‘Robin Hood’: Una interesante revisión

Las críticas de Manuel M: Robin Hood

Original reinterpretación de la historia de Robin Hood, que nos muestra los hechos previos que condujeron a Robin de Locksley a convertirse en el bandido arquero por excelencia.
El espectador que acuda a ella esperando ver formidables acrobacias, a un héroe impoluto salvando a una virginal doncella o, sencillamente, montones de aventuras de Robin Hood robando a los ricos para dárselo a los pobres, quizás se quede algo desilusionado. Es una película larga. Y, hasta cierto punto, lenta. A la acción del comienzo sigue una parte muy larga donde lo que importa es el diálogo, el romance, y la política, todo ello culminado con otros instantes de acción que al espectador posiblemente se le hagan bastante breves.

El guión es bastante elaborado, pero parece haber huecos en el mismo. Hay situaciones, personajes, frases…que no terminan de encajar en la película. ¿ Quizás haya una versión extendida y en ella podamos disfrutar de una historia con más detalles ? Desde un punto de vista histórico tiene algunas situaciones francamente delirantes: Hay una escena, en los momentos finales, que parece tomada de cualquier película de la Segunda Guerra Mundial, y que, francamente, chirría, con barcas que parecen lanchones de desembarco. Por otro lado, hace bastantes referencias históricas: Se cita reiteradamente la Carta Magna, firmada en 1215 por el rey Juan Sin Miedo, así como la idea “mi casa es mi castillo”, concepto clásico del Derecho Anglosajón, por el que comienza a formarse el derecho a la privacidad, intimidad, e inviolabilidad de la propia vivienda. Es un detalle más histórico que cinéfilo, pero curioso, cuando menos.

La mano de Ridley Scott como director se nota, con espectaculares paisajes, una historia atractiva y original, y un trabajo detrás de la cámara bastante bueno, especialmente los planos de Robin Hood disparando la flecha, a cámara lenta. En vez de “bullet time”, estaríamos hablando de un “arrow time”.

De entre los actores, comenzar con Max von Sydow, veterano de muchísimas películas, y que, una vez más, vuelve a bordar su papel, esta vez en la piel de Sir Walter Loxley, “padre” de Robin. Simplemente, domina las escenas en las que está presente. Es un actor veteranísimo, e interpreta cada papel como si fuera el último. Me ha encantado.

Russell Crowe, como Robin Hood, lo hace muy bien, y cumple con su papel. Pero no le dá un aire “único” a su personaje, y hay momentos en que la película parece más bien la segunda parte de Gladiator…No es culpa suya, claro está, pero a veces no sabes si estás delante de Maximo o de Robin.

Cate Blanchett borda el papel de Lady Marian. Con una imagen, además, muy distinta de las que nos ofrecía el cine clásico con Olivia de Havilland. Aquí la noble se vé obligada a tirar del caballo que ara la tierra. Sus pies están manchados y enrojecidos, y debe realizar todo tipo de tareas…

Mark Strong es el villano de la película, y lo hace bastante bien. Es un personaje muy trabajado, interesante, y repleto de toques que le hacen atractivo. Buen “malo”.

En resumen, es una película larga, muy larga, con un guión denso. Suceden muchas cosas a lo largo de sus dos horas y media, y eso, desde mi personal punto de vista, es genial, porque demuestra que existe un guión sólido y muy trabajado. Además, las escenas de lucha son soberbias (cuanto más lo pienso, más me gusta la escena del asedio inicial), y desde un punto de vista histórico está medianamente bien representado. Además, añade una perspectiva de las relacines Inglaterra-Francia, muy interesantes, que le dan a la película una profundidad y un realismo enormes, y que hace que el espectador sienta que todos los personajes forman parte de algo mucho más grande. Que todas sus acciones tienen consecuencias buenas y malas. En ese aspecto es muy buena. Tiene sus fallos, pero son disculpables para una película de este tipo.

Por otro lado, en muchos momentos hay una sensación de “¿pero..cuándo sucede ALGO?”, que pueden conducir directamente al aburrimiento. Falta más acción, más combate, o, al menos, momentos de tensión. No termina de ser un romance, ni una historia política, ni una historia de ladrones. Quizás en la (muy probable) secuela veamos toda la acción que en esta primera no aparece.

Que aproveche

También te puede interesar

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.