Crítica de ‘R3sacón’: La resaca ya se nos ha pasado

Las críticas de David Pérez “Davicine”: R3sacón

Cuando pensamos en la franquicia Resacón en Las Vegas pensamos en comedias que van más allá de los límites, pero R3sacón (o Resacón 3, como prefiráis) no es suficiente indignante. En la salvaje película original de 2009, Todd Phillips explotó la fórmula de un grupo de amigos comportándose a base de mal ejemplo, bebiendo, drogándose, y llegando al límite del ser humano, todo ello mostrado de una forma directa, provocando que fuera no recomendada para menores de 18 años.  La secuela de 2011 nos llevó a un viaje por carretera con control de crucero. Y ahora confiaba en que el nuevo capítulo, y final, corrigiera el rumbo de la saga, mostrando el espíritu de la manada que conocimos en la primera entrega… pero no ha sido así. La primera nos provocó un gran subidón, pero ésta es una mera resaca.

En R3sacón, Phil (Bradley Cooper), Stu (Ed Helms, de cuyo rostro ha desaparecido el tatuaje maorí que se hizo con láser) y Doug (Justin Bartha, rápidamente dejado de lado una vez más) viven una vida tranquila y feliz. Han pasado dos años desde su último gran viaje. Ya no tienen tatuajes ni cuentas pendientes. La última vez que oyeron hablar de Leslie Chow, un imán de los desastres, le habían encerrado en una cárcel de Tailandia y, gracias a ello, empezaban a recuperarse de sus noches locas en Las Vegas y de los raptos, disparos y persecuciones a cargo de los traficantes y mafiosos de Bangkok. El único miembro de la manada que no está satisfecho es Alan (Zach Galifianakis). La oveja negra del grupo sigue sin propósitos personales, ha abandonado su medicación y se deja llevar por sus impulsos, lo que para él significa no tener barreras, ni filtros, ni juicio. Pero finalmente una crisis personal le obliga a buscar la ayuda que necesita. ¿Y quién mejor que sus tres mejores amigos para ayudarle a dar el primer paso? Esta vez no hay boda, no hay fiesta de despedida de soltero, ¿qué desastre podría ocurrir entonces? Pero cuando el grupo vuelve a viajar, cualquier cosa puede pasar, aunque, para nuestra desgracia, sin rozar el humor que esperábamos de esta historia,
Las dos mejores bromas, un tanto despiadadas y de mal gusto, ambas relacionadas con la muerte, se producen en el primer par de minutos. Toda la saga se ha construido tomando como base el humor crudo, pero con R3sacón entran en un nuevo territorio, y a los guionistas se les ha ocurrido que lo mejor era empezar con un cruel gag que implica la matanza de animales, y aún hay tiempo para continuar con el maltrato animal que poco aporta a la trama, además de generar mal gusto. Reírnos nos reiremos, pero con cara de asombro. Los chistes más sorprendentes, y que nos sacan la primera gran sonrisa, ocurren en una escena en medio de los créditos finales. Ciertamente no estamos ante una catástrofe dentro de los estándares actuales de comedia, pero es demasiado larga y desesperada. 
Durante uno de los innumerables momentos absurdos de la película, Alan arremete contra un ingenuo Stu preguntándole “¿No has aprendido nada?”. Tras el éxito de taquilla, y en última instancia sin gracia, de Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!, R3sacón cava un agujero aún más profundo, con una comedia más juvenil, sin sentido del humor y con bastante mal gusto, perdiendo completamente de vista la originalidad que consiguió el éxito inicial. Así que la pregunta de Alan también se aplica: ¿No has aprendido nada?
Es innegable que la franquicia de Resacón es una fuente de ingresos, pero los ingredientes que hicieron de la primera película un “clásico” contemporáneo casi han sido mancillados y se ha despojado a la película de ellos. Para cerrar esta trilogía, Alan y el Sr. Chow toman las riendas, y con ellos al mando  trata de superar  las dos películas anteriores de forma exponencial explotando su numerito a un punto tal que rápidamente pierde su atractivo. Chow debe ser uno de los personajes más desagradables que se han escrito para el cine y Ken Jeong lo sabe, y cada gesto o comentario vulgar viene derechos a nuestras yugulares. Galifianakis saltó a la fama en la primera película, y su papel en este punto ha seguido su curso.
En esta última batallita, se orienta más la manada hacia la acción, con escenas casi salidas de una película de Michael Bay: Explosiones, tiroteos, todo ello como aderezo de mafiosos, rescates, robos de millones de dólares en oro,… una caída libre de situaciones escandalosas, que previsiblemente les lleva de vuelta al punto de partida: Las Vegas.
Al menos hace acto de presencia Melissa McCarthy, quien realiza un cameo en una tienda de objetos de segunda mano, eclipsando por completo a sus compañeros con su breve tiempo de pantalla, y abriendo la posibilidad de un spin-off con McCarthy y Galifianakis, que podría ser divertido.
Los fans de la película original disfrutarán de referencias a los incidentes anteriores, así como viendo el regreso de Heather Graham, Jeffrey Tambor, Mike Epps, e incluso el director Todd Phillips como el Sr. Creepy, pero echamos de menos a Mike Tyson.
Una película que roza el aprobado, siendo muy justa, no aportando nada a la saga, y necesitando recurrir a los fans de la saga, haciendo que estemos contentos de saber que es lo que anuncian: “el fin”. La resaca se nos ha pasado.

También te puede interesar

Un comentario sobre “Crítica de ‘R3sacón’: La resaca ya se nos ha pasado

  • el 10 junio, 2013 a las 8:03 am
    Permalink

    Bueno, la vi este finde pasado. Ni fu, ni fa. Me pareció muy poco fiel a la saga. Desde el momento en que no hay una despedida y se despiertan todos sin saber qué ha pasado, ya no es lo mismo. Ni siquiera han mantenido la colección de fotos de los créditos, que eran ya un clásico y de lo mejor de cada película. En vez de eso ponen una escena, que a mí personalmente me pareció del todo prescindible y que poca gracia me hizo.

    Las dos entregas anteriores están claramente uno o varios peldaños por encima, en cuanto a bromas, humor, sarcasmo, y sobre todo en cuanto a gamberrismo y salvajadas. Esta tercera entrega me pareció muy light. Pero mucho mucho. Nada que ver con las anteriores. De hecho lo que no comparto con la crítica de David es que para mí precisamente las mejores notas de humor son las del comienzo, que no pasa nada por reirse de la muerte. De hecho no me pareció en absoluto despiadado ni de mal gusto, ni vi a nadie con cara de asombro, todos se descojonaban. Es lo único en la película que se puede asemejar a las anteriores entregas.

    En definitiva, una película entretenida sin más, que te permite echarte unas risas, pero muy lejos de las anteriores, muy poco humor gamberro, y muy poco o nada de las salvajadas que nos tenían acostumbrados a hacer (o a que les pasaran, sobre todo al pobre de Stu).

    Respuesta

Deja un comentario