‘Teniente corrupto’

Las críticas de Manuel M: Teniente Corrupto

Interesante película con un Nicholas Cage que vuelve a lucirse en los papeles que más le gustan: De personajes con lados oscuros , muy oscuros, en decadencia, y que nos muestran lo peor del alma humana. Es un remake, oficial o no, de Bad Lieutenant 1993, de Abel Ferrara, del que copia un buen número de argumentos narrativos, aunque tratados de una manera algo más ligera., sin llegar a los extremos de violencia y degradación del original.

La película nos narra el hundimiento moral del teniente de policía Terence MacDonagh (Cage), de Nueva Orleans, poco tiempo después de la llegada del huracan Katrina.Un “accidente laboral” le deja como secuela unos terribles dolores que intentará calmar. Primero con vicodina, pero luego, progresivamente, con cocaína, heroína, y otros estupefacientes. Esto le hará sumergirse en una espiral sin fin de mentiras, amenazas, chantajes y muertes, para mantener su suministro de drogas, Sumado a sus métodos, nunca convencionales, para resolver los casos, hará que tenga que vivir constantemente con la tensión de sentir detrás de él a los agentes de asuntos internos.

Es un planteamiento bastante interesante, porque su director, Herzog, juega mucho con una ambigüedad argumental que se resuelve al final de la película, pero que mientras tanto mantiene en vilo al espectador. La historia está bastante bien trenzada, con ciertos giros y vueltas argumentales que la dan profundidad, pero sin llegar a ser muy compleja, lo que, por otro lado, puede ser un handicap, si buscas una película con un argumento más desarrollado. Un tanto decepcionante el final, casi una concesión al final feliz.

Nicholas Cage hace un gran trabajo, es el personaje principal y su habitual histrionismo interpretativo le ayuda a mejor transmitir un personaje que las más de las veces está “colocado”. Está muy bien acompañado por una Eva Mendes absolutamente sensual, que deslumbra en todas sus apariciones en pantalla, y además cada vez me parece mejor actriz, con un registro interpretativo muy completo. Val Kilmer tiene un papel bastante discreto, pero es bueno saber que sigue contando para los directores de Hollywood.

La localización, en Nueva Orleans, a pesar de que en algunos momentos se juegue con la devastación del lugar, no termina de dar todos los frutos posibles. La ciudad es un lugar donde se desarrolla la acción, pero no forma parte de la historia, al contrario que en la película de Ferrara, donde la urbe es un modelo de corrupción y desesperación. Aquí se juega más con la idea de “despoblamiento”: Es una ciudad medio vacía, derruída, donde apenas hay gente, lo que le dá un enfoque distinto, que no tiene porqué ser malo, pero que convierte el “descenso a los infiernos” del teniente MacDonagh en un asunto personal: El ambiente a su alrededor no tiene una influencia decisiva en el desarrollo de su personaje.

En definitiva, el director, Werner Herzog, firma una película, si no excepcional, al menos bastante correcta, que entretiene un buen rato.

Que aproveche.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: