Crítica de ‘In Your Eyes’: Tierna fantasía romántica de la mano del genio Whedon

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: In Your Eyes
Veinte años atrás, una niña juega con su trineo en un día invernal en Nueva Inglaterra. Al lanzarse ladera abajo pierde el control y termina chocando contra un árbol. En ese mismo instante un niño en un colegio de Nuevo México recibe también el impacto.


Esa es la original premisa de In Your Eyes, el último trabajo como guionista de Joss Whedon, que si bien no es brillante en comparación a su inmersión en el género de terror con la genial La cabaña en el bosque, demuestra con soltura que se atreve con cualquier género y que lo que toca lo convierte en oro.

Sí, sí, ya sé lo que estáis pensando; “¿Qué hay de la película de Buffy?”. Bueno, era joven y necesitaba el dinero.

In Your Eyes ha sido etiquetada como una comedia romántica de ciencia ficción. No sé si estoy de acuerdo con el término, pero digamos que es una fantasía romántica libre de cualquier cinismo, que apuesta por la fe del espectador en creer la inverosímil, pero mágica historia, renunciando a cualquier teoría que explique porqué sus dos protagonistas se encuentran en esa situación.

Un desconocido director, Brin Hill, cuyo corto Morning Breath, fue galardonado con varios premios incluyendo una mención especial en el Festival de Sundance, recoge el testigo en forma de guión que le deja Whedon y le da forma con una dirección muy mimada de un equipo formado por gente joven en la industria. De sobra es sabido que a Whedon le gusta optar por nombres poco conocidos, gente de televisión y noveles con talento, por encima de las exigencias de las grandes productoras. Para que esto no supusiese un problema, fundó Bellwether Production, que comenzó su andadura con su genial adaptación de Mucho ruido y pocas nueces, y cuya segunda aventura es la producción de esta historia que Whedon llevaba en la cabeza desde los veintiocho años. Para colmo de rebeldías, la misma noche en que la película se presentó en el el Festival de Tribeca, se estrenó mundialmente a través de internet, donde por cinco dólares se puede visionar subtitulada en seis idiomas distintos. (para más información visita su página web)

Con una estética muy natural que brilla en la sencilla fotografía de Elisha Christian, la cinta tiene ese agradable sabor a cine indie que echa mano de la luz natural y que aquí juega en favor de la imagen, contrastando el ambiente soleado y asfixiante de Nuevo México y el gris melancólico del invierno en Nueva Inglaterra. Esas mismas tonalidades enmarcan la personalidad de sus protagonistas por lo que la imagen es tan narradora como el propio guión.

Aunque sus actores protagonistas Zoe Kazan (Amigos de más, Ruby Sparks) y Michael Stahl-David (Monstruoso, El congreso), sólo comparten escena durante un minuto, la química entre ambos es palpable a lo largo de toda la película, demostrando un genial trabajo actoral en escenas filmadas como monólogos y que, no obstante, en pantalla son percibidos como diálogos naturales y espontáneos. A pesar de la aparición de algunos personajes secundarios, la historia se focaliza en la intimidad de las conversaciones entre sus protagonistas, de un modo que recuerda a Her de Spike Jonze.

Si hacía falta una razón más para verla, añadiré que tiene una increíble lista de canciones en su banda sonora que incluye un tema escrito por el propio Whedon (no olvidemos que suyo también es el corto musical Dr. Horrible’s Sing-Along y el capítulo musical de Buffy Cazavampiros Once More, with Feeling) y canciones de lo mejorcito del folk estadounidense actual: Iron & Wine, The Lumineers u Opus Orange. Canela fina, señores.

Para todo aquel que luche contra el cinismo con el que últimamente se tiende a medir el cine, para aquellos que buscan un poco de tierna irrealidad, para los que siguen pensando que las historias de amor aun pueden sorprender, para todos ellos esta pequeña producción será un bocado dulce que les envolverá los sentidos y les hará mantener la sonrisa durante unas cuantas horas, que no es poco.   

También te puede interesar

Deja un comentario