Sangre y cenizas (XIV): ‘Jóvenes ocultos’

A veces para cazar vampiros hay que remontarse a sitios que creíamos olvidados de nuestro pasado pero que siempre han estado ahí. Para mí es un tanto incomprensible el hecho de que títulos como Jóvenes Ocultos tengan tanto peso en mi memoria. Joel Schumacher traía a la gran pantalla en 1987 esta producción dirigida al público juvenil en la que encontramos a unos Jason Patric (Sleepers) y Kiefer shuterland (Vidas ajenas, 24) perfectamente reconocibles.
En Jóvenes ocultos una familia compuesta por una madre y dos hijos se trasladan a una animada pero violenta ciudad costera tras el divorcio de ella. El menor (Corey Haim) es un chico con mucha imaginación aficionado a los cómics y su hermano Michael (Jason Patric), un adolescente apuesto y atlético. Éste se verá seducido por una chica que frecuenta la compañía de una banda de moteros de mala reputación.
Pero tras esa fachada amenazadora el grupo de indómitos jóvenes molestos esconde un secreto disfrazado de rumor. En realidad se trata de un clan de vampiros responsable de muchas de las desapariciones de la zona. La banda intentará captar a Michael aprovechando la instintiva atracción que sufre por Estrella (Jamie Gertz, Twister). Cuando el joven comience a transformarse en una criatura como ellos y descubra la naturaleza asesina de sus nuevos compañeros, su hermano Sam hará todo lo posible por ayudarle a acabar con David (Kiefer Shuterland) y su grupo.
La película, que ha contado con varias secuelas, fue muy popular en su década y cuenta con nombres que han podido hacer carrera en el cine y la televisión. Desde luego es una película sin pretensiones artísticas, entretenida, que cuenta entre sus principales méritos con localizaciones bien escogidas (los barrancones, el bosque, la playa, la cueva donde los vampiros se esconden del día), la banda sonora y la caracterización sencilla pero efectiva de los no muertos como licántropos con costumbres animales de murciélagos vampiro, una manada acechante de animáles de ímpetu joven y sangre inmortal.
Por contra, muchas de las escenas que cuentan con la presencia del hermano menor buscan atraer a un público más familiar pero hacen caer en el ridículo algunas escenas, como cuando sospecha que su madre (Dianne Wiest, Eduardo Manos Tijeras) sale con un vampiro y somete al hombre durante la cena a todo tipo de estúpidas pruebas para tratar de demostrarlo, sin éxito.
Además, la atracción que Michael siente por Estrella, el motor de la película, puede responderse por la juventud y los instintos y por el influjo sobrenatural de la chica, pero una correspondencia igual de apasionada por parte de ella no tiene ningún sustento ni explicación en la trama más allá de la cara bonita del actor que interpreta al joven.
El hilo de los sucesos es la progresiva transformación de Michael y la posterior caza de los vampiros para tratar de volver atrás el proceso. La forma en que se plantea esta lucha del personaje es interesante pero queda continuamente empañada por la comicidad que planea sobre buena parte de la historia. Los vampiros se ven una y otra vez como víctimas de lo que podríamos llamar Efecto Animadora (un villano puede pegar una paliza al capitán del equipo de rugby pero tiene serias dificultades para hacer lo mismo con un chiquillo o una joven flachulla y asustadiza que huye entre gritos).
Otras escenas, sin embargo, casi todas las que suceden en la cueva o el atardecer final, reflejan una intención que nos hace imaginar otra película de mucho más empaque si Jóvenes ocultos hubiera apostado de verdad por el cine de terror.
El vampiro según… Jóvenes ocultos (Spoiler).
*Origen. Beber sangre de vampiro da comienza al proceso de transformación.
*Motivación. Dar rienda suelta a los instintos, atemorizar, gozar de los placeres de una vida eterna sin miedo ni control.
*Poder. Una fuerza mayor que la de un ser humano normal, la capacidad de volar, poderes de sugestión y manipulación mental, regeneración.
*Entorno. Los vampiros de esta película aprovechan el entorno apartado y descontrolado para hacer pasar su caza como un crimen habitual más.
*Influencia. La fuerza de la juventud, los instintos y la inmortalidad son un ofrecimiento muy sugerente para alguien que no tenga la voluntad suficiente. Su estatus no es elevado sino que se esconden como integrantes de bandas juveniles para pasar desapercibidos.
*Debilidades. Tienen un rostro oculto monstruoso que los delata cuando cazan. Los animales son capaces de detectar su presencia maligna. Cuando la transformación se va consolidando la luz solar se vuelve muy molesta hasta un punto irreversible en el que quema su carne. El agua bendito les supone un peligro que deben evitar. Atravesar su corazón es letal. Acabar con el vampiro original de un grupo revierte la transformación de sus discípulos.

También te puede interesar

Deja un comentario