‘Repo-Men’, órganos a domicilio

Las críticas de Luiso: REPO-MEN

Las películas de ciencia ficción ambientadas en un futuro cercano son bastante comunes, todos los años salen un par de ellas, y suelen tener buena acogida en taquilla porque, normalmente el espectador sabe lo que esta yendo a ver.

Con Repo Men me entran ciertas dudas al respecto. Ahí están los avances tecnológicos que son el hilo conductor de la película que recuerdan la protesis de Will Smith en Yo, Robot, ahí esos grandes anuncios en los edificios de las grandes multinacionales con zeppelin incluido, al estilo Blade Runner, e incluso ese submundo de marginados deudores como en Codigo 46 o incluso la diferenciación social entre los implantados y no implantados parecida a Gattaca, donde por cierto ya actuaba Jude Law, aunque esto nos lleva ya a la derivación moralista similar a la película de Tim Robbins.

Porque Repo Men hay dos formas de verla.

Si quieres ver una película de acción con chismes futuristas y tiros y peleas, perfecto.Pero si quieres ver una película con sus moralinas y mensajes pues en Repo Men vas a tener de sobra.

Y quizás es aquí donde se pierde la película. Intenta entretener y ser película de acción y a la vez mandar mensajes moralistas por doquier.
Es más intenta llegar, en algunos momentos, a compararse a Blade Runner con la caída de nuestro antiheroe, su catarsis, su giro hacia el bien.

Curiosamente, uno de los abundantes temas en los que entra la película, la amistad y la lealtad entre compañeros resulta en un giro brusquisimo y un final inesperado, aunque no por ello mejor.

Pero es que el tratar este tema, junto al de la unión familiar y el matrimonio, además de la piedad y solidaridad con los menos favorecidos, la crueldad de las grandes empresas y de lo que son capaces para vender y, luego, sea como sea, recuperar sus productos si no pagas, junto con el ya mencionado camino del héroe es demasiado.

Demasiado para Repo Men y cualquier película. Así que yo os recomiendo verla para pasar un rato agradable, y sin estrujarse el cerebro ni el alma en entender todos los complicado matices sociales que el debutante (quizás esta sea la causa de tanto intento de grandeza) Miguel Sapochnik ha presentado en el film.

La actuación de Jude Law y de Forest Whitaker es aceptable, sobre todo la del primero, hace bastante bien de homicida que disfruta con su trabajo, osea cargarse gente aunque tenga la excusa de recuperar cosas.
Decae un poco cuando llega a padre de familia o tipo preocupado por los demás.

Liev Schreiber no lo hace mal, pero es que tiene esa cara siempre, parece sacado de Salt y sin inmutarse haberse metido en el rodaje de Repo Men.

Los efectos son buenos, aunque no abundantes, el paso a un metraje más oscuro cuando el antiheroe cambia se nota bastante, tanto que en algunas escenas es complicado distinguir cosas y del sonido solo destacan un par de canciones que se hacen muy evidentes al espectador cuando suenan en la película, como si estuvieran puestas para llamar la atención adrede, pero sin la clase de las aparecidas en Blade Runner en el mercado de mascotas por ejemplo.

Por cierto, a mi me gusta Dexter, y creo que al director también… me extraña que no le hayan acusado de plagio.

Deja un comentario