‘Planet 51’: Nos invaden los terricolas

Las críticas de Manuel M: Planet 51

Con un planteamiento no necesariamente original, Planet 51 destaca por ser una película que es un guiño al espectador más cinéfilo.

Su argumento es bastante sencillo: Un astronauta de la Tierra llega a un planeta pensando que está deshabitado, pero se encuentra con que está muy habitado, y civilizado, y además, ¡¡todos piensan que va a invadirlos!!. Con todo el ejército tratando en encontrarle, un joven alienígena le esconde, e intenta que vuelva a su nave, para regresar a la Tierra. Mientras un general alienígena, con chaqueta de cuero marrón (genial detalle), intenta capturarlo por todos los medios, para extraerle el cerebro. El argumento es, quizás, demasiado sencillo, incluso para una película para niños, y su corta extensión (una hora y media) no termina de ayudar a darle empaque. Además el ritmo es demasiado lento, lo que hace que, por momentos, no enganche al espectador.

Aunque está pensada para niños, en su desarrollo encontramos infinidad de referencias a las películas de los años 50 y 90. La secuencia de inicio es un gran homenaje a todas esas películas de serie B de la postguerra, en blanco y negro, que hoy provocan carcajadas por su patética incapacidad para asustarnos. Las siguientes escenas, que nos muestran la vida en un tranquilo “pueblo alienígena”, nos recuerdan extraordinariamente a Regreso al Futuro. Y, según se desarrolla la película, hay homenajes a E.T., Alien, y alguna más que se me escapa, sin contar que es una clara referencia a los propios USA de los años 50, con sus peinados, coches, formas de vestir, ocio, etc, etc. Por supuesto, no falta el mítico área 51, en su versión alienígena. Además, tiene algunos chistes bastante bien pensados, dirigidos más contra la lógica del espectador, que al guión de la película. Buscad, buscad.

Los dibujos son correctos, casi convencionales, con unos alienígenas que nos recuerdan extraordinariamente a los de Gomer (genial tira de la que la película parece beber más de una idea), sin nada que destacar.

Cumple con su labor de entretener, aunque resulta demasiado corta, y no termina de ser memorable. La ves una tarde y fin.

Que aproveche.

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: