Arranca el rodaje de ‘Altamira’ de Hugh Hudson con Antonio Banderas

El pasado 29 de septiembre comenzó el rodaje de Altamira, dirigida por Hugh Hudson (Carros de fuego, Greystoke) y protagonizada por Antonio Banderas (La piel que habito, Autómata). Tras pasar por la ciencia ficción con malas críticas, Banderas da el salto a una historia real con tintes dramáticos.
Acompañan a Banderas en el reparto la actriz iraní Golshifteh Farahani (Red de Mentiras, Exodus), Nicholas Farrell (Grace de Monaco), Henry Goodman (Notting Hill), Pierre Niney (Yves Saint Laurent), Clément Sibony (Un viaje de diez metros), así como los españoles Tristán Ulloa (Lucía y el sexo) e Irene Escolar (Las ovejas no pierden el tren), además del también británico Rupert Everett (La boda de mi mejor amigo) con el debut en la película la pequeña Allegra Allen.

La película, que cuenta la historia real de María, una niña de 9 años, y de Marcelino, su padre, que en 1879 descubrieron las primeras pinturas prehistóricas en la cueva de Altamira, ahora mundialmente conocida, cuenta con guión de Olivia Hetreed (La joven de la perla) y José Luis López Linares (El pollo, el pez y el cangrejo real) y entre su equipo técnico está José Luis Alcaine (La piel que habito) como director de fotografía.

La producción hispano-francesa se rodará en inglés a lo largo de dos meses, en diversas localizaciones de Cantabria, el escenario natural donde trascurrieron los hechos.

En Altamira nos trasladan a 1879. Entre las verdes colinas y los picos rocosos de la costa de Santander, María Sautuola (Allegra Allen), una niña de 9 años, y su padre, Marcelino (Banderas), un arqueólogo aficionado, descubren algo extraordinario que cambiará la historia de la humanidad para siempre: las primeras pinturas prehistóricas encontradas hasta entonces: unos impresionantes bisontes al galope trazados con gran detalle.

Pero la madre de María, la dulce y devota Conchita (Farahani), no es la única perturbada por este descubrimiento. La iglesia Católica considera que la afirmación de que las pinturas sean obra de prehistóricos “salvajes” es un ataque a la verdad bíblica. Y, sorprendentemente, la comunidad científica liderada por el prehistoriador Émile Cartailhac (Clément Sibony) también acusa de fraude  a Marcelino y a su descubrimiento.
El mundo idílico de María se derrumba y sus intentos por ayudar sólo empeoran las cosas. La familia entra en una fuerte crisis y cierra la cueva. Será necesario todo el amor que se tienen para encontrar el camino hacia la redención y el reconocimiento.

Una interesante apuesta que seguro reforzará la ya visitada cueva de Altamira, aunque ahora se limite su acceso al público. 

También te puede interesar

Deja un comentario