‘Sucker Punch’: Inclasificable video musical

Las críticas de Luiso: Sucker Punch


Las visitas al mundo onírico y más dentro de una película, nunca me han resultado fáciles de entender, ya sea por un excesivo realismo u objetivismo por mi parte, o bien porque después de leer La Crónica del pájaro que da la vuelta al mundo de Murakami casi me da un ataque de ansiedad.

Si bien la manera de presentar este descenso a mundos imaginarios en conexión con la realidad puede ayudar mucho a su comprensión, y además suele ayudar a crear un efecto importante dentro de la película.

Por ejemplo, en Los Otros se descubría la realidad sobre los protagonistas y el entorno extraño en el que “vivían”, dando un efecto dramático e impactante al final, característica básica del cine de Amenabar.

Bien… la verdad es que la comprensión de la historia no es tan sencilla en Sucker Punch y a veces parece un mero camino al exhibicionismo de carne, música rompedora y escenas de acción por ordenador.

Explicaría algo más del argumento, pero no quiero crear spoilers innecesarios, solo diré que las imágenes más “coloreadas” del filme pertenecen al mundo imaginario que la protagonista crea evadiendose de la realidad, y que envuelven tanto a sus compañeras de encierro como a los otros personajes “reales” ( si esta definición es posible ) del filme.

En ese mundo imaginario todo es posible y controlado por la mente de la protagonista, una Emily Browning que ha crecido mucho (y tanto…) desde Una serie de catastróficas desdichas pero a la que parece gustar estos papeles cercanos a la irrealidad, y que interpreta, o al menos posa de forma correcta, en la imagen de joven delicada y virginal, tentación causante de la ruina moral de muchos hombres.

En ese camino le acompañan cuatro tentadores cuerpos más, Vanessa Hudgens, nueva juguete roto de Hollywood, Abbie Cornish, Jena Malone y Jamie Chung, y juntas se enfrentan a dragones, soldados alemanes de la primera guerra mundial, orcos, y robots que ya habia combatido Will Smith en las diferentes misiones que Scott Glenn (mero sustituto circunstancial de David Carradine, según mi impresión) les va poniendo cual Angeles de Charlie o Bella Fuerza 5 cualquiera, para conseguir escapar de su encierro.

Cierto mensaje feminista y contra la tan contraída violencia de genero si que existe en la película, sin casi espacio para la redención masculina en el filme, uno sale de la sala odiandose un poquito, y más al reconocer que invitarías a una, si no a todas las protagonistas a tomar una copa, pero que demonios, en cierta manera es lo que persigue el filme…

Como dije al principio, mero objeto para lograr unas imagenes de accion espectaculares (todas por ordenador) con tiros, explosiones, espadazos, dragones… aderezados por una banda sonora y musical rompedora y sin precedente alguno (que algo original y puntero si que tiene la película, no perdáis la oportunidad de conseguirla) con temas de Bjork, Skunk Anansie, e incluso dos interpretados por la propia Emilie Browning, que en este filme ha hecho méritos para desplazar a Megan Fox o alguna otra de nuestros sueños más humedos…

Deja un comentario