SITGES 2011: ‘Hobo with a Shotgun’… ¡Brutal!

Las críticas de Agustín Olivares: Hobo with a shotgun

Hobo with a shotgun es el tipo de películas que necesitas para sobrevivir. Hay filmes como El Caballero Oscuro que, pese a su naturaleza fantástica, mantienen la cordura, siendo totalmente creíbles. No es el caso de Hobo with a shotgun. Hobo es una película de desfase, despiporre absoluto, donde la casquería es exquisita y el argumento prácticamente innecesario.

El filme sigue a un vagabundo que, cansado de la sociedad en la que vive, decide ponerse manos a la obra para cambiarla… a golpe de bala.

Producto derivado de uno de los fake trailers salidos del programa doble Grindhouse (Planet Terror y Death Proof), Hobo with a shotgun mantiene el espíritu setentero de éste, pero dejando más mano suelta para el desparpajo visceral y las frases dilapidarías definitivas.
Al vagabundo protagonista le da vida Rutger Hauer, el inolvidable Nexus 6 de Blade Runner, dotando al personaje de una intensidad dramática que, dada la naturaleza del filme, no era necesaria, aunque se agradece. Sorprende la entereza con la que afronta un papel caricaturesco, que roza lo cómico.
El resto del equipo artístico también se muestra convincente, a pesar del histrionismo extremo de Brian Downey, por otro lado indispensable para mantener el espíritu setentero de la cinta.
Los efectos especiales son espectaculares. Desmembramientos, latigazos, cortes y demás lindezas lucen realistas y, gracias al montaje, se muestran en el momento justo para que sueltes una inevitable carcajada y aplaudas sin control.
La música, como no podía ser de otro modo, es 100% 70’s, al igual que la granulada fotografía y, por supuesto, el diseño de producción.
Como punto negativo, NADA. Hobo with a shotgun es justo la película que quería ver, ese tipo de cine que escasea en las salas comerciales y que consiguen alegrarme al día, cual Harry el Sucio en una de sus patrullas mortales.
En definitiva, Hobo with a shotgun necesita de la complicidad del espectador para alzarse como lo que es: un tributo al cine setentero más salvaje, con altas dosis de casquería gratuita y unas frases dilapidarías que se mantendrán en el subconsciente del publico más friki durante mucho tiempo.

También te puede interesar

Deja un comentario