Crítica de ‘Orígenes’: Ciencia ficción lírica

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Orígenes

A menudo la ciencia ficción centra sus temas en el avance, en aquello que está por llegar, en mundos sin explorar que escapan de los dominios de lo terrestre, sin percatarnos de todo lo que la ciencia aún puede descubrir sobre nosotros mismos. En Orígenes, Mike Cahill enfrenta la lógica y el empirismo científico a su mayor enemigo, la fe, y el resultado es una sensible y poética obra que refresca el género, como ya lo hizo su ópera prima Otra tierra.


En Orígenes encontramos a Ian, un biólogo molecular especializado en la singularidad del ojo que pretende, a través de su estudio terminar de una vez por todas con las creencias sobre la existencia de Dios. Mientras, se cruza en su vida Sofi, una chica con una mirada muy especial que enamorará a Ian a pesar de que sus ideas sobre el destino, el alma y la reencarnación chocan violentamente con el razonamiento científico del protagonista. ¿Es el ojo un órgano más, o efectivamente se trata del espejo del alma? ¿Podrá aceptar Ian una verdad sin pruebas?

El director Mike Cahill recrea una atmósfera que a veces roza lo onírico, como onírica parece la relación entre Sofi e Ian, con una escena de reencuentro en el metro muy a lo Truffaut, y que no hace más que acrecentar la idea de que existe algo irracional, casi mágico entre ellos. Esa sensación de lucha entre lo lógico y lo místico se alarga durante toda la película, haciendo que la historia de amor mute a un debate del propio Ian sobre la singularidad del alma.

Con un reparto de caras jóvenes liderado por Michael Pitt (Funny Games, Siete psicópatas) interpretando a Ian, estamos hablando de una de esas películas en las que su protagonista brilla por el estupendo trabajo que hacen los secundarios, y no por ellos hemos de desprestigiar el talento de Pitt que, como en toda su filmografía anterior, demuestra ser de lo mejorcito que hay entre los actores jóvenes de Hollywood. Pero el personaje de Ian es un personaje en pie gracias a los dos contrafuertes femeninos. Como ya pasara en Enemy con Mélanie Laurent y Sarah Gadon, aquí los dos personajes femeninos, aunque secundarios, brillan más que el propio protagonista. Brit Marling, que ya trabajó con Mike Cahill como protagonista y co-guionista de Otra tierra, está perfecta en el papel de Karen, y se convierte en el equilibrio entre razón y fe, y por lo tanto en el término medio entre Ian y Sofi. Pero me es inevitable barrer para casa, y es que Sofi está interpretada por Astrid Bergès-Frisbey, actriz catalana que ha participado en películas como Bruc. El desafío o Piratas del Caribe. En mareas peligrosas, y a la que próximamente veremos en el papel de Ginebra en la versión que Guy Ritchie hará del Rey Arturo. En el breve papel de Sofi logra enamorar al espectador no sólo con su belleza, que es mucha, sino con el talento que tiene para convertir al personaje en algo mágico, dando la sensación de que si Ian tiene los datos, es Sofi la que posee la sabiduría. 

Mike Cahill puso al mando de la fotografía al alemán Markus Förderer, con el que también a contado su compatriota Roland Emmerich para Stonewall. Siguiendo la estética de Otra TierraFörderer coincidió con Cahill en que necesitaban una estética con poca luz, pero natural. Deshaciéndose del exceso de equipo y manejando cámaras pequeñas que dieran más libertad de movimiento tanto a él como a los actores,  Förderer consigue imágenes bellísimas con destellos de luz que crean una atmósfera cálida, pero casi irreal.

Orígenes cuenta además con una magnífica banda sonora a cargo de Will Bates y Phil Mossman, que aúnan su trabajo y le añaden un par de temas vocales como “Dust it Off” de The Dø que acompaña también al tráiler. La música acompaña a la perfección al ritmo de la película, comenzando con mucha cuerda, al comienzo frotada y más adelante percutida y terminando con una pieza que yuxtapone la música electrónica con la influencia india.

Mike Cahill nos trae un título que invita a cuestionarse lo increíble, a sumergirse en hechos que escapan de lo conocido y lo probable y a debatir si la realidad está en aquello que podemos comprobar a través de nuestros ojos.

También te puede interesar

Deja un comentario