Crítica de ‘Una cabaña en el bosque’: Y entonces llegó Whedon

Las críticas de Cristina Pamplona “CrisKittyCris”: Una cabaña en el bosque

Cinco chicos, una casa alejada de la civilización, una maldición, una familia de zombies paletos ansiosos por matar. Una cabaña en el bosque tiene todos los elementos para convertirse en una típica película de terror adolescente, pero no os engañéis, lo último que se puede decir de ella es que sea típica.

No era difícil imaginar que una mente como la de Joss Whedon, creadora de guiones tan redondos como Toy Story, la magnífica FireflyLos vengadores, pudiera hacer de una historia de terror una pequeña joya del género, pero confieso que tras ver el tráiler y saber que la dirección supondría el debut de Drew Goddard cuya más importante tarjeta de visita era la insulsa Monstruoso, llegué a dudar de sí no supondría un patinazo. 

Nada más lejos de la realidad. Una cabaña en el bosque es divertida, muy divertida, está cargada de sustos de los que te hacen brincar en el asiento, pero, sobre todo, es un guión brillante que te mantiene la primera media hora preguntándote qué narices está pasando.

Joss Whedon es famoso por ir rodeándose de actores a los que no suelta y reutiliza en distintos proyectos. Una preciosa Amy Acker, que ya trabajó con él en la serie Ángel, Dollhouse, y a la que ha dado el papel protagonista de Beatrice en Mucho ruido y pocas nueces, hace aquí un papel secundario ajeno a la trama de terror. Chris Hemsworth, el superpoderoso Thor, se convirtió en el dios nórdico a partir de esta cinta, por intermediación de Whedon que dijo a Kenneth Brannagh que no encontraría un rubio mejor. Fran Kranz, otro chico de la serie Dollhouse, demuestra sus dotes cómicas en el papel del fumeta Marty. También a él le veremos en la adaptación que Whedon ha hecho de la comedia de Shakespeare.

A ellos se suman Krysten Conelly en el papel protagonista, una digna reina del grito. Anna Hutchison como la rubia que no puede faltar en una película de terror adolescente, y Jesse Williams (El mayordomo, Anatomía de Grey) como el buen chico. Pero si hay dos personajes que destacan por encima del resto, estos son los interpretados por los veteranos Richard Jenkins (A dos metros bajo tierra, Amor y letras) y Bradley Whitford (El ala oeste de la Casa Blanca, El cliente), verdaderos motores de la película, para los que se reservan los mejores diálogos. Una verdadera delicia escucharles en versión original.

La película es toda una joya para los amantes y no tan amantes del género, una cinta que supone todo un homenaje al cine de terror. A todo el cine de terror. Y es que, sin querer revelar nada, todo lo que esperes ver está ahí en un momento dado.

Una cabaña en el bosque llega a nuestros cines casi un año y medio después de su estreno en EEUU y con una distribución reducida, por lo que no cabe esperar un gran taquillazo, pero puedo asegurar que la película bien merece un visionado en pantalla grande acompañada por un buen cubo de palomitas y alguien a quien clavar las uñas en cada susto.  


¿Qué te ha parecido la película?

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: