Como Del Toro hace desaparecer a HellBoy en su Universo personal

Las críticas de Davicine: HellBoy II

Este será uno de los años recordados por las adaptaciones de comics al cine, por las segundas y terceras partes y por todo ese universo de sagas cinematográficas que nos inundan cada verano. Hemos tenido retorno por la puerta grande de Batman, entrada de la misma forma al podium de los héroes por parte de Iron Man, y el deseado despertar de Hulk. Pero nos dejamos a alguien en el tintero, a ese demonio rojo que proviene de la mano de dibujante Mike Mignola y que ya hace uns par de años nos sorprendió en la pantalla grande con una película de aventuras y acción que nos hizo pasar grandes ratos, HellBoy.

Es cierto que la primera parte de la película que aquí tratamos tampoco fue una obra maestra, no bien recibida por todos, pero sabemos que se hizo todo lo que se pudo con el presupuesto, que se intentó acercar todo lo que al comic, aunque muchos lo criticaran y en definitiva que cumplió como otro producto mas derivado del personaje, del cual teniamos videojuego, muñecos, serie de animación,..y todo el merchandising que os podais imaginar.

Ahora nos surge un dilema, y es si realmente Mike Mignola deseaba ver como su personaje desaparecia en el mundo fantástico surgido de la creatividad y la imaginación de Guillermo del Toro, o bien poco a poco se les fue de las mandos hasta llegar al resultado que hemos visto en los cines. Entré en el cine con la clara intención de ver a uno de los personajes de comics de Mignola, en una película de dos horas de entretenimiento dentro del universo de HellBoy, y cuando comienza lapelícula me doy cuenta de mi error, y así fue durante los 120 minutos restantes.

La película se inicia tal como lo hace La Momia, con un mal presagio, con una historia contada a traves de un cuento en la que se nos narra como existe un terrible ejercito que espera ser despertado tras siglos encerrado y con la potencia suficiente para destruir la humanidad. No os vamos a contar muchos detalles de la película pues aquí interesa mas la critica en sí que la descripción de las escenas, pero con este comienzo y la visión de un niño con dentadura postiza que es lo que mas destaca, mas incluso que su cornamenta o su color rojo (es Hellboy de pequeño) pues ya nos imaginamos lo que nos depara.

A Del Toro le habiamos conocido anteiormente por crear ambientes y grandes personajes fantásticos. Todo comenzó con Cronos, donde usó a su actor fetiche Ron Perlman por primera vez, y el nombre de Del Toro empezó a sonarnos a todos. Blade II supuso para este director a posibilidad de trabajar mas en Hollywood y le abrió las puertas para realizar la adaptación del demonio rojo, y ya con El Laberinto del Fauno pudimos ver hasta donde la mente de Del Toro nos podía llevar y ser capaz de poder trasladar a la gran pantalla todos esos personajes que él tiene en la cabeza y plasmarlos sin la necesidad de ingentes horas de efectos por ordenador, pues Del Toro a menos sigue apreciando el maquillaje.
Pero antes de que veamos la película de El Hobbit que Del Toro nos prepara, debíamos ver la película que mas que una secuela de Hellboy podría ser tambien la segunda parte de El Laberinto del Fauno, y no por la temática, que no tiene nada que ver, ni por su localización, sino porque el mundo de hadas, seres mitológicos y mosntruos varios que aquí nos muestra parecen herederos del Fauno y no de los comics de HellBoy. En vez de llevar su fantasía al mundo de seres y enemigos de HellBoy, ha tenido que ser el ser rojo quien se mude por 2 horas al interior del mundo de seres creados por Del Toro, o cual repercute en que no nos sintamos identificados ningun momento con los comics, sino tan solo con el personaje principal y sus dos campañeros en una especie de SpinOff made in Del Toro. Demasiado mano libre se ha dado al director, que apesar de contar con el visto bueno de Mignola, estamos seguros que a este último no puede agradarle hber perdido a su creación mas alla de donde el pueda controlarlo. Y por mucho que el propio autor de los comics nos diga que su intención es llevar a HellBoy hacia un universo mas parecido al de la película, aunque no influenciado por ella, sino que ya lo tenia enmente, no podemos sino imaginarnos a los fans de las viñetas viendo a su querido personaje con mas sentimientos que nunca a travesar el umbral de los oros para entrar en un mercadillo en el cual ni la saga de Star Wars ha sido capaz de poner tantos seres extrasos y variopintos en movimiento, pero sí Del Toro, que en eso nadie le gana. Y es que quizás demasiado ha sido lo que a aportado Del Toro a esta segunda película, que no permite ya a ningun otro direcotr continuar la franquicia, pues se le pedirían cada vez mas seres extraños y menos aventuras comiqueras.

Pensando un poco mas en el personaje y menos en la ambientación, notamos tambien grandes cambios…. hacia atras. HellBoy nos intentaba mostrar como maduraba un ser con mas fuerza de la que podía controlar y que era instruido para trabajar con el Gobierno de los Estados Unidos viglando y resolviendo problemas paranormales. Observabamos como de ser bastante incauto e irreflexivo, se nos mostraba el paso del tiempo y la madurez que ganaba. Las circunstancias le obligaron a cambiar y veiamos a un personjae mas concienciado con su trabajo y los que le rodean. Pues ahora Del Toro nos dice que nos olvidemos de todo, pues de nuevo tenemos al HellBoy infantil, inmaduro, incapaz de asumir responsabilidades en su trabajo ni en su relación, y en general, mas tonto que nunca. La tipica historia del héroe quepuede ser odiado por el mundo, que no es bien recibido por ser un ser oscruo, aquí no trasciende, pasa de largo, ciertos insultos nos recuerdan que no le aceptan, pero poco mas.

El resto de acompñantes de nuestro protagonista no tiene desperdicio. Selma Blair interpreta de nuevo a Liz, en un personaje que no aporta nada, que apenas interviene en las luchas, que solo sabe pensar en los problemas con su relación sentimental y en general mostrar cuerpo, aunque tampoco es la actriz idonea para elo. Y mucho mas que reseñar de Abe Sapien, interpretado por Doug Jones, colaborador asiduo de Del Toro, pero que en España hemos tenido que soportar su doblaje por parte de uno de los miebros de Cruz y Raya, donde se nota que e doblador está mas acostumbrado a participar en películas infantiles y de dibujos animados donde gusta que la voz “histerice” alpersonjae, pero que en una producción de este claibre no deberiamos tener reminescencias de ese tipo de doblajes, y buscar un tono mas duro y personal, que seguro que José Sánchez Mota es capaz de realizar, pero que aquí no nos ha dejado disfrutar.
Por ultimo no debemos olvidar al nuevo personaje que se han inventado para acompañara HellBoy, Johan Krauss, contrapunto perfecto de HellBoy, toque de humor perfecto para la película, si no fuera porque ya tenemos suficientes bromas por parte del diablo rojo como para añadir chascarrillos de un ser que además es doblado por Santiago Segura y nos deleita con suacento aleman a la hora de realizar sus charlas y discusiones en tono jovial. No olviemos que Segura es amiguete de Del Toro, y no solo dobla sino que hace una aparición estelar en la película, tal como hizo en Blade II pero que tampoco nos sorprende pues ya son conocidos sus cameos en Hollywood.

En general es una película que cumple si lo que buscas es tener dos horas de comer palomitas y echarte unas risas con os amigos, pero que de tan fantastico y espectacular que es e mundo que nos ofrece se nos hace cargante y pesada. Demasiada fantasia para un ser que olo busca ser aceptado por la raza humana, quien a demas aparece mas bien poco en la película. Es una película reseñable por su direción, guión y efectos, pero que poco tiene de adaptación del comic salvo el personaje protagonista que llega, en ocasiones, a ser bastante cansino. Poco guión es lo que se nos orece, suplido por luz y color que viniendo de Del Toro es claramente brillante, estimulante y un deleite para los ojos, pero que a pesar de todo, no era necesaria para esta prodcción, que no sabe llevar los sentimientos del protagonista a los espectadores.

Esperemos a ver El Hobbit, que podemos estar preocupados con la unión Jackson-Del Toro, ya que hace unos años sería seguro de éxito, pero recordando lo que acabamos de ver de Del Toro, y que lo último de Peter Jackson ha sido King Kong… tened miedo…

También te puede interesar

Deja un comentario