‘Piratas del Caribe: En mareas misteriosas’: A mayor duración, menor entretenimiento

Las críticas de Óscar M.Piratas del Caribe: En mareas misteriosas

La saga que volvió a poner de moda a los piratas (tanto en el cine como en la televisión) estrena otra entrega de las aventuras del capitán Jack Sparrow (Johnny Depp), quien, tras su muerte (en la segunda parte) y resurrección (en la tercera) ahora busca la fuente de la eterna juventud, tal y como se mostró al final de Piratas del caribe: En el fin del mundo.
Esta idea, que en principio puede parecer original (por volver a retomar los argumentos basados en las andanzas de los navegantes del siglo XV y XVI, cuando Cristóbal Colón y Ponce de León, entre muchos otros, colonizaban la parte del mundo no invadida por europeos hasta ese momento) se vuelve interminable en esta película, llegando a durar dos horas y media en las que, prácticamente, sólo realizan el camino para llegar hasta la fuente.

La búsqueda de la fuente de la juventud no deja de ser una excusa para las carreras, peleas y batallas navales que rellenan la película, al igual que en toda la saga; sin embargo, en esta ocasión (y ya desde la entrega anterior), el argumento se ha vuelto tedioso, excesivamente largo e innecesariamente extenso. A pesar de ésto la película no se hace aburrida, porque no dejan de suceder cosas en pantalla, pero sí se hace pesada y  soporífera y algunas escenas son perfectamente reducibles o eliminables, con una oportuna elipsis, sin que la idea general del argumento se pierda en ningún momento.
Rob Marshall toma el testigo donde lo dejó Gore Verbinski, tras haber rodado las tres primera películas, y ha rodado una película que sigue el estilo marcado por las anteriores, sin aportar mucho de su parte, a excepción de los planos aéreos “estilo Perdidos” de los personajes caminando por la jungla o para mostrar objetos o lugares que encuentran a su paso.
Además de la interminable extensión del guión hay agujeros argumentales en él que quedarán para la posteridad como claros ejemplos de cómo no saber explicar cosas que suceden en pantalla y utilizar la forma más fácil posible, es decir, obviarlas. Por ejemplo, cómo Jack consigue subir hasta la parte superior de la palmera sin desatarse (y sin pasar por las hojas de la palmera) o cómo el barco de Ponce de León ha llegado al lugar en el que se encuentra (es de esperar que los que criticaban este tipo de detalles a la serie Perdidos no concedan estas licencias narrativas como válidas, que nada tienen que ver con la magia, como en el caso de otras escenas).

Quizás el único punto fuerte y novedoso de esta entrega lo aportan las sirenas (por ello tienen un póster promocional exclusivamente dedicado a ellas, que Disney sabe muy bien cómo atraer al público a las salas), que aquí aparecen convertidas en sirenas-vampiro que no cantan, sino que cazan. Un detalle hará que más de un espectador recuerde a Daryl Hannan en la película de los años ochenta Un, dos, tres… Splash cuando vea a los seres mitad mujer mitad pez.

Tras la salida de Orlando Bloom y Keira Knightley de la franquicia, nos quedan Johnny Depp, Geoffrey Rush y el secundario Kevin McNally como veteranos de la saga, a los que se han sumado Ian McShane (en un papel muy similar al de Davy Jones de las anteriores películas), y, muy desafortunadamente, Penélope Cruz; que, en esta ocasión, no sólo corrobora que su talento interpretativo es nulo, sino que, además, su inglés es absolutamente deplorable, artificial y carente de entonación (prácticamente como todo lo que recita en pantalla con su particular y chirriante tono de voz, sea en el idioma que sea).
Además hay que sumar la continua y nefasta decisión de los guionistas de incluir frases en español tanto a su personaje como al de Óscar Jaenada, e, incluso, al de Johnny Depp, lo cual, además de suponer una aberración sonora plantea una incoherencia básica cuando la acción se desarrolla en tierras españolas y continúan hablando en inglés; por no hablar de los problemas que generará al equipo de doblaje.

El departamento de vestuario ha optado por vestir a la protagonista de la película como si fuera una gitana de mercadillo (pendientes incluidos), otorgando a su personaje un aire más chabacano si cabe; y el maquillaje se ha excedido en algunas escenas donde claramente se puede apreciar en exceso su trabajo, pero lo compensa con otras en las que, por ejemplo, las quemaduras del sol son bastante realistas.

Hans Zimmer continúa siendo el compositor de la saga y no escatima a la hora de abusar del tema principal de la película y lo utiliza durante cada pelea, lucha o batalla, consiguiendo que el espectador termine con un empacho de “sinfonía pirata”. Por lo demás, el resto de la banda sonora es bastante similar a la de anteriores entregas y no supone una gran novedad en este capítulo.

Aunque parezca increíble estamos ante otro flagrante caso de uso y abuso de las 3 dimensiones (continuando con la estúpida moda de hacer las películas a 3D); no sólo es absurdo e innecesario, sino que, además, no se nota durante el metraje, es decir, que prácticamente es como verla en 2 dimensiones, porque no hay nada que diferencie a una versión de la otra. En su favor hay que decir que, por fin, en los planos con movimientos un poco más rápidos la imagen no se convierte en un borrón lleno de píxeles indescifrables, probablemente porque las luchas con espadas están basadas más en la coreografía que en los movimientos de cámara.

En los interminables títulos de crédito (lógicos teniendo en cuenta el gran trabajo de postproducción de una película como ésta) hay una mención especial a la hermana de la protagonista (a quien se recurrió cuando ésta se quedó embarazada), el desembarco de su familia en EE.UU. ya está en marcha por lo que se ve; y tras ellos una escena extra que nos indica que Piratas del Caribe 5 ya está en marcha, y ya se ha avisado de que hay escrito un guión (esperemos que mejoren en calidad y reduzcan en duración).

A pesar de todo, Piratas del caribe: En mareas misteriosas no es tan confusa argumentalmente como lo era la tercera parte, y cumple perfectamente su cometido de película de entretenimiento veraniega (aunque con una duración un tanto excesiva y menos cómica que las dos primeras partes).

También te puede interesar

9 comentarios sobre “‘Piratas del Caribe: En mareas misteriosas’: A mayor duración, menor entretenimiento

  • el 16 mayo, 2011 a las 11:50 am
    Permalink

    Jajaja, veo que te ha gustado la película!
    Según tu crítica es justo lo que me esperaba. No tengo la más mínima intención de ir a verla. La segunda parte ya me pareció un poco más de lo mismo, y la tercera directamente ni la vi. Y la duración de cada una es que las hace infumables, y por lo que veo no es algo que hayan querido solucionar en esta nueva trilogía que quieren hacer.

    Lo que me he reído con lo de Penélope Cruz, jajaja. Veo que te gusta la actriz, que por cierto a mí siempre me ha parecido horroroso su acento inglés. No entiendo cómo le dan papeles en Hollywood.

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2011 a las 1:09 pm
    Permalink

    Que calidad interpretativa se puede esperar de un guión meramente comercial? Me parece a mi que tu critica de la película se ha dejado ennegrecer por cierto odio premeditado a Penelope, que si bien estoy de acuerdo en que su ingles deja mucho que desear…en cuanto a sus cualidades para actuar es de lo mejor del panorama actual, los directores se la rifan, y ya ha sido tres veces nominada al Oscar…sin embargo no dice usted nada de johny depp, cuyos papeles no salen del Jack sparrow y lo Burtoniano, puesto a hablar de calidad interpretativa…

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2011 a las 1:32 pm
    Permalink

    Tengo ganas de verla esta semana para juzgar y opinar sobre la crítica de ÓScar, aunque lamentablamente la veré doblada, y no "disfrutaré" de los placeres oratorios de Pé. Eso sí, si que se nota resentimiento por Pé, jejjeje

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2011 a las 5:03 pm
    Permalink

    No mi amigo, alguien que piensa que Penélope Cruz tiene un nulo talento interpretativo, definitivamente, no debería escribir criticas de cine, te invito a ver la fitografía de esta mujer y te darás cuenta, que aunque su ingles sea pésimo, al igual que el de todos los ibéricos, es una maravillosa actriz. En cuanto a las das partes de tu critica, realmente decidí ignorarlas, no tienes el feeling para venir a hablar de películas, así que iré a ver la película y decidiré yo mismo
    A los que lean esta critica del infame Oscar, lamento informarles que han perdido 5 min de su vida

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2011 a las 6:02 pm
    Permalink

    Donde se pierde tiempo es leyendo tus comentarios querido Anonimo. La misma opinión que quieres plasmar aquí defendiendo a Pe (que me parece muy bien)lo podías haber hecho sin faltar al autor de esta crítica. Cada uno tiene su opinión y punto. Así que si vas a continuar en esa línea muchos agradeceríamos que te abstuvieras de comentar.

    Por cierto, a qué te refieres con "todos los ibéricos"? Porque sé de muchos que hablan el idioma de Shakespeare mejor que bien. Que la pobre Pe no tenga facilidad para los idiomas no sé qué tiene que ver con eso que dices.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2011 a las 6:31 am
    Permalink

    Coincido con Javier, pues realmente hay opiniones distintas, y esa es la gracia de las críticas, leer opiniones variadas, que puedes estar de acuerdo o no, pero siempre desde el respeto. Yo no puedo juzgar la película, pues hasta el jueves no la veré, pero sí he de decir que aunque tenga una gran filmografía Pé, no soy un fan suyo, y no me suele gustar su forma de trabajar.

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2011 a las 7:48 am
    Permalink

    Estimado "Anónimo",

    Siento que considere que leer mi crítica es perder 5 minutos, yo, por el contrario, no considero que ver esta película sea perder más de 2 horas y media de mi vida.

    Sabía que la crítica podía generar polémica, pero no hasta el punto de llegar al insulto, cosa que no es necesaria para justificar su opinión.

    El talento de la actriz en cuestión es muy cuestionable, y sólo hay que revisar su filmografía para comprobar que siempre hace el mismo papel y siempre lo hace igual: mal; para ella interpretar es recitar de memoria el guión y, con todo el respeto, no tiene variedad de registros, no es creíble y siempre parece artificial (Johnny Depp, al menos, se cree su propio personaje).

    No es una justificación válida que al ser una película comercial el nivel interpretativo tenga que ser malo; El señor de los anillos también es "comercial" y no sobreactúa ningún actor.

    Y sobre los premios a los cuales ha estado nominada… no creo que tenga que explicar los agasajos con los cuales se decoran dichas nominaciones o premios por parte de las productoras.

    Un saludo,

    Óscar "El infame" 😉

    Respuesta
  • el 17 mayo, 2011 a las 9:53 am
    Permalink

    Yo iré a verla, hice una promesa.
    Tampoco estoy muy entusiasmada con Pe en la peli, también opino que hay mejores actrices.
    Ya contaré que me ha parecido.
    Un apunte: el mundo seria muy aburrido si a todos nos gustara lo mismo.

    Respuesta
  • el 20 mayo, 2011 a las 11:30 pm
    Permalink

    Pues a mí me ha gustado la crítica de Óscar, tal vez compartamos la misma opinión sobre Pé. ¿Seré yo otro infame?

    Respuesta

Deja un comentario