John Williams: El maestro. Capítulo 5

John Williams: El maestro.
Capítulo 5

El nuevo milenio llega cargado de grandes momentos musicales a cargo de John Williams, que parece vivir una segunda juventud en cuanto a producción se refiere. El Patriota, en 2000, resulta ser un más que meritorio trabajo que logra desembarazarse del halo de patriotismo americano que exuda la película. Williams se apoya en todo su bagaje compositivo para regalarnos vibrantes momentos de acción y líricos pasajes que sirven de manera magistral a una película demasiado comparada con Braveheart por demasiados motivos pero que, en cuanto a score se refiere, rivaliza con el magistral score de aquella llegando incluso, para algunos, a superarla.

Harry Potter y La Piedra Filosofal permite a Williams crear un nuevo icono musical para el nuevo milenio, y es que pocos cinéfilos no asocian al mago adolescente con los primeros acordes del tema principal que creó para él. De nuevo encontramos melodías donde la fantasía se desborda y nos traslada a un mundo mágico como ya ocurriera en Hook. Williams hace uso de una instrumentación abundante llegando incluso a adivinarse cierta inspiración barroca en ciertos momentos en un score que le catapultó al éxito entre los cinéfilos más jóvenes.

El Ataque de los Clones, en 2002, supone la continuación de la nueva trilogía de Star Wars. Si bien inmaculado desde el punto de vista formal, el score que creó para la ocasión no llega a transmitir la emoción evocadora de otras composiciones del autor, siendo de nuevo achacable más a la historia en si que a su labor compositiva. Si bien podemos destacar ciertos pasajes como un tema principal de romántica inspiración clásica.

En las dos nuevas entregas de Harry Potter, La Cámara de los Secretos y El Prisionero de Azkaban, en 2002 y 2004 respectivamente, John Williams recupera el que será un personaje definitorio de su música en esta década. En estos dos nuevos y brillantes trabajos es capaz de innovar dentro de la continuidad de una historia que gana en matices, situaciones, personajes y aventura. Si en la primera se mueve en una línea más continuista respecto al primer score, en la segunda nos ofrece un tono oscuro, tétrico,

El ultimo episodio de la saga galáctica, La Venganza de Los Sith, cierra de manera brillante la nueva trilogía desde el punto de vista musical. De nuevo encontramos vibrantes pasajes de acción sin respiro que impresionan nuestro oído y de nuevo Williams recurre a los arreglos corales para un tema principal oscuro y donde realmente se dejan ver los elementos que enlazarán con la siguiente/clásica trilogía. A falta de un próximo especial sobre la obra galáctica de Williams, es la opinión de este humilde cinéfilo y fan acérrimo de Star Wars que la trilogía musical de John Williams para los episodios I, II y III supera ampliamente a su contrapartida en la pantalla grande.

Memorias de Una Geisha, en 2005, supone el contrapunto lírico a una década cargada de acción y emoción. La historia de una pobre niña desahuciada y de su ascenso dentro de un mundo tan fascinante como esclavo.

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, en 2008, reune a John Williams una vez más con uno de sus personajes fetiche. Si bien la película no estuvo a la altura de las espectativas generadas entre los fans del doctor Jones de todo el mundo, el score de nuevo nos transporta a la aventura más genuina. Como ya sucediera en otras entregas, Williams parte de un tema principal ya mítico para construir una aventura basadas en nuevos matices y arreglos orquestales, que básicamente es la misma receta que siguió en las anteriores entregas y que de nuevo le da el éxito acostumbrado.

Como avance, podemos destacar la participación de John Williams en Tintín y el Secreto del Unicornio, cuyo estreno está previsto para este año, y en Lincoln, prevista para 2012.

John Williams es un creador de sueños. Del mismo modo que nuestro ojo recuerda vívidamente aquellas imágenes del celuloide que forman parte de la historia del cine y de la nuestra, el oído puede erizar nuestra piel, aumentar el pulso cardiaco, hacer que nuestra imaginación vuele… y todo ello con sólo unas pocos sonidos. Lograr algo así está al alcance de muy pocos maestros. John Williams es uno de ellos.

¡Hasta pronto!


Leer John Williams: El maestro. Capítulo 4

También te puede interesar

2 comentarios sobre “John Williams: El maestro. Capítulo 5

  • el 16 mayo, 2011 a las 6:49 pm
    Permalink

    Lo digo o no lo digo?? …. Venga va… grande John Williamas!!!!
    😉

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2011 a las 7:09 pm
    Permalink

    Jajajaja!! Vaaale, ha quedado claro. El próximo especial será sobre la historia de los Oscar y después probablemente llegue el esperado especial de Star Wars.
    En cualquier caso el público es libre de sugerir lo que le gustaría ver por esa sección así que…

    Respuesta

Deja un comentario