56 SEMINCI. Sección Oficial (corto): ‘Dimanches’ (‘Los domingos’), un corto como la vida misma

Las críticas de David Pérez “Davicine”: Dimanches (Los domingos)
En ocasiones vemos cortos que se nos olvidan al instante, casi tan rápido como su duración, otras veces nos dejan cierto buen sabor de boca que permite que hablemos de ellos unos días, y contadas ocasiones encontramos perlas como las que este año se estan viendo en la 56 edición de la SEMINCI, y Dimanches es una de ellas.
Los domingos, las personas se enfrentan al paso del tiempo: un tiempo libre que hay que llenar como sea, un tiempo que se ve pasar, unas veces entre risas, y otras con aburrimiento. Unos trabajan, otros descansan, unos limpian, otros salen, otros están en soledad y otros en compañía… sea como sea, la gente pasa los domingos con cierta sensación de tranquilidad.

Valéry Rosier nos intenta trasmitir la forma de pasar un domingo de la gente de un pueblo, todos ellos relacionados entre sí, pero sin necesidad de mostrarnos la comunicación implícita entre ellos. A través de personas muy diferentes nos muestra sensaciones ya vividas por todos nosotros, sin necesidad de diálogos ¿Quién no ha experimentado los largos días de aburrimiento, las comidas interminables, este sopor que no permite que hagamos nada y que hace que veamos las horas pasar sin completar ninguna actividad?
“La única preocupación de la mayoría de los hombres es escapar del aburrimiento de la vida” es la base del guión de este cortometraje de 15 minutos, que de una manera sencilla y llana nos sorprende en cada secuencia, sin que realmente nada tenga que suceder.
Dimanches es planteado como una especie de álbum familiar en el que hay momentos para la sonrisa, pero también para las lágrimas, con personajes que forman en si mismos su propio universo, dirigiéndose en una dirección, de una forma hiperrealista, que no da lugar a lo burlesco ni a la ternura, pues todo escapa a través de la puesta en escena de este fascinante corto.

También te puede interesar

Deja un comentario