‘Cómo acabar con tu jefe’: Doble sorpresa inesperada

Las críticas de Agustín Olivares: Cómo acabar con tu jefe

Dos gratas sorpresas me he llevado al ver Cómo acabar con tu jefe. No se trata de una gran dirección, ni de una magnífica banda sonora. En absoluto. Las dos sorpresas tienen cara y nombre propio: Jennifer Aniston y Colin Farrell. Dos de los actores que, bajo mi opinión, han sido más sobrevalorados a lo largo de su carrera, consiguen ejecutar una actuación que eclipsa a los actores principales, y que alejan de la mente del espectador cualquier otro papel que hayan podido interpretar.
La primera, rehuye de los roles pastelosos a los que nos tiene acostumbrados, para inmiscuirse en la psique de una jefa obsesa sexual, que acosa a su subordinado sin ningún tipo de pudor. A decir verdad, me alejé tanto de la campaña publicitaria de esta película que tan solo sabía que aparecía Colin Farrell. No conocía el resto del reparto, y ni siquiera había visto un tráiler. Cuando Jennifer Aniston ha aparecido en pantalla no la he reconocido, y han tenido que pasar varios minutos hasta darme cuenta de quien era. ¿Jennifer Aniston diciendo “cochinadas”? Me encanta.

Por otro lado, Colin Farrell interpreta a un jefe cocainómano, extravagante y muy irritante llamado Bobby. La excelente actuación de Farrell hace que un personaje muy secundario se convierta en una de las estrellas de la película, haciendo que el espectador desee que aparezca más. De hecho, uno de los escasos errores que encuentro al film es el no haber explotado más a personajes tan carismáticos como Bobby.
Farrell se deja llevar, y da manga ancha a su histrionismo más extremo para interpretar a un cocainómano que, en ocasiones, recuerda al personaje interpretado por Johnny Depp en Miedo y asco en las Vegas. Sin lugar a dudas, lo mejor de Cómo acabar con tu jefe.

El resto del reparto cumple con creces. El trío protagonista, formado por Jason Bateman (Ases calientes), Charlie Day (Ley y orden) y Jason Sudeikis (Rockefeller Plaza), son la base cómica sobre la que se cimienta el guión. Especialmente divertidas son las situaciones en las que se ven involucrados los personajes de Bateman y Day, siendo Sudeikis el peor parado en cuanto a gags se refiere.

También cabe destacar la actuación de Kevin Spacey y Jamie Foxx que, pese a contar con papeles secundarios, consiguen llenar la pantalla con su presencia, y cuentan con más de un momento divertido.

La dirección de Seth Gordon es correcta, sin florituras, directa al grano. Consigue mantener un ritmo constante, evitando que el espectador desconecte del film. A esto también ayuda la sencillez del guión, escrito por Michael Markowitz, John Francis Daley y Jonathan M. Goldstein, los cuales tiran, a veces demasiado, de chistes soeces. Éste es otro de los escasos puntos negros que encuentro en la película, el abuso de un vocabulario demasiado sucio sin una situación que los justifique. Soy el primero que me río con chistes de pedos, pero cierto vocabulario a destiempo no me hace demasiada gracia.
La fotografía de David Hennings cumple con su cometido, y la música de Christopher Lennertz no resalta especialmente, pero cumple con su función holgadamente.
En definitiva, Cómo acabar con tu jefe es una comedia divertidísima, con un humor en ocasiones demasiado sucio, que entretiene muchísimo y consigue sorprender al espectador gracias a la actuación de alguno de sus protagonistas.
Lo mejor: Colin Farrell y Jennifer Aniston.
Lo peor: El abuso de vocabulario demasiado explícito.

Un comentario sobre “‘Cómo acabar con tu jefe’: Doble sorpresa inesperada

  • el 5 octubre, 2011 a las 8:07 pm
    Permalink

    Llevaba siglos (exagero… años xD) sin ir al cine. Hoy he visto esta película.

    Comprendo la visión de la crítica, pero para mi todos los actores están muy bien, sin excepciones. La película es sencilla, sin mucha exigencia, sin florituras, pero todos están perfectamente en su sitio haciendo su papel. Eso me ha gustado mucho.

    Para mi a mitad de la película se ve que se extienden demasiado, y el final queda algo atropellado, por el resto, la recomiendo. No es gran cosa, pero te da bastante más que las que te prometen demasiado.

    Respuesta

Deja un comentario