‘Solomon Kane’: Telefilme total

Las críticas de Manuel M.: Solomon Kane

La enésima adaptación al cine de un cómic, en este caso, de uno de los trabajos del gran Robert E. Howard, escritor conocido principalmente por su personaje de Conan, el Cimmerio. Son cómics con un fuerte componente religioso y de exaltación del calvinismo, en las que Solomon Kane se tiene a sí mismo como profeta de Jehovah, extendiendo la fe con espadas, pistolas, y magia.
Y es esa la concepción original que acompaña a la película: Un antiguo pirata y canalla, que hizo un pacto con el diablo, pero que ahora lucha desesperadamente por evitar pagar la deuda, volviendo los ojos a Dios, convirtiéndose en un hombre de paz. El argumento es bastante original, y casa con la idea inicial del personaje que nos transmitió Howard. Sin embargo, a la hora de llevarlo a la pantalla, el resultado ha sido bastante pobre.

En primer lugar, el trasfondo religioso, de redención y de culpa que es la guía argumental de toda la película esta, más que mal tratada, maltratada. Se repiten monótonamente dogmas de fe, y se sostienen discusiones religiosas sin ninguna profundidad que terminan por aburrir al espectador. Quizás el problema aquí no sea la película sino el propio argumento del personaje, que incide mucho en ese aspecto. Pero si lo que se quería era mostrar una película en la que un personaje evoluciona interiormente, no lo consigue. No logra interesar de ninguna manera y provoca bostezos en niños y mayores.

La ambientación no está completamente lograda. A pesar de que el vestuario es el de época, y que la película tiene un elevado componente de ficción, el espectador no llega a creerse en ningún momento que esa es la Inglaterra de principios del S.XVI, por muy hipotética que sea. No son las casas: Son correctas, no son los vestidos, son correctos, no son las armas, son las adecuadas, pero entre todas no casan bien. El vestuario del protagonista, así como su evidente similitud con Van Helsing, parecen buscar la complicidad del espectador, pero lo único que consigue es poner de relieve las diferencias entre ambos filmes, labor en la que Solomon Kane sale perdiendo.

Además, las escenas de acción, que es por lo que la película debería atraer, son demasiado breves, dispersas a lo largo de un metraje que se hace muy aburrido. Hay peleas, sí. Hay golpes, sí. Pero sin gracia.

Finalmente, el ritmo de la película es lento, muy lento, muyyy lento, y se dedica a incidir en tres o cuatro aspectos que no terminan de atrapar al espectador.

Por otro lado, la fotografía es excelente. El juego de luces y sombras está bastante logrado y, a pesar de la temática, el uso de efectos especiales es el correcto: Los necesarios, sin recurrir a excesos.

En definitiva, aunque formalmente correcta, es una película para olvidar. Con sus antecedentes argumentales quizás podría haberse exprimido más, pero, en definitiva, se ha planteado, de cara al público como un seudo-Van Helsing 2, y el resultado ha sido una película que ha hecho más interesante a Van Helsing.

Que aproveche

7 comentarios en «‘Solomon Kane’: Telefilme total»

  • el 5 enero, 2010 a las 16:19
    Enlace permanente

    No era una cinta que tuviera en mente ver, al menos, no este año. Feliz 2010 desde Petardylandia 😀

    Respuesta
  • el 5 enero, 2010 a las 19:19
    Enlace permanente

    Howard NO escribía comics, sino relatos Pulp de los años 20/30. Y de hecho, ninguna de sus historias exalta el calvinismo (Solomon Kane cree en un dios que jamás hace acto de presencia y lucha contra criaturas que llama "demonios" pero que en realidad son alienígenas o seres mitológicos).

    Van Helsing, por otra parte, además de imitar torpemente el aspecto de Kane protagoniza un filme muchísimo más caro, espectacular, autoparódico e incoherente. Mientras que Van Helsing era una superproducción de aventuras increíblemente estúpida, esta es una película de "espada y brujería" seria y oscura.

    ¿La película es lenta? Sí. ¿Falta acción? Sin duda. Pero creo que habría que documentarte un poco más sobre el personaje y su circunstancia.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2010 a las 20:03
    Enlace permanente

    Para mi la similitud fisica es evidente, y de hecho se busca.

    Y para el espectador normal, que desconoce el mas recondito de los comics que parece que son el ultimo de recurso de los malos guionistas, este personajillo no es mas que una copia burda y barata de Van Helsing, que desde luego tenia mucho mas dinero.

    Respuesta
  • el 5 enero, 2010 a las 23:31
    Enlace permanente

    Repito: NO es un comic. No tiene nada que ver con los comics. Cinco minutos de búsqueda en google proporcionan todo lo que necesitas para conocer al personaje… ¿tan difícil resulta?

    Y esa supuesta similitud no se busca en absoluto. Decir eso demuestra haber indagado poco en lo que pretendían los autores del filme (hay entrevistas a patadas en la red). Toneladas de ilustraciones a lo largo de los años han retratado a Kane con capa negra y sombrero por que es así como Howard lo describe. Purefoy se parece más a Viggo Mortensen que a Hugh Jakman y su interpretación seca y sin humor nos recuerda más a Clint Eastwood que a ese Indiana Jones de pacotilla que creó Stephen Sommers.

    Respuesta
  • el 6 enero, 2010 a las 22:31
    Enlace permanente

    La coincidencia existe, provocada o no, a mi modesto entender.

    Supongo que la confusión de cómics o libros será debido a la publicación por Darkhorse de una miniserie de cómics, pero desde luego no recuerda ni a Clint Eastwood ni a Viggo Mortenssen. Al primero ni de broma, y a Mortenssen…como no sea en Alatriste…y eso sería un error porque son personajes muy distintos (en mi humilde opinión ;))

    No he dicho que sea una parodia, pero sí que el espectador de a pié termina asimilandolo a Van Helsing, porque es la memoria visual más reciente y similar de cine de "heroe solitario contra vampiros/demonios".

    Sobre el calvinismo: En la película aparece claramente como puritano (los peregrinos de la carreta son un reflejo evidente, asociado a la idea de los peregrinos del Mayflower). En los relatos no lo sé, pero en las adaptaciones de cómics que aparecen, insisten en el tema de Kane como un fanático religioso, perseguido por la iglesia oficial de Inglaterra (anglicana/protestante), hasta la extenuación .

    Es mi opinión, vamos, salvo mejor parecer. 🙂

    Respuesta
  • el 7 enero, 2010 a las 00:34
    Enlace permanente

    Y yo REPITO: para los espectadores que no hayan oido hablar de este personaje, LA INMENSA MAYORIA, la historia del filme, la imagen del protagonista y la ambientacion creada son una mala copia de Van Helsing, que es como todos sabemos anterior a este bodrio.

    Respuesta

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: