Crítica de ‘El amanecer del planeta de los simios’: Satisfactorio remake, excelente secuela

Las críticas de Óscar M.: El amanecer del planeta de los simios
 
Después de cinco películas, dos series de televisión, un reinicio y un remake, llegamos a la octava película de la saga de los simios con El amanecer del planeta de los simios, la cual (para los seguidores de la saga original) puede considerarse un remake de La conquista del planeta de los simios, puesto que el planteamiento de ambas es similar.
 
Diez años después de El origen del planeta de los simios, simios y humanos conviven en una “falsa paz” mientras que cohabitan sin que exista interrelación entre ellos, sin embargo en ambos bandos existen instigadores que no ven con buenos ojos una coexistencia pacífica y ansían la guerra y la aniquilación del otro grupo. La labor de César y del representante humano por mantener esta frágil paz supondrá un sacrificio en ambos bandos difícil de asumir.
 
El amanecer del planeta de los simios es un gran acierto a diferentes niveles (a pesar de la dificultad de tener siete películas precedentes): funciona perfectamente como remake de la anteriormente nombrada (ya que es una perfecta actualización de la lucha pacifista de unos por evitar la guerra y cómo otros sólo recurriendo a la mentira, al engaño y al asesinato pueden llegar a provocar un conflicto armado).
 
Para no olvidar sus orígenes, recupera detalles de la película de 1973: como las clases impartidas por un orangután a un grupo de simios (y el eslogan “Simio no mata simio”), la descendencia de César, la expedición de los simios a la ciudad o el uso de un tanque para defenderse en el ataque final. Incluso hay un guiño a la película original con los espantapájaros hechos por simios para ahuyentar a los humanos.
 
Además, es una excelente secuela de El origen del planeta de los simios, continuando directamente con la historia sin dejar cabos sueltos por el camino (tal vez la historia del personaje interpretado por James Franco), haciendo avanzar la historia y destacando a Koba con el gran villano de la nueva saga.
 
Y, por separado, es una trepidante película de acción (con un guión que dosifica perfectamente las escenas de acción sin caer en el tópico), e incluso argumentalmente podría tener cabida dentro de la saga original (en El origen del planeta de los simios ya se veía cómo una nave espacial se había perdido) y conexión con los acontecimientos posteriores (en lo que se refiere a la cronología de la saga), puesto que en ningún caso los hechos narrados en esta secuela son incoherentes con la línea narrativa anterior.
 
Los efectos especiales han mejorado en estos tres años desde la anterior entrega, ofreciendo en esta secuela un realismo mayor en las escenas protagonizadas por simios (ahora son mucho menos artificiales). Y que nadie se lleve las manos a la cabeza: la película está centrada en los simios y son más protagonistas que los humanos, su historia y la batalla personal de César entre las filas simias es mucho más interesante que la del aspirante a dictador genocida interpretado por Gary Oldman.
 
Tal vez los personajes humanos son uno de los puntos débiles de la película, ya que no queda nada claro el papel del personaje interpretado por Jason Clarke (dado que no es ni el representante de los humanos ni su líder), el personaje de Keri Russell es poco más que una enfermera llorona y el de Gary Oldman es la versión con megáfono de Hitler en San Francisco.
 
Sin embargo, los personajes simios están mucho más desarrollados, se profundiza más en sus motivaciones y en sus personalidades: César se debate entre cómo criar a su hijo en un estado casi militar, mientras mantiene a ralla a Koba, el cual siente un profundo odio hacia la raza humana por las torturas a las que fue sometido en el pasado.
 
Y al departamento de márketing se le puede dar un tirón de orejas, por tramposos, puesto que, a pesar del póster promocional, el puente de San Francisco no tiene ninguna relevancia en la trama y, es más, no termina como en el cartel.
 
En cualquier caso, El amanecer del planeta de los simios supone un nuevo acierto y un punto y seguido en la nueva saga, dejando al espectador con ganas de más dosis simia, así que ya estoy deseando que llegue La guerra del planeta de los simios.
 
Nota: Crítica dentro del ciclo dedicada a la saga El planeta de los simios, cuyo índice podéis encontrar aquí.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘El amanecer del planeta de los simios’: Satisfactorio remake, excelente secuela

Deja un comentario