‘La gata sobre el tejado de zinc’: Magistral obra sobre la existencia humana

Las críticas de David P. “Davicine”: La gata sobre el tejado de zinc
La gata sobre el tejado de zinc no es tan sólo una de las mejores películas de Elizabeth Taylor, sino que además es la mejor obra tetral de Tennessee Williams, traspasada al cine con maestría con guión de Richard Brooks y James Poe, dando forma a un drama familiar centrado en los valores de la existencia humana expuestos gracias a un conflicto matrimonial con una homosexualidad implícita del protagonista, en una época inoportuna que obligaba a ocultarla.
La película nos presenta a un matrimonio en plena crisis: Brick (Paul Newman) y Maggie (Taylor), quienes se trasladan a la mansión familiar donde se celebra el sesenta y cinco cumpleaños del padre del esposo (Burl Ives), un hombre hecho a sí mismo que, motivado por una grave enfermedad, se encuentra al final de sus días. La cercana muerte del cabeza de familia hace que sus otros hijos pretendan sacar provecho de la misma: Gooper (Jack Carson) y mujer Mae (Madeleine Sherwood).

Era difícil lograr llevar a la pantalla grande todos los entresijos de la obra de Tennesse Williams, La gata sobre el tejado de zinc, la cual presenta, dentro de su trama, multiples temas, desde la afable hipocresía hasta el amor y las relaciones entre padres e hijos, pasando por la codicia y la envidia, realizando una profunda reflexión sobre la vida y sobre el ser humano, todo ello aderezado con impecables diálogos y conflictos dramáticos, acentuados gracias a unas memorables interpretaciones encabezadas por la pareja formada por Elizabeth Taylor y Paul Newman.
Y es ahí, en la interpretación, donde está el auténtico valor de la película, además de su maravilloso guión, pues Taylor y Newman dan lo mejor de sí. Taylor nunca estuvo tan sensual, tan exquisita, tan carnal… donde cada gesto tiene un significado, e inclso es capaz de transmitir sus sentimientos cuando permanece inmóvil. Newman, una estrella de renombre en esa época, logró catapultarse a la cumbre gracias a esta película, pero ni él ni Taylor ensombrecen el gran trabajo de los secundarios de lujo, entre los que destacan Judith Anderson, Jack Carson y Madeleine Sherwood, que logra que la odiemos desde el primer momento como una terrible cuñada. Eso sí, debemos prestar especial atención a la magistral interpretación de Burl Ives, quien ya sabía lo que era realizar su papel al haberlo interpretado con anterioridad en la misma obra de Broadway. Ninguno de los actores sobra, y tampoco ninguno realiza un trabajo al que se le pueda reprochar algo, pues todos bordan su papel, dotando a sus personajes de un realismo asombroso.
Gracias a los diálogos podemos difrutar de una ironía sutil durante gran parte de la película, ayudando a hacer más grande esta película, que es difícil de olvidar y logra conmover a cualquier espectador. Y los diálogos nos trasladan a una doble identidad de los personajes y sus relaciones dentro de la mansión donde todo tiene lugar. El piso superior nos muestra las emociones superficiales y las conversaciones hipócritas, mientras que todo lo que sucede en la planta baja gira en torno a la avaricia, para entrar en el sótano, donde realmente podemos ver la relación más real, donde los sentimientos surgen entre los miembros de la familia.
Lo único que reprocho de la película es recibirla censurada en su versión doblada, desde el título (donde han suprimido la palabra “caliente”) hasta ciertas secuencias que ocultaban, en plena censura, algunas connotaciones homosexuales, pero que aún así podemos decir que estamos ante una obra maestra en la que todo encaja a la perfección, y que enseña de verdad lo que es hacer cine.

También te puede interesar

2 comentarios sobre “‘La gata sobre el tejado de zinc’: Magistral obra sobre la existencia humana

  • el 31 mayo, 2011 a las 6:14 am
    Permalink

    gracias David, es una de mis favoritas, nunca me cansaré de verla…que pena que haya tan pocos actores que sepan transmitir sus personajes como lo hacian Newman Y Taylor. Al menos Redford sigue trabajando…..

    Respuesta
  • el 31 mayo, 2011 a las 6:44 am
    Permalink

    La verdad es que es una gran película que se merecía estar en una de nuestras revisiones de cine clásico.

    Gracias por comentar!!!! y sí, una lástima que algunos ya no esten con nosotros.

    Respuesta

Deja un comentario