domingo, diciembre 3, 2023

Crítica de ‘Tigre místico’: El arte de contar mucho con muy poco

Las críticas de Laura Zurita:
Tigre místico

Tras padecer un misterioso accidente, un hombre adquiere un inesperado don que cambia por completo su día a día. Pero su uso desenfrenado lo llevará a enfrentarse a la terrible verdad del origen de sus poderes.

Tigre místico, sexta ficción (cinco cortometrajes y un largo) del realizador Marc Martínez Jordán, interpretada por Álex Maruny, cuenta con un terso y bien definido guion del propio Marc Martínez Jordán, y se erige como una de las grandes candidatas a ser protagonista en la inminente temporada de premios, aspirando a nominaciones tanto en los premios Oscar como en los premios Goya. A los primeros optará gracias a la consecución del máximo galardón del Festival Internacional de Cine de Palm Springs (Palm Springs Shortfest), uno de los eventos más importantes dentro del universo del cortometraje y calificador para los premios de la Academia. El cortometraje lo podéis ver aquí:

El don de la concisión

El cortometraje es un género que goza del don de la concisión, lo que conviene recordar en una época en la que tantos cineastas parecen complacerse en hacer contenido cuanto más largo mejor. En Tigre místico no se nos dan más detalles de los imprescindibles. Un hombre ha tenido un terrible accidente, y sufre sus secuelas, lesiones en su cuerpo, una dieta monótona y, en general, una vida triste. Por cierto, que la caracterización del protagonista parece, y probablemente es, un cálido homenaje a Los Cronocrímenes (Nacho Vigalondo, 2007). Afortunadamente, un poder sobrenatural le facilitará la vida, borrando sus lados más tristes, o al menos, eso le parece. Pero una conversación con la persona que menos podía esperar le descubre que los beneficios que creía tener en realidad pueden ser un problema.

En cierto sentido, Tigre místico contiene una metáfora, y nos indica que intentar retirar los aspectos desagradables de la vida, y distraernos de ellos, no es un beneficio, sino que nos hace perder su integridad y la hace más pobre y triste.

Tigre Místico

Oscuro y triste, pero con cierto humor negro

El tono de Tigre místico es oscuro y triste, con una buena porción de humor negro. El protagonista no es especialmente simpático y recuerda a El perseguidor, ese cuento de Julio Cortázar en el que un personaje pasa varios días, y aventuras sin cuento, en batín. La casa del protagonista tiene una fealdad destartalada, su supermercado quita el apetito, y, en general, todo es bastante feo y desangelado. De manera perfectamente consecuente, la fotografía es de grano grueso y colores apagados, e incluso el diseño de sonido hace que todo suene áspero y como sucio.

Este cortometraje sirve de ejemplo de cómo se puede hacer mucho compensando pocos recursos con mucha imaginación. De hecho, todo está tan bien contado que casi no caemos en la cuenta de que tenemos solo un actor y muy pocas localizaciones. Es una historia contada de forma concisa, con pocos trazos muy precisos, que nos permite mucha información en pocos minutos.

En resumen, Tigre místico es un corto eficaz y bien contado, que muestra que es posible hacer una obra muy entretenida, con pocos recursos y mucha imaginación.


¿Qué te ha parecido Tigre místico?

Tigre místico

7.5

Puntuación

7.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Crítica de ‘En nombre de la tierra’: Moderno retrato al óleo

Las críticas de Laura Zurita: En nombre de la tierra La película En nombre de la tierra cuenta la historia de una campesina, Jagna, obligada a casarse...