lunes, junio 17, 2024

Crítica de ‘Wendy’: La gran aventura es crecer

Las críticas de Daniel Farriol:
Wendy

Wendy (2020) es un drama de aventuras estadounidense que está dirigido por Benh Zeitlin (Bestias del sur salvaje, Para Chiara) que también coescribe el guion junto a Eliza Zeitlin. La historia sigue a una niña perdida en una isla misteriosa donde el tiempo y el envejecimiento se han detenido. Allí deberá luchar para salvar a su familia, su libertad y al espíritu alegre de la juventud. Está protagonizada por Devin France, Yashua Mack, Gage Naquin, Gavin Naquin, Shay Walker, Tommie Lynn Milazzo, Lowell Landes y Levy Easterly. La película se estrenó en España el día 11 de Diciembre de 2020. Ahora puede verse en Filmin desde el día 26 de Mayo de 2023.

Una versión apócrifa del cuento de Peter Pan

Wendy es una fábula extraña que revisita de manera libérrima el universo fantástico creado por J.M. Barrie en su archiconocida novela «Peter Pan y Wendy». El director neoyorquino Benh Zeitlin que ya conquistó a la crítica internacional mediante el realismo mágico de Bestias del sur salvaje (2012) incide nuevamente en esta nueva propuesta en una película con un imaginario visual propio donde funde lo inhóspito de la naturaleza con la fértil imaginación infantil que se apropia de ella.

El cuento original sobre el niño que no quería crecer cambia aquí su perspectiva para darle el protagonismo absoluto al personaje de Wendy, la madre de los niños perdidos. La película cuenta la historia de esa niña viviendo en una isla misteriosa donde el tiempo y el envejecimiento se han detenido. Allí descubriremos la presencia de los mismos personajes que aparecían en la novela de Barrie con evidentes cambios en sus roles o en su manera de actuar en busca de ofrecer una alegoría sobre la vida tan fascinante en lo visual como confusa en lo narrativo. La aventura de los niños se iniciará cuando decidan subirse a un tren nocturno que parece encantado y convierte el recreo infantil en un viaje al centro de la Madre Naturaleza.

Wendy (Devin France) es una niña aparentemente feliz que ha crecido junto a sus hermanos gemelos, Douglas (Gage Naquin) y James (Gavin Naquin), entre los fogones del restaurante de carretera que regenta su madre, Angie Darling (Shay Walker). La idea de quedarse estancada allí para siempre y no poder realizar nunca sus sueños perturba tanto a la pequeña que una noche provoca la aparición del tren encantado en el que viaja un niño-duende llamado Peter (Yashua Mack) para invitarles a escapar con él.

Wendy

Wendy, Alicia y Dorothy, tres niñas en un mundo mágico

El cambio de punto de vista en Wendy transforma la creación de J.M. Barrie en una suerte de alianza con «Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas» de Lewis Carroll y, también, con el viaje iniciático que emprendía Dorothy en «El maravilloso mago de Oz» de L. Frank Baum. Los tres textos de literatura fantástica confluyen en esta historia sobre una niña que no quiere convertirse en adulta y que descubrirá en el poder de la familia el único refugio seguro para hallar la verdadera felicidad.

La ambientación sureña y pantanosa de este nuevo Nunca Jamás otorga a las imágenes de la película una atmósfera de carácter distópico que sorprende por su crudeza. Ahí encontramos uno de los mayores hándicaps que tiene Wendy, la película, un cuento excesivamente violento y críptico para ser comprendido por el público infantil que, sin embargo, tiene un enfoque naíf demasiado moralista y conservador que puede causar desapego entre los adultos.

Es evidente la capacidad del director Benh Zeitlin en la creación de universos visuales diferentes mediante la transformación de la naturaleza en un entorno onírico de belleza árida. Destaca la fotografía en 16mm. de la camarógrafa noruega Sturla Brandth Grøvlen aunque la narrativa del director resulta farragosa con un abuso de la cámara en mano que busca un realismo sucio desconcertante.

Wendy

Un fábula sobre el aprendizaje vital

Wendy es una fábula sobre la vida, sobre atreverse a crecer sin miedo y sin dejar atrás la ilusión que nos hace niños. «Perder la esperanza te hace viejo», por eso Zeitlin convierte a los piratas de Nunca Jamás en ancianos decrépitos que utilizan a los niños como carnaza para enfrentarse en el océano a la naturaleza e intentar recuperar su juventud perdida. Son niños que dejaron de soñar sin tener en cuenta que la mayor aventura de la vida es crecer incluso cuando no se logra hacer realidad todo aquello que deseamos obtener. Eso también forma parte del aprendizaje vital, «haz menos preguntas y obtendrás más respuestas», se trata de disfrutar durante el trayecto.

Por desgracia, la película es confusa y aburrida más allá del fascinante imaginario visual que posee o del magnetismo que desprende la mirada de la niña protagonista. La textura cinematográfica que otorga el celuloide o la evocadora banda sonora compuesta por el propio director junto a Dan Romer son elementos suficientes para convertir la experiencia del visionado en un disfrute sensorial que irá más allá de la conexión emocional que tengamos con una historia deslavazada que nos propone una nueva versión adulta, por momentos ininteligible, del cuento de «Peter Pan».

Wendy


¿Qué te ha parecido la película?

Wendy

6.5

Puntuación

6.5/10

Deja un comentario (si estás conforme con nuestra Política de Privacidad)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

9,670FansMe gusta
2,070SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
23,108SeguidoresSeguir
5,210SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad-

ÚLTIMAS PUBLICACIONES