‘Predators’: Continúa la caza

Las críticas de Carlos Cuesta: Predators

Predators nos devuelve al universo de esta popular raza alienígena cazadora, hipertecnológica y tribal y lo hace para intentar traernos más emoción en torno a la cacería humana. En esta nueva producción con el sello de Robert Rodríguez, y la dirección de Nimród Antal, del que no había tenido el gusto de ver nada hasta ahora, varios representantes de los colectivos bélicos más destacados de la Tierra, y algunos criminales, son enviados a un planeta que los depredadores utilizan como reserva de caza.

Todos ellos son arrojados en paracaídas sobre este escenario y harán causa común cuando descubran que son las presas de estos seres y que el lugar es en realidad un planeta diferente al suyo del que no parece haber forma de escapar.

Me temo que de nuevo nos vemos condenados a la falta de originalidad y, como ocurre en las últimas películas en torno a los Predator, al poco provecho de las ideas que sí son novedosas o prometían en un principio. Debo decir que en el momento en que los Predator aparecen la película cobra vida e interés pero hasta entonces nos hemos visto obligados a soportar una simplona presentación de personajes que se unen en una inverosímil alianza donde el personaje interpretado por Adrien Brody toma de inmediato el liderazgo sin apenas discusión a pesar de estar entre la peor casta de criminales, militares y mercenarios.

Un liderazgo tan discutible como la elección de este actor para protagonizar una película con un errado enfoque. Quizá sea de obligado cumplimiento que el primer contacto con los Predator sea a través de su sistema de visión térmico, pero lo que no es aceptable es que nos hagan padecer una larga introducción hasta que ellos descubren que están siendo cazados, porque al espectador es algo que no le va a sorprender y que ya conoce de sobra.

Habría estado bien que la aparición de perros de presa Predator hubiera ido más alla que una simple carga de Warhammer (para quien no lo sepa, un juego de estrategia bélica con figuritas). Se limitan a embestir y ser masacrados antes de volver a sus amos y, por algún motivo, desaparecer no se sabe dónde.

Desde luego, hay alguna sorpresa más, y son esas las que levantan un poco el espíritu de un espectador que parece estar teniendo un deja vu por algunos parecidos con la primera película Depredador (a la que se menciona como recurso para acelerar un poco las conclusiones de los personajes acerca de a qué se están enfrentando, y gracias a Dios).

En lo que tiene que ver con los personajes, no sólo no existe un verdadero trasfondo de los personajes (algunos son poco más que dianas de tiro). La historia de los que sí parecen tener ese transfondo la conocemos a través de insistentes conversaciones moralistas que pretenden, digo yo, hacer un alegato sobre la humanidad. Desde luego, lo que sí merece la pena es el papel de los verdaderos protagonistas, los Predator, sus violentas apariciones, su acechanza tras la presa, la poderosa imagen de cómo coleccionan sus trofeos o el diseño de sus cascos. Sólo por eso es por lo que merece la pena ver Predators.

2 comentarios sobre “‘Predators’: Continúa la caza

  • el 30 agosto, 2010 a las 11:27 pm
    Permalink

    Bueno, a mi la original, es decir Predator y Predator 2, me encantan, no como los ALiens vs Predator. Creo que esta la vere por el regusto que deja a la saga original.

    Saludos

    Respuesta
  • el 31 agosto, 2010 a las 7:41 am
    Permalink

    A mí las dos primeras, las de Chuache y la de Danny Glover, me gustan mucho. De las de VS predator me mola la idea pero la cagaron.

    Respuesta

Deja un comentario