‘Piratas del caribe: En mareas misteriosas’: Depp salva la papeleta… y poco más

Las críticas de David P. “Davicine”: Piratas del caribe: En mareas misteriosas
 Piratas del Caribe : La maldición de la Perla Negra llegó en el año 2003 como una película repleta de acción y aventuras a la antigua usanza, basada en la atracción del mismo nombre del parque temático de Disney, pero acabó convirtiéndose en uno de los estrenos de mayor éxito, economicamente hablando, del año. Por si fuera poco, puso a Johnny Depp en el lugar que se merecía, en la lista de los mejores actores y mejor pagados, gracias a su magistral representación, si es que él no es así, del Capitán Jack Sparrow. La secuela del 2006, Piratas del Caribe : El cofre del hombre muerto, así como Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo, del 2007, empezaron a decaer en lo que a historia se refiere, o más bien cayeron del todo en una mera sucesión de aventuras y gags de Depp/Sparrow, sin demasiado hilo argumental…Algo no podra dudarse de esta saga, y es que entretenían, pero sin alma, por decirlo de alguna forma, en gran parte debido a la excesiva duración, cercana a las 3 horas, donde debían rellenar con cierta narración ausente, donde todo apuntaba que la trilogía debía terminar como una gran saga de aventuras, sin necesidad de intentar exprimir aún más el fenómeno Sparrow.

Ya sabemos que la crítica no siempre acompaña a la recaudación, y viceversa, por lo que, a pesar de las malas críticas que han solido acompañar a la franquicia, el público siempre la ha respaldado, entre el que me incluyo, pues como “crítico” admito que la trilogía me comenzó a aburrir, pero como espectador no he faltado a ninguna cita con Jack Sparrow, para intentar disfrutar de un rato entretenido, en mayor o menor medida. Y dado que la recaudación siempre ha sido alta, y a fecha de hoy tenemos varias entregas de la saga entre las 10 más taquilleras de la historia, llega la cuarta entrega de la saga, renovada en cuanto a reparto, pero con Depp repitiendo en su papel de siempre.
Ayer, día 19 de mayo, pude asistir al preestreno que tuvo lugar en los cines Cinebox Vallsur de Valladolid, donde se respiraba ambiente aventurero, donde la gente iba con las expectativas altas… y quizas ese ha sido el mayor fallo de este visionado, esperar que hubieran resuelto los fallos que hicieron de la tercera una de las peores películas de la franquicia,… y no ha sido así.
Piratas del Caribe : En mareas misteriosas ha reducido en extremo la narrativa, han reducido la complejidad del guión, han reducido el número de personajes… todo a favor de la simplicidad de la historia y facilitar seguir la trama de la película para el fin que ha sido creada: Divertir. En esta reducción han caído parte del reparto principal de las primeras entregas: Keira Knightley y Orlando Bloom, cuyos personajes, Elizabeth Swann y Will Turner, ni siquieran son citados para saber que ha sido de ellos, suponemos que dejando abierta su historia por si regresan a la saga; Johnny Depp no ha faltado a su cita, encabezando el reparto, y acompañado por un nuevo miembro que ha representa a un romance de su pasado, aportando frescura a la trama: Penélope Cruz.
Entre los cambios que ha sufrido la película, o más bien la saga, han dado un nuevo aire a la misma cambiando al director, siendo Rob Marshall el encargado de reemplazar a Gore Verbinski, una idea buena pues Marshall es un gran director, con experiencia con (Nine) y que llegaba con ganas de mejorar la franquicia, pero, por desgracia, los guionistas siguen siendo Ted Elliott y Terry Rossio, y no han intentado corregir sus errores del pasado, aportando más giros argumentales a la pelicula, refrescando la trama y aligerando el peso de ciertas escenas,.. algo que también es culpa del director, y, lo más importante, que no han reducido la duración media de la franquicia, pues de nuevo, con 128 minutos, siendo bastante menos larga que su predecesora, sigue siendo pesada. Es curioso que, con menos duración, falta presentar de  mejor forma a ciertos personajes, han alargado secuencias, como la de la selva, que eran innecesarias, y han prolongado hasta la infinidad ciertas peleas de espadas que bien podrían haberse resumido en un par de golpes. Algunas secuencias hacen que sus predecesoras caigan en el olvido tras la duración de las mismas.
Una de las partes que quizás podamos echar en cara a los guionistas es la trama, pues ante una buena idea, la búsqueda de la Fuente de la Juventud, tomando como base de la historia la novela de Tim Powers En costas extrañas, no han añadido ninguna historia adicional a la película, que permita tener algo más de intriga a la misma, y algún que otro giro para que conozcamos mejor a los nuevos personajes y no se exprima hasta la saciedad la personalidad de Sparrow y la frescura de . Al menos encontramos en esta búsqueda un nuevo personaje, de bastante relevancia, aunque poco tiempo en pantalla, Barbanegra (Ian McShane), un pirata real, conocido por todos los libros de historia y cientos de películas de aventuras, muy bien presentado en pantalla, con una gran caracterización, pero bastante más endeble de lo que se espera del capitán del Bucque de la Venganza de la Reina Ana. Es decir, los personajes sufren un desgaste excesivo en la inactividad de una historia que se sujeta con hilos, y que incluso incluye un romance imposible entre un joven misionero (Sam Claflin) y una sirena presa (Astrid Berges-Frisbey) que podría haber dado bastante juego, y ha quedado como una mera anecdota.
A los fans de la saga esta claro que no les disgustará la película, pues tendrán suficiente al encontrarse con la misma atmosfera que encandila a los seguidores de Piratas, conservando la esencia aventurera, y, por su puesto, lo más importante: Johnny Depp, que no puede ser acusado del fracaso de esta entrega, pues él sigue ofreciendo lo mejor de sí al personaje, gastando energías en dotar al mismo de una entidad que por si sola puede llenar la pantalla. De hecho, y siguiendo con el reparto, los actores que repiten lo hacen con bastante elegancia, y algun que otro cambio en su registro, como Geoffrey Rush, que sigue como Barbossa, pero ofreciendo una débil sombra de su antiguo ser dado el giro que ha dado a su vida. Al menos, siempre nos queda el aliciente de ver a Penélope Cruz, que si bien tiene muchos seguidores, también tiene bastantes detractores, y aquí no podemos más que decir que cumple con el rol que le han asignado, aportando el aire fresco que necesitaba la saga, como el alter ego femenino de Depp, la mujer pirata que necesitaba la saga. reemplaza a Knightley en un rol femenino mucho más relevante, casi a la par que Depp, dando vida a Angélica, capaz de convencernos de su personaje como para querer saber más de su pasado, aunque falla en las proporciones, pues rodó la película embarazada, intercambiándose en el rodaje de ciertas secuencias por su hermana Mónica, haciendo que cambie de tamaño y forma constantemente entre las tomas.
Lo mejor de la película es la banda sonora de Hans Zimmer y el toque fantasmagórico de la saga, que  siempre ha estado rodeada de seres irreales, de personajes nacidos de las sombras, y ahora le toca el turno a unos seres de moda gracias al cine y la televisión, los zombies, quienes no pueden competir en protagonismo con los fantasmas de La maldición de la Perla Negra ni los dientes afilados de las sirenas, algo a lo que sí que no estamos acostumbrados. Lo peor, el punto culminante de nuestros protagonistas frente a la Fuente de la Juventud, totalmente olvidable, muy similar a lo visto en otras grandes sagas aventureras, como Indiana Jones y la Última Cruzada.
La franquicia, al igual que la Perla Negra, se ha hundido en el agua, y costará rescatarla.

También te puede interesar

Deja un comentario