pero no tiene por qué ir de la mano. Es cierto que tiene algo de contradictorio decir que uno es tímido y luego salir en Mérida delante de miles de personas a hacer una función, pero yo creo que cada vez soy menos tímida, la he ido venciendo, ahora tengo una timidez relativa, asequible, antes sí, la primera vez que tuve una función teatral se me bloqueó la mandíbula y era pura neurosis, pero ahora no, ahora los estrenos son diferentes a cómo eran hace cinco años, una va aprendiendo a superar la timidez y a disfrutarlo.

También te puede interesar

Deja un comentario