Crítica de ‘Enemy’: Gyllenhall por partida doble

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”Enemy

Cuando por fin me siento a escribir mi opinión sobre Enemy, la nueva película del cineasta canadiense Denis Villeneuve, se me presenta un desafío. ¿Cómo comentar una película sobre la que el mejor consejo que podrías dar es el ir a verla sin saber absolutamente nada de ella? Bien, allá voy.

Enemy es la adaptación, bastante libre, de la novela de José Saramago “El hombre duplicado”, que, como su propio nombre indica, gira en torno a esa figura tan literaria que es el doppelgänger, una versión idéntica, aunque a menudo maligna, de nosotros mismos. El guionista Javier Gullón, responsable también del guión de El rey de la montaña, ha explorado en esta adaptación el concepto de identidad y su esquivo significado en una narración kafkiana, que aborda también, y casi sin que el espectador se de cuenta, temas como los totalitarismos y su efecto en el individuo. Y sin embargo, aun hay tanto que se esconde bajo esa historia, que ni siquiera estoy segura de haber descifrado la mitad de ella.


Denis Villeneuve, director de Prisioneros, sentía la necesidad de llevar a la pantalla la obra de Saramago desde hace tiempo, atraído por la idea de un thriller psicológico que bebiera de la obra de Alfred Hitchcock, con quien irremediablemente se le ha comparado, y a quien no niega que ha procurado homenajear (el uso de dos actrices rubias para los papeles femeninos no es deliberado). Pero si en el Vertigo de Hitchcock, James Stewart vivía obsesionado por la duplicidad de la mujer que amaba, aquí nos adentramos en la mente de Adam y Anthony, que parecen dos versiones de una misma persona. Si uno es anodino, el otro es fascinante, si uno desconoce lo que está ocurriendo, el otro parece saber descifrar el secreto que no será revelado al espectador fácilmente.  Y, como no podía ser de otro modo, la perversión y la maldad parece nata en sólo uno de ellos.

Villeneuve ha decidido repetir experiencia cinematográfica con Jake Gyllenhall (Prisioneros, Brokeback Mountain), que se mete en la piel de ese personaje duplicado. Gyllenhall hace un magnífico trabajo en su cambio de registro entre uno y otro. La turbación que vive en la mirada de Adam, contrasta con el gesto perverso de Anthony. Un trabajo de interpretación que hace de las dos confrontaciones que hay entre los protagonistas los minutos más intensos del film.

En un segundo plano, pero igualmente magníficas, están Melánie Laurent (Malditos bastardos, Beginners) y Sarah Gadon (Un método peligroso, Cosmopolis) las rubias hitchcockianas (la escena en la que Gyllenhall sigue a Laurent nos devuelve una vez más a la película Vértigo) víctimas también de la duplicidad del protagonista.

Lo mejor que puedo decir de la película es que, como todo buen thriller, te mantiene en la butaca lanzando preguntas a tu mente. Lo peor es que, a una premisa clásica como es la del doble, Javier Gullón da un giro hasta retorcerla tanto que esas preguntas quedan sin resolver.

No obstante, ante todas las dudas que generó tras su pase en Cannes y más tarde en Sitges, Villeneuve aseguró que todas las respuestas están en la película y que en cada visionado se descubren nuevas pistas. No me cabe duda; no hace falta estar muy atento para percibir que todo está ahí esperando a que lo descifres.

Yo no fui capaz, y espero con ganas el momento de volver a verla para comprobar si es cierto que esos elementos surrealistas que han llevado a algunos a compararla con el trabajo de Lynch o Cronenberg, no son meros antojos del guionista intentando dar otra vuelta de tuerca.

Estoy convencida de que no le sobrarán defensores y detractores, pero sobre todo no dudo que Enemy será de esas películas que invitan a una tertulia posterior junto a unas cervezas para discutir la versión que ha visto cada uno. Porque Enemy, como su protagonista tiene una versión duplicada, y triplicada, y cuadruplicada, y…

8 comentarios en «Crítica de ‘Enemy’: Gyllenhall por partida doble»

  • el 3 abril, 2014 a las 19:00
    Enlace permanente

    Genial crítica. Creo que el mérito de generar comentarios sobre la película después de verla no debe minusvalorarse, generar opinión es bueno!

    Un saludo,

    Respuesta
  • el 6 abril, 2014 a las 09:03
    Enlace permanente

    La vi ayer. Es muy difícil escribir sobre esta película porque creo que cada expectador va teniendo sus teorías y ninguna coincide con la del otro. Es difícil comentar esto sin caer en spoilers, pero yo no había visto que Adam se reconociera en Anthony…sino que "sea". El final fue una locura. En mi fila nos miramos todos y nos empezamos a reír. Pero creo que salimos todos conformes. Mucho Lynch por todos lados.

    Respuesta
  • el 23 abril, 2014 a las 18:22
    Enlace permanente

    N se coño pinta la grandiosa y patosa araña, me imagino q esta como una cabra

    Respuesta
  • el 23 abril, 2014 a las 18:23
    Enlace permanente

    N se q coño pinta esa araña grandioza y patosa supongo q esta como una cabra

    Respuesta
  • el 28 abril, 2014 a las 15:53
    Enlace permanente

    Mala, lenta, rollo, patética, etc, etc … Y el final no podía ser peor…

    Respuesta
  • el 3 mayo, 2014 a las 22:12
    Enlace permanente

    Película solo apta para aquellos que se creen más inteligentes por dar un significado a algo que en realidad no lo tiene

    Respuesta
  • el 25 junio, 2014 a las 10:48
    Enlace permanente

    La vi hoy es una pelicula muy pretensiosa, que no tiene ni pies ni cabeza y como lei por ahi ni el mismo director le entendio. Lenta como horrible! Llena de acciones faltas de logica , que lástima porque Saramago es uno de mis autores favoritos que si ve en que se convirtió su libro se vuelve amorir

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: