miércoles, septiembre 27, 2023

Ciclo Mia Hansen-Løve: Crítica de ‘Eden: Lost in Music (Eden, 2014)’

Las críticas de José F. Pérez Pertejo:
Ciclo Mia Hansen-Løve
Eden: Lost in Music (2014)

Tras sus tres primeros largometrajes, absolutamente armónicos entre sí a pesar de sus diferencias argumentales, Mia Hansen-Løve dirigió Eden: Lost in Music (Eden) un film que, en una mirada superficial y visto desde el presente cuando la carrera de la directora francesa consta ya de ocho largometrajes, podría parecer un artefacto, un cuerpo extraño en su filmografía.

Y en cierto modo lo es porque a pesar de algunos méritos, que los tiene, fundamentalmente en la última media hora, y que se pueden advertir algunos de los rasgos de estilo propios de su cine, Eden: Lost in Music no alcanza la calidad ni la calidez de sus otros films víctima de un metraje excesivo, un tratamiento demasiado superficial de los personajes y un actor protagonista (Félix de Givry) un tanto limitado en sus cualidades interpretativas.

El guion es el único de sus ocho películas que Mia Hansen-Løve no firma en solitario. Lo coescribió junto a su hermano Sven Hansen-Løve que ejerció como DJ en la noche parisina durante más de una década desde inicios de los noventa con el apogeo de la música electrónica, fundamentalmente con el estilo Garage que, a los no versados en este tipo de música, resulta indistinguible de los demás subtipos de música techno. El film es, por tanto, una especie de relato biográfico de Sven al tiempo que pretende servir de retrato generacional durante casi un par de décadas.

En Eden, Mia Hansen-Løve lleva al paroxismo su estilo de fragmentación del relato mediante elipsis. Fiel a su costumbre de datar sus películas, la directora salpica el metraje de rótulos con las fechas que nos informan de que la acción nos lleva, a lo largo del film, desde noviembre de 1992 hasta septiembre de 2008; dieciséis años que, más allá del crecimiento de las barbas, no se traducen en ningún envejecimiento físico de sus intérpretes que, a pesar de su juventud, no pueden tener el mismo rostro con dieciocho años que con treinta y cuatro.

Paul (Félix de Givry), álter ego de Sven Hansen Love, es un joven desnortado que para disgusto y preocupación de su madre (Arsinée Khanjian) no tiene la más mínima intención de seguir estudiando y opta por vivir de noche, en un mundo de alcohol y drogas en compañía de un grupo de amigos tan desnortados como él. Sus sucesivas novias (una de las cuales es interpretada por la por entonces musa del cine indie y hoy célebre directora Greta Gerwig) le van dejando a medida que maduran lo suficiente como para entender que ese tipo de vida no puede durar para siempre. “Necesito a alguien que me de seguridad, Paul, tú no me la das” le dirá Margot, una de sus últimas relaciones antes de tomar conciencia de que la vida como DJ no puede durar para siempre.

Por encima de todas sus fragmentaciones, el film está dividido en dos grandes partes. La primera lleva por título «Paradise Garage» y se extiende entre 1992 y 2008, y la segunda, “Lost in Music” abarca desde 2008 a 2013.

En la primera parte asistimos, fundamentalmente, al retrato de la ambientación. Una sucesión de muestras musicales que se acompaña de la vorágine de alcohol y drogas en la que viven Paul y sus colegas. Aquí, el exceso de elipsis, lejos de infundir el pulso narrativo que la historia necesita, rompe demasiado la unidad argumental y compone un relato deshilvanado, insustancial y, por momentos, tedioso. Algo a lo que contribuye la falta de carisma de unos personajes con los que resulta muy difícil empatizar. Ni el torpe Arnaud (Vincent Macaigne) ni el atolondrado Thomas (Vincent Lacoste) o la voluble Louise (Pauline Étienne) están construidos en el guion con la suficiente fuerza. Tan solo tiene cierta enjundia el personaje de Cyrill, con el que se hace presente el suicidio como uno de los temas recurrentes en los films de Mia Hansen-Løve, personaje interpretado por Roman Kolinka, actor que será protagonista de los dos siguientes films de la directora: El porvenir y Maya.

Paul alcanza cierto éxito y reconocimiento que nunca se acompaña de una retribución económica que le permita salir de sus permanentes problemas financieros. El grupo de amigos viaja a Estados Unidos para participar en encuentros de música techno y Paul consigue pinchar en uno de los clubs de más éxito. En Nueva York se reencontrará con Julia (Greta Gerwig) que le abandonó años antes, ella, casada y madre de familia ha pasado página mientras él mantiene una relación con Louise llena de altibajos.

Eden: Lost in MusicEn la segunda parte, titulada Lost in Music, son mucho más reconocibles los elementos temáticos y los rasgos estilísticos de Mia Hansen-Løve. Tenemos a un personaje protagonista en crisis, atrapado por sus deudas y su drogadicción que prosigue su bajada a los infiernos. Hay, a partir de aquí un paralelismo notable con El padre de mis hijos, segundo film de la directora, aunque la sombra del suicidio no llegue a consumarse.

Paul, como hiciera el arruinado productor Grégoire Canvel en aquella película, tiene una secuencia de confesión y hundimiento. Si Grégoire le confesaba a su esposa interpretada por Chiara Caselli que no podía más, aquí Paul se derrumba ante su madre a quien confiesa “no puedo más, estoy agotado, tengo deudas enormes y problemas con la droga”. También es similar la secuencia que Paul tiene con su asesora financiera que tratará de reestructurar su deuda tal y como hacía el liquidador que intervenía la productora Moon Films para tratar de pagar a todos los acreedores.

El film se completa con un breve epílogo, en diciembre de 2013, con el que Hansen-Løve abre un resquicio a la luz tras dos horas de oscuridad, incluyendo, como suele ser recurrente en su cine, una referencia poética, en este caso del estadounidense Robert Creeley, en la que se habla del ritmo de la vida y la muerte de lo que acaba y lo que empieza.

Eden: Lost in Music

Eden: Lost in Music

5.5

Puntuación

5.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte

Colaboramos con

- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

71 SSIFF. Sección Oficial. Crítica de ‘Ex-Husbands’: De rupturas, soledades y hacerse mayor

Las críticas de José F. Pérez Pertejo: en el 71 Festival de San Sebastián: Ex-Husbands Ex-Husbands es el segundo largometraje del neoyorquino Noah Pritzker tras...