‘Crows Zero’: Cruda imágen de la violencia juvenil

Las críticas de David P. “Davicine”: Crows Zero
Takashi Miike es un director que acostumbra a sorprender con su particular visión desagradable de la violencia, y que ya nos dejó boquiabiertos anteriormente con Audition y nos revolvió el estomago con Ichi the killer. Pero para esta película decidió adaptar el manga de Hiroshi Takahashi, Crows, añadiendo el subtítulo de Zero, pues la historia es justo anterior a lo que conocemos del manga. ahora bien, no esperéis una película gore repleta de violencia. No es que no haya violencia, pues el director no ha traicionado su peculiar estilo, pero sí que ofrece menos casquería y nos presenta una película algo menos bizarra y enloquecida de lo que nos tiene acostumbrados.
La mayor referencia para reconocer una película de Miike está presente, como hemos dicho, teniendo casi en todos los fotogramas algún detalle de violencia, pero en esta ocasión reflejada por las peleas callejeras de los jóvenes de un instituto conflictivo que luchan por hacerse los dueños del mismo. Más parecida a Battle Royale por la forma de presentar a la juventud japonesa pero aderezada con las películas manga en las que nos muestran la forma de vida de estos jovenes, aunque aquí más violentos que nunca.
La representación de las peleas es dinámica, ayudándose de una fotografía perfecta, en la que nos muestra golpes y movimientos imposibles con planos de cámara poco habituales. Y es que parece que estamos ante un videojuego de lucho en el que nuestro luchador va avanzando niveles y encontrando en su camino rivales más poderosos y difíciles de ganar. Y lo mejor de todo, acompañado por un sentido del humor poco habitual en una película de estas características, que nos hace pensar, en ocasiones, que estamos ante una comedia.
Una película violenta y divertida, que nos mantiene alerta gracias a las peleas y a la evolución del protagonista en su ascenso por el poder del instituto… pero con valores, valores necesarios en una sociedad oriental que los está perdiendo en los últimos años y que encuentra en la violencia una forma de acercarse a la juventud actual, que de ottra forma no vería una película instructiva. Nos muestra la amistad, la confianza, el espíritu de superioridad necesario para lograr tus objetivos… aunque muchos de estos jóvenes no creerían jamás en el código de honor que la película nos intenta mostrar que siguen.
La dirección artística es impresionante, a cargo de Yuji Takahashi, y no menos la fotografía, de Takumi Furuya, que nos permiten disfrutar de esta pseudo comedia violenta, aderezada con la música de Naoki Otsubo, destacando la música  punk-rock japonesa que ayuda a ponernos en situación sobre las costumbres de esta violenta  juventud.
El reparto tiene mucho peso, pues no necesita de efectos especiales y personajes creados por ordenador para crear una historia sólida y actual, en la que cada actor cumple perfectamente con el rol que interpreta, siendo ciertamente creíbles, a pesar de su juventud, destacando Takayuki Yamada y Shun Oguri como cabecillas de sus bandas, y en quienes se apoya toda la película.
Y, para destacar una escena, la impresionante batalla final que, a pesar del nivel que mantiene toda la película en lo que respecta a las peleas, logra poner cotas muy altas a las peleas mostradas en el cine.
En resumen, una película muy light para lo que nos tiene acostumbrados el director, pero que nos ofrece unas maravillosas secuencias de lucha con un código de honor que ya pocos tienen.
Nota: Crows Zero ha sido distribuida en nuestro país por Mediatres Estudio, de cuya edición hemos realizado esta crítica. Más información en la web oficial y si queréis la película aquí podéis adquirirla.

David Pérez "Davicine"

Informático de profesión, cinéfilo de afición. Bloguero, tuitero y todo lo que me permita comunicarme. En mis ratos libres escribo en esta web, y me dejo ver en RTVCyL. Twitter e IG: @davicine79.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: