Crítica de ‘La Bella y la Bestia 3D’

Las críticas de David P. “Davicine”: La Bella y la Bestia 3D
Han pasado casi veinte años desde el estreno de La Bella y la Bestia en 1991 y, a pesar del tiempo transcurrido, éste sigue siendo uno de los clásicos más recordados de Disney, ganadora de dos Oscar a la Mejor Canción Original, y a la Mejor Banda Sonora, y con el mérito de ser la primera película de animación de la historia en ser nominada al Oscar como Mejor Película. También queda claro que fue la película que alisó el camino para crear, 10 años después, el Oscar a la Mejor Película Animada, cayendo ese primer Oscar lejos de las manos de Disney o su heredera, Pixar, pues fue para Shrek, de Dreamworks, en la que curiosamente se narra un cuento similar al de La Bella y la Bestia.
Estamos ante una ocasión única de poder disfrutar de nuevo en los cines de este clásico, que aprovecha la ocasión para lavarse la cara y adentrarse en el mundo del 3D, lo que realza la sensación de profundidad de la película. Lástima que el 3D no aporte mucho más, a excepción de la espectacularidad que logra alcanzar la escena del baile de Bella y Bestia, quizas una de las escenas más bellas en esta película de Disney, y que ha pasado a la historia como una de las más emotivas, alcanzando ahora un punto álgido de esplendor.

Es difícil realizar una crítica de una película que forma parte de nuestra infancia, pues su nuevo visionado nos trae emotivos recuerdos de la primera vez que la vimos, pero, a diferencia de otras películas que al verlas pasados unos años pierden su encanto, en esta ocasión podemos afirmar que mantiene intactas las sensaciones que nos provoca su visionado, desde la fascinación hasta la emotividad. Ahora bien, siguen destacando las escenas musicales, esas que nos han calado tan profundo que aún, hoy en día, se nos pone la piel de gallina al oir dichas sintonías,  y que seguiran marcando a las nuevas generaciones que se adentren a descubrir de nuevo los clásicos de Disney, independientemente si son en 3D o 2D. Todos estos momentos musicales consiguen reafirmarse como elementos primordiales de la narración, llegando algunos de ellos a cotas sublimes de belleza y emotividad, como si de un gran espectáculo de Broadway se tratase, donde los contados secundarios se transforman en centenares de personajes y voces que cantan y bailan al unísono, haciendo que nosotros, como espectadores, nos introduzcamos en tan magnífica sintonía, y se nos olvide, por un momento, que tan sólo estamos viendo una película.
Y es que, si los protagonistas tiene un gran peso en la película, los secundarios no pierden el tren, y se convierten en seres imprescindibles para conocer mejor lo que rodea el fantástico mundo de esta cinta, algo que ha ayudado a que sea recordada más allá de la joven y bella protagonista, devoradora de libros, que conoce a la Bestia, teniendo un corazón tan grande como su aspecto.
La bella y la bestia 3D recupera, de esta forma, la película de los 90, adentrándose en plena era digital, y logrando que Bella, Bestia, Gastón y el resto de secundarios de lujo resplandezcan más que nunca. Una ocasión que no debenmos perder los mayores para volver a disfrutar del clásico, y una forma de hacer que los mas pequeños de la casa amen, más que nunca, a estos adorables personajes, como son Lumiere y Din Don, entre otros. Quizás el 3D no fuera necesario, pero gracias a mantener intacto, dos décadas después, la mezcla de fantasía, romance, música, humor, y personajes memorables, merece que sigamos disfrutando de ella.

También te puede interesar

3 comentarios sobre “Crítica de ‘La Bella y la Bestia 3D’

  • el 22 noviembre, 2010 a las 12:50 am
    Permalink

    Sobre todo cuando tienes niños, es una peli que merece mucho la pena.

    Respuesta
  • el 13 diciembre, 2010 a las 8:19 pm
    Permalink

    A mí me gustó más la versión 2D, porque algunos colores eran menos artificiales que en la versión 3D.

    Pero, aún así, sigue siendo una buena película, y, salvo algún detalle de humor infantil, llegué a disfrutarla aún habiendo perdido la infancia, y, una vez dicho eso, ya dejo claro que "La bella y la bestia", ya sea en 2D o en 3D, ha logrado envejecer bastante bien, hasta mejor que películas con actores reales, como la versión de Richard Lester de "Superman II" o "Los inmortales"… y eso que esta última me encanta también…

    Tal vez no venga al caso, pero, ahora mismo, me pregunto yo: ¿Para cuándo una edición especial de la película original de "Los inmortales" en 3D, y con efectos visuales mejorados y otros nuevos?

    Respuesta
  • el 15 diciembre, 2010 a las 8:20 am
    Permalink

    Efectivamente, josefao, es un clásico que ha sabido envejecer, aunque era innecesario el paso al 3D, pues perdía la esencia y sólo ganaba la escena del baile, que de por sí era maravillosa.

    De los Inmortales, cuando arranquen a pasar al 3D todo, no sería raro verla, jejeje

    Respuesta

Deja un comentario